Moto del día: Bullit Bluroc 250

Moto del día: Bullit Bluroc 250

Estética sesentera café racer y sencillez general son sus argumentos de presentación


Tiempo de lectura: 4 min.

Dos belgas son los propietarios de esta marca que intenta, desde hace siete años, hacerse un hueco en el mercado a base de motocicletas que según ellos “están inspiradas en una mezcla de diseños clásicos con tecnología moderna” y entre su gama podemos encontrar a la Bullit Bluroc 250, una café racer con el estilo inconfundible de las motocicletas de los años 60 en Inglaterra.

Con el lema “Desde un hombre de negocios a un rockero, hay una Bullit para todos”, han intentado abarcar diferentes segmentos con cilindradas que van desde los 50 cc hasta los 250 cc, teniendo incluso dentro de su gama una réplica de la legendaria Honda Z 50M, más conocida como Monkey, algo que ya han hecho varias marcas chinas en los últimos años. Las Bullit también se fabrican allí y se importan a Europa a través de Mooof NV.

Pero volviendo a la Bullit Bluroc 250, se ha conjugado esa estética retro que tanto parece gustar en la actualidad, con un propulsor que lejos de ser un prodigio en cuanto a sofisticación y prestaciones, cumple de manera correcta con las pretensiones del modelo.

La Bullit Bluroc 250 es una buena alternativa para los noveles que se inician en el permiso de conducción A2, gracias a su sencillez en términos generales sin dejar de lado una atractiva estética

El V2 de cuatro tiempos y refrigerado por aire está fabricado por la empresa china Lifan. Tiene una cilindrada de 250 cc, cambio de cinco relaciones y lo necesario para poder mover de una manera digna los algo más de 150  kilogramos que anuncia en vacío.

La potencia final no es que sea precisamente excelsa, con apenas 17 CV, es decir, tan solo 5 CV más que su hermana de 125 cc y con un precio prácticamente que dobla el de esta, aunque a cambio tenemos una motocicleta en cuanto a tamaño, equipamiento y look exponencialmente mejor.

La Bluroc consigue alcanzar unos 125 km/h, que serán más que suficientes si nuestros desplazamientos son de tipo interurbano y por carretera convencional, no así si tenemos que entrar en autovías donde el propulsor chino queda algo escaso en cuanto a prestaciones puras. Aun ritmo inferior va mucho menos forzado que el monocilíndrico de 125 cc.

Otro punto a destacar es su autonomía, que gracias a los 14 litros que caben en su depósito, y unido a un consumo de aproximadamente 3,2 litros a los 100 kilómetros, según anuncia la marca, nos permitirá recorrer distancias de casi 400 kilómetros sin repostar, si mantenemos un ritmo tranquilo sin someter a la Bluroc 250 a grandes esfuerzos.

En el apartado de las prestaciones es donde quizás la Bullit Bluroc 250 queda algo atrás, ya que tan solo cuenta con 17 CV de potencia, por lo que las prestaciones puras no son su fuerte

A nivel de parte ciclo los belgas se han decantado por un chasis tubular de acero para portar la mecánica, así como frenos de disco lobulados delante y detrás, junto con el obligado sistema del ABS gracias a la normativa vigente,  todo ello montado en unas llantas de radios que conjugan a la perfección esa estética retro con las nuevas tecnologías.

En el plano de las suspensiones cuenta con una horquilla hidráulica telescópica en su frontal, siendo un monoamortiguador el que trabaja en la parte trasera. Nuevamente los fuelles que cubren las barras de la horquilla o el protector metálico del faro  buscan aunar ese estilo clásico junto a la modernidad de los elementos elegidos para componer a la Bluroc 250.

Bullit Bluroc 250 8

Con un look clásico, pero sin rechazar las nuevas tecnologías, la Bullit Bluroc 250 es una de las alternativas a tener en cuenta dentro del segmento de las café racer de baja cilindrada

Hablando de tecnología, esta café racer cuenta con iluminación por LED, así como un cuadro de instrumentos conformado por una pantalla LCD, que nuevamente nos hacen saber que a pesar de su apariencia retro, no se ha dejado al azar el empleo de nuevas tecnologías en la motocicleta belga.

El precio final de esta 250 cc está en torno a los 4.000 euros y la marca da a sus nuevos propietarios dos años de garantía, lo que la convierte en una de las opciones más asequibles del mercado y que a buen seguro tendrá una clientela dispuesta a hacerse con sus servicios. En España no hay concesionarios de la marca Bullit.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Pedro Ivan
Mecánico
Pedro Ivan

Unas motos curiosas, la custom con este mismo motor es muy pintona, lo único, que con esa potencia, apenas poco más que una 125 c.c y esos precios Benelli tiene más nombre aunque ahora se china y motores más acordes con una 250 c.c.
Por ejemplo mi TRK 251 salió más barata y el motor ofrece 25 c.v, que tampoco es mucho, pero en motos de estas cilindradas se nota bastante.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto :  ¡Gas amigas!