Moto del día: Montesa Impala Comando

Moto del día: Montesa Impala Comando

Caracterizada por ser un verdadero éxito de ventas, ésta fue la variante más económica y menos potente de la Impala


Tiempo de lectura: 4 min.

Al analizar la amplia gama de Montesa, poner orden en la cuestión de las denominaciones comerciales se impone como algo necesario. Así las cosas, es lo primero que haremos al hablar de la Montesa Impala Comando. Y es que, no en vano, antes de su salida al mercado en 1963 ya existía una motocicleta con ese mismo apelativo militar en la gama de de la casa catalana. De esta manera, las confusiones entre una y otra pueden ser algo común, necesitándose algo de cronología y método de cara a ordenar lo mejor posible la historia de la marca. Dicho esto, lo mejor será ir paso a paso empezando por el principio.

Llegados a este punto, aunque la Montesa Comando apareció en 1959 conviene irse un poco más atrás. Concretamente a mayo de 1958. Un momento clave en la historia de Montesa, produciéndose la salida de Xavier Bultó tras serias discrepancias sobre cómo manejar el departamento de carreras y su impacto en las motocicletas de serie. Además, por si perder a uno de los dos socios fundadores no fuera suficiente, éste se llevó consigo a buena parte de los mejores diseñadores a sueldo de Montesa. Si a esto le sumamos una pérdida de capital cifrada en casi una tercera parte de lo disponible hasta esta crisis, resulta sencillo comprender la seriedad de la situación para la dirección encabezada por Pere Permanyer.

Con todo ello encima, el plan de Montesa para superar la salida de Bultó pasaba por diseñar un modelo capaz de copar buena parte de las ventas entre las turismo. Una misión encomendada a Leopoldo Milá, quien enseguida se puso manos a la obra preparando la futura Impala. Sin embargo, lanzar al mercado un modelo tan apropiado y bien afinado como éste no resultaba tarea de unos de pocos meses. Así las cosas, en la dirección de Montesa existía una preocupación evidente. ¿Cómo sobrevivir hasta el lanzamiento de la Impala en 1962?

montesa impala comando (1)

La denominación Comando apareció en Montesa cuando, en 1959, se precisó la salida al mercado de una montura de 150 centímetros cúbicos lo más económica posible

Montesa Impala Comando, la hermana sencilla de la gama

En términos militares, todo comando ha de estar preparado para vivir en condiciones de supervivencia dentro de un territorio hostil. Por ello, se desprende cómo todo lo accesorio ha de ser eliminado, tendiendo a desenvolverse lo más espartanamente posible. Así las cosas, cuando en 1959 apareció la Comando ésta era la idea bajo la cual se producía. Para empezar, no sólo era la opción más económica de la gama, sino que también se hacía reduciendo los costes de producción a lo mínimo al usar remanentes de fábrica ideados para modelos anteriores.

Es decir, al tiempo que se ofrecía al público una motocicleta asequible la empresa limpiaba de sobrantes sus almacenes maximizando así el beneficio dado por las Montesa Comando. Todo ello a través de tres versiones consecutivas. Montando primero un moto de 125 centímetros cúbicos para luego saltar a otro de 150 y una versión posterior del mismo con el cilindro en aluminio. Sin embargo, para 1962 al fin había salido la Impala. Además, con un excelente recibimiento por parte de la prensa especializada y el público catalán, sirviendo tanto para la ciudad de Barcelona como para las masías más aisladas.

De esta manera, la popularidad de la nueva montura obligaba a repensar las opciones más sencillas en la gama de Montesa. Por ello, Pere Permanyer tuvo a bien sustituir a la Montesa Comando por una versión económica de la exitosa Impala. Eso sí, manteniendo la espartana denominación comercial con tintes militares. Llegados a este punto, en 1963 nacía la Montesa Impala Comando 175 con un carburador de 18 milímetros necesario de cara a rebajar el consumo. Condición necesaria para el ahorro, aunque al tiempo hacía que la potencia se situara en 9 CV frente a los 18 CV de la variante Sport y los 11 CV de la Turismo.

montesa impala comando (2)

Gracias a su mezcla de fiabilidad y escaso consumo, la Impala Comando fue una versión muy bien vendida durante sus diez años de vida comercial

De todos modos, este carácter económico maridó bien con la fiabilidad del modelo Turismo del cual derivaba, por lo que la Montesa Impala Comando 175 se prolongó hasta 1970 con más de 21.000 unidades producidas. Además, en 1970 experimentó una actualización al aparecer la Comando 70. Un poco más potente gracias a la aplicación de un nuevo carburador. Sin embargo, la década de los setenta en España apenas dejaba lugar para las motocicletas que no fueran o bien deportivas – con nichos de mercado muy determinados – o bien eminentemente urbanas – destacando los ciclomotores por sus ventajas fiscales, de las cuales obviamente no podía participar un motor con 175 centímetros cúbicos – . Con todo ello, la historia de la Montesa Impala Comando acabada en 1973.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto, la charla sería de órdago.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Rodrigo

Sinceramente, el "bicho" de las motos me picó ya siendo adulto y desde entonces no he parado de disfrutar una y otra vez hasta que lo he convertido en parte de mi profesión. Tan pronto te hago una sesión de fotos que te destripo un motor o te transformo una moto en cafe racer. Las motos son mi pasión y me encanta todo lo que les rodea