Moto del día: Derbi Masculino

Moto del día: Derbi Masculino

Esta Derbi 98 vestida de scooter fue una interesante jugada de la marca de cara a no perder el tren que llegaba de Italia


Tiempo de lectura: 4 min.

Siguiendo el rastro de las monturas urbanas en el motociclismo ibérico, resulta indudable cómo Derbi ha sido una de las marcas con más presencia en el mundo de las scooter. De hecho, la empresa catalana fue una de las primeras en sumarse a aquel fenómeno procedente de Italia a comienzos de los cincuenta. No obstante, sus inicios en el mismo fueron un tanto particulares. Es más, nos atreveríamos a decir que incluso contenían algo de picaresca. Todo ello a partir de la Derbi Masculino de 1955. Sin duda uno de los modelos menos conocidos en la trayectoria de Derbi, presentándose hoy en día como una verdadera rareza incluso para los coleccionistas más avezados.

Y es que esta montura de curioso nombre – no hemos podido encontrar razones concluyentes sobre su llamativa denominación – se produjo en números escuetos a pesar de haber estado en cadena de montaje – con dos versiones diferentes – desde 1954 hasta, al menos, 1960. No obstante, de cara a comprender las razones que alumbraron a la Derbi Masculino lo mejor será irse al comienzo de toda esta historia. Así las cosas, hemos de situarnos en la Italia de los años cincuenta.

Ya en vías de recuperación respecto al desastre económico y social de la posguerra, vehículos como el FIAT 500 abanderaron la aparición de las nuevas clases medias tras una época marcada por la precariedad de las bicicletas motorizadas. Un fenómeno donde medró especialmente bien Ducati con sus motores de 48 centímetros cúbicos. No obstante, poco a poco se fueron haciendo un hueco las monturas urbanas algo más refinadas, destacando las Vespa y Lambretta a la hora de entregar soluciones de movilidad bajo precios razonables. Punto de arranque para el fenómeno de las scooter, el cual desembarcó de forma natural en España a comienzos de los cincuenta.

derbi masculino (3)

A comienzos de los años cincuenta los vientos italianos que llegaban a España a través de Motovespa, Lambretta Locomociones o Iso Motores de Carabanchel hizo que las scooter se convirtieran en algo bastante común

Derbi Masculino, la apuesta por el scooter

Más allá de las motocicletas turismo presentadas por Montesa, OSSA o Lube las scooter estaban llamadas a dominar el mercado urbano en la España de los años cincuenta. Una España en la que el éxodo rural ya se confirmaba, haciendo despegar la expansión de las ciudades a golpe de nuevos barrios y polígonos industriales. Llegados a este punto, mientras en 1952 Vespa aterrizaba en Madrid con la fundación de Motovespa S.A – empresa nacida bajo el amparo del régimen con la ayuda de la banca Urquijo – al año siguiente Éibar veía la llegada de Lambretta Locomociones S.A.

Dos ejemplos en la estrecha relación dada entre las industrias automotrices de Italia y España, con la estatal SEAT y sus pactos con FIAT como principal exponente. Es más, para aquellos años también se fundó en el madrileño barrio de Carabanchel una empresa pensada para fabricar bajo licencias de la transalpina ISO. Así las cosas, obviamente el concepto de la scooter italiana fue aterrizando en la Península Ibérica con enorme facilidad.

Por todo ello, Derbi comenzó a preocuparse seriamente. No en vano, la empresa catalana había crecido exponencialmente desde el lanzamiento de su velomotor SRS en 1949, saltando rápidamente a monturas con motores de cuarto de litro y una fábrica con al menos 300 operarios. Es decir, aunque estaba en una situación excelente, no se podía permitir el lujo de perder el tren de los tiempos. Ahora, desarrollar un modelo de nuevo cuño totalmente de cero costaba no poco dinero. Más aún en el caso de los scooter, cuyo diseño requería adoptar la técnica de la chapa estampada obligando a un cierto desembolso en bienes de equipo.

derbi masculino (1)

Bajo la piel scooter de la Masculino se escondía una motocicleta turismo 98 sobradamente conocido por quienes seguían la gama de Derbi a comienzos de los años cincuenta

Condicionados por todo esto, los de Derbi vieron la solución en realizar una pequeña picaresca. Y es que la Derbi Masculino – una de las monturas con las que se iniciaron en el mundo scooter – no era ni más ni menos que una 98 vestida bajo una nueva y modernista piel. De esta manera, lograban presentar algo supuestamente nuevo cuando, en realidad, no era más que una versión adaptada de un modelo ya puesto en la calle. No obstante la idea funcionó. Es más, gracias al mayor tamaño de sus ruedas la Derbi Masculino resultaba mucho más estable que una Lambretta o una Vespa. Gracias a ello, aunque se vendió poco estuvo en el mercado con el motor de 98 centímetros cúbicos desde 1955 hasta 1957 para luego estar tres más con uno de 125. No está nada mal para haber nacido de una pequeña picaresca, ¿verdad?

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Ángel Ignacio
Invitado
Ángel Ignacio

Me gustaría que recordarán a la mítica derbi senda aún soy poseedor de una muchas gracias


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto, la charla sería de órdago.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Rodrigo

Sinceramente, el "bicho" de las motos me picó ya siendo adulto y desde entonces no he parado de disfrutar una y otra vez hasta que lo he convertido en parte de mi profesión. Tan pronto te hago una sesión de fotos que te destripo un motor o te transformo una moto en cafe racer. Las motos son mi pasión y me encanta todo lo que les rodea