Moto del día: Bobcat Golf Scooter

Moto del día: Bobcat Golf Scooter

Que se note que eres motero hasta jugando al golf


Tiempo de lectura: 3 min.

En alguna que otra ocasión hemos hablado de vehículos de recreo americano. Muchas empresas estadounidenses con negocios ajenos a las motocicletas se dedicaron a partir de los años 50 a la creación de pequeñas motocicletas para todo tipo de usos. Y por supuesto, con el boom del golf y los carritos motorizados, también hubo quien intentó desarrollar motos pensadas para poder circular de hoyo en hoyo cómodamente, sin tener que cargar con la bolsa de palos. El Bobcat Golf Scooter es uno de los primeros ejemplos que hemos visto.

Más que el atractivo, lo que nos ha llamado la atención es el ingenioso diseño con el que fue creado. Bobcat Company era una empresa de Illinois (no confundir con Bobcat, los de las las excavadoras compactas) que a mediados de los años 50 puso a la venta un número muy limitado de unidades. Sobre un chasis de acero, albergaba bajo su curvilínea y llamativa carrocería de fibra de vidrio pintada en colores llamativos y exóticos, un motor de cuatro tiempos y aproximadamente 4 CV. A él se accedía a través de una trampilla con llave, y también al depósito de combustible.

Era una potencia más que suficiente para mover con soltura los escasos 75 kg del vehículo. La publicidad con la que se anunciaba era cuanto menos curiosa, con frases como “asciende la última colina igual de fácil que la primera”, o la mejor de todas: “capaz de hacer 75 hoyos por galón”. ¿A quién le interesa saber las millas que recorre? Lo importante es saber si puedo llegar al hoyo 18 antes de que me de un infarto de corazón (el golf es un deporte peligroso).

Bobcat Golf Scooter 1

Las primeras unidades venían con un arranque de cuerda (como las motosierras), pero posteriormente desarrollaron una versión de arranque eléctrico con la batería ubicada bajo el asiento. Para poner el motor en marcha era tan fácil como darle a un botón situado en el lateral derecho. El acelerador no estaba en el puño sino en el pie. Si nos fijamos en las estriberas adelantadas e inclinadas, la derecha se usaba como el acelerador de un coche. El freno si estaba en el lugar tradicional, el manillar derecho y actuaba sobre un tambor. Obviamente usaba un embrague automático centrífugo que hacía innecesarios los cambios de marcha.

Llevaba otro ingenioso sistema: un caballete central automático. Mientras estabas sentado, el caballete permanecía plegado, pero en cuanto te levantabas del asiento, este bajaba y mantenía el Bobcat Golf Scooter estacionado. Cuando habíamos terminado de golpear la bola, era tan fácil como sentarse y reemprender la marcha.

Obviamente, si es un scooter para circular por un campo de golf, necesitaba dónde llevar los palos. Estos iban colocados delante del conductor, entre las piernas y el manillar, sujetos con una cinta de cuero que permitía extraer y colocar los palos sin tener que tocar la bolsa durante todo el recorrido. Aunque las ruedas eran de gran balón, llevaba pequeños muelles amortiguadores en ambos trenes para hacer más cómodo su uso.

Bobcat Golf Scooter 2

Si no te llevabas bien con eso de conducir una motocicleta, podías pedir la versión de cuatro ruedas. Esta contaba con dos pequeñas ruedas estabilizadoras a los lados (como las de las bicicletas de los niños), permitiendo su uso de una forma más sencilla y sin miedo a caerse.

La gente de Bike-urious nos han dado a conocer la Bobcat Golf Scooter. Una unidad está a la venta por eBay, donde tenéis una extensa galería de fotos con todos los detalles. Curiosamente, el ejemplar azul a la venta es el mismo que se usó para el anuncio, donde aparecía con el actor (entre otras cosas) británico, Bob Hope. Y sí, en el anuncio hay un juego de palabras entre Hope (del verbo esperar), el apellido y el nombre Bob junto a la marca, Bobcat.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Jiménez