Moto del día: Bultaco El Bandido

Moto del día: Bultaco El Bandido

Aunque fue pensada para el Motocross, su peso finalmente la hizo ser destacable en las carreras del desierto en los Estados Unidos


Tiempo de lectura: 4 min.

Como suele pasar con no pocas de las Bultaco creadas durante los años sesenta, la génesis de la Bultaco El Bandido debemos buscarla lejos de Cataluña. De esta manera, lo primero en captar nuestra atención es lo que ocurre en lo más alto del Campeonato Mundial de Motocross a partir de 1966. Y es que, hasta ese momento, en los primeros puestos del mismo habían sido dominantes las grandes monturas británicas con motores de cuatro tiempos. Sin embargo, justo en el año que hemos mencionado, las BSA pilotadas por Jeff Smith pierden su liderazgo en favor de las checas procedentes de la fábrica estatal checa CZ. Caracterizadas por sus novedosos motores de dos tiempos muy bien exprimidos por Paul Friedrichs.

Así las cosas, este piloto procedente de Alemania del Este se hizo con el título mundial tres veces consecutivas desde 1966 hasta 1968 en la categoría del medio litro. Una hazaña tan meritoria como sorprendente, más aún si tenemos en cuenta las precarias y controladas ocasiones en las que marcas y deportistas del bloque soviético podían competir al otro lado del Telón de Acero. No obstante, sin contar esto último lo más icónico de entre todo lo dado por aquellas victorias fue la entrada triunfal de los motores de dos tiempos en la cilindrada más prestacional del Mundial de Motocross.

Un hecho que anotaron marcas como Bultaco. Eso sí, en el caso de la empresa comandada por Xavier Bultó esta idea se orientó al mercado norteamericano. Principal bastión de ventas para la misma, especialmente cuando los modelos pensados para correr sobre tierra se vuelven dominantes en su gama a partir de mediados de los años sesenta. Llegados a este punto, de cara a 1967 se presenta la Bultaco El Bandido. Una motocicleta pensada – sobre el papel – para la práctica del Motocross, caracterizándose por un motor de dos tiempos con la mayor cilindrada manejada por la marca hasta aquel momento.

bultaco el bandido (1)

Con esta motocicleta la marca daba nuevos pasos en su expansión hacia los Estados Unidos, logrando – de forma imprevista – una montura más que efectiva para las populares carreras del desierto celebradas junto a la frontera con México

Bultaco El Bandido, del Motocross a las carreras del desierto

Entre todos aquellos que sean aficionados a las Bultaco con más gusto por los caminos, la historia de las Métisse es sobradamente conocida. Creadas a mediados de los años sesenta gracias a la colaboración entre los hermanos británicos Rickman y la casa catalana, éstas fueron unas más que interesantes embajadoras de Bultaco en el mercado anglosajón. No obstante, hacia 1967 los desencuentros entre Xavier Bultó – responsable de la mecánica – y los Rickman – diseñadores del chasis – hicieron que las Métisse desaparecieran del mapa en favor de las Bultaco Pursang.

Un modelo de lo más importante de cara a entender a la Bultaco El Bandido, ya que ésta deriva de aquella como una opción con más cilindrada pensada para el mercado norteamericano. Eso sí, con cambios estructurales en el chasis, haciendo de la Bultaco El Bandido una motocicleta más resistente y estable. Además, en el apartado de la mecánica la diferencia fue definitiva, incluyendo un monocilíndrico de dos tiempos con 350 centímetros cúbicos y 42 CV a 7.500 revoluciones por minuto.

¿Resultado? Una de las creaciones con mayor cilindrada en la gama de la marca hasta el momento, logrando un diseño con gran aplomo pero, evidentemente, también con un peso excesivo. Justo el punto más controvertido de la Bultaco El Bandido, ya que debido a esto su comportamiento en los circuitos de Motocross resultaba no sólo lento, sino incluso ingobernable. Especialmente para cualquier piloto que no fuera capaz de desplegar un poderío físico al nivel del de Kenny Roberts durante las carreras de Flat Track competidas antes de su entrada al Mundial de Velocidad.

bultaco el bandido (1)

Montó la cilindrada más amplia hasta su momento en la historia de la marca, configurando así un vehículo potente y con aplomo perfecto para lanzarse por las pistas de tierra más veloces

De esta manera, lo cierto es que no se puede calificar a la Bultaco El Bandido como un producto adecuado para el nicho de mercado al que debería dirigirse. Sin embargo, debido a los azares del destino finalmente sí acabó siendo una montura con relativo éxito en los Estados Unidos. Mercado al que iba dirigida y en donde, por aquel diseño inadecuado de cara al Motocross, se presentó como una opción perfecta si se quería competir en las llamadas carreras del desierto. Pruebas con unos 70 kilómetros disputadas en zonas cercanas a la frontera con México, donde la fiabilidad y la potencia debían darse la mano con el aplomo y la estabilidad para así poder correr a la máxima velocidad por aquellas pistas de tierra y páramos desolados. Así las cosas, la Bultaco El Bandido sobrevivió en el mercado hasta 1972 a través de dos generaciones donde, incluso, se lanzó una versión con 360 centímetros cúbicos. ¡Vaya carambola!

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto, la charla sería de órdago.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Rodrigo

Sinceramente, el "bicho" de las motos me picó ya siendo adulto y desde entonces no he parado de disfrutar una y otra vez hasta que lo he convertido en parte de mi profesión. Tan pronto te hago una sesión de fotos que te destripo un motor o te transformo una moto en cafe racer. Las motos son mi pasión y me encanta todo lo que les rodea