Moto del día: Ducati 900 SS (II)

Moto del día: Ducati 900 SS (II)

Representó el comienzo de una nueva era en Ducati


Tiempo de lectura: 5 min.

En 1988, y después de varios años de sequía del modelo SS, la marca italiana dio un paso al frente y presentó una nueva versión de la que quizás a hasta ese momento había sido su moto más mítica, la Ducati 900 SS original. Para ello, la marca de Borgo Panigale se esmeró de una manera incondicional para lograr darle a sus seguidores una digna heredera de aquellas café racer que corrían y vencían en los circuitos de los años 70.

Así que, con las ideas claras y el resultado final en el horizonte, se pusieron manos a la obra, presentando en 1989 la primera versión de la nueva Ducati 900 SS. El motor era sin duda el centro de la moto y de donde tenían que confluir el resto de elementos. De la mano del incombustible Massimo Bordi se optó por el V-Twin de dos cilindros y cuatro válvulas, usado también en la Cagiva Elefant 900 que ese mismo año había competido en el París-Dakar.

A diferencia del propulsor de la trail, el de la 900 SS llevaba sistema de refrigeración mixto e incorporaba un cambio de seis relaciones, obteniendo los mismos 75 CV de potencia finales que esta, pero a 8.400 RPM. Para la alimentación se optó por un carburador Weber de doble cuerpo y 44 mm de paso, siendo el encendido electrónico obra de Marelli Digiplex.

Ducati 900 SS 1990

Ducati 900 SS (1990) – Fotografía: Ducmike (Wikimedia Commons) CC BY-SA

En cuanto al chasis, se empleó el mismo que montaba su hermana de menor cilindrada, la 750 Sport. De fabricación tubular, solo se hicieron unos pequeños cambios para adaptarlo al nuevo motor y asegurar la rigidez de este para el incremento de potencia. En cambio, el basculante trasero fue sustituido por uno de nueva imprenta y fabricado en aluminio, reduciendo en algo el peso final declarado en 180 kilogramos en seco.

Tanto las llantas como el equipo de frenado fueron encargados a Brembo. Con medidas de neumáticos 170/60 y 120/70 se montaban definitivamente en llantas de 17 pulgadas, dejando atrás los diámetros de 16 pulgadas que hacían de las Ducati unas motos delicadas de llevar al límite.

La Ducati 900 SS representaba un salto hacia delante en todos los aspectos. Nuevamente los dos Massimos (Bordi y Tamburini) lograron crear una máquina apasionante y utilizable a partes iguales

La frenada delantera estaba encomendada a sendos discos de 300 mm y pinzas de cuatro pistones. Para el tren posterior un solo disco y pinza de dos pistones; era suficiente para garantizar la seguridad general del conjunto. En el apartado de las suspensiones se optó por las montadas en la 851 y firmadas por Marzocchi, por lo que la calidad estaba garantizada.

Ducati 900 SS 1990 Tricolore

Ducati 900 SS (1990) – Fotografía: Ducmike (Wikimedia Commons) CC BY-SA

En marcha esta Ducati 900 SS era un compendio entre las legendarias 750 F y 900 SS y los nuevos modelos de la casa de Bolonia. Algo más deportiva que la recién llegada Paso 906, se quedaba a medio camino entre esta y la extrema y cara Ducati 851. Con una velocidad punta de 215 km/h era más que suficiente para el modelo en cuestión, ya que su finalidad no eran las prestaciones puras y si ser una motocicleta algo más polivalente y menos radical que la superbike de la casa.

En 1992 se le dio el primer restyling a la 900 SS. En él, además de incorporar una nueva estética, se incorpora la opción de una versión semidesnuda. Las suspensiones pasan a ser Showa, al igual que el encendido, que se sustituye por un nuevo sistema de la marca Kokusan. A su vez se retoca el propulsor y uno de los cambios más significativos es el empleo de un nuevo sistema de alimentación Mikuni, con dos carburadores en vez de uno solo como se estaba empleando hasta el momento.

A partir de ese año y hasta 1998 la base de la moto fue prácticamente la misma, mejorando en pequeños detalles a lo largo del tiempo y afinando su motor hasta conseguir llegar a prácticamente los 80 CV. Unos nuevos discos delanteros flotantes de 320 mm o vuelta a Marzocchi en su suspensión trasera son, entre otros, los ajustes que se fueron realizando en la Ducati 900 SS para mantenerla plenamente vigente.

Ducati 900 Superlight (1992)

Ducati 900 SS Superlight (1992)

A lo largo de sus 10 años de comercialización existieron varias versiones especiales de la 900 SS. La más significativa de ellas es la Superlight, que incluía mejoras a nivel dinámico para rebajar su peso, como guardabarros y tapas del motor en carbono, centro de las llantas en magnesio, o un colín monoplaza. El sistema de escape se modificaba y pasaban a quedar los silenciosos en una posición más elevada. Se servían en rojo y amarillo con el chasis pintado en blanco y su comercialización se mantuvo desde 1992 hasta 1996, produciéndose menos de 1.000 unidades anuales.

La versión Final Edition fue la última en salir al mercado. Básicamente era una Superlight, pero se optó por pintarla en color gris con el chasis en color titanio. Las llantas en esta ocasión eran negras y tan solo se construyeron 500 unidades para Europa y 300 para el mercado estadounidense.

En la actualidad la 900 SS de segunda generación es una de las Ducati más veneradas y queridas por el público de la marca italiana, por lo que su cotización en el mercado de ocasión ha ido subiendo exponencialmente en los últimos años. Realmente es una moto apasionante, como todas las que realizaba el maestro Massimo Tamburini, conservando todas las cualidades de sus antecesoras pero siendo mucho más equilibrada y racional que aquellas. Sin duda una opción a considerar si queremos un trocito de la historia de la marca transalpina.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Ducati 900 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Pedro Ivan
Mecánico
Pedro Ivan

Soy un gran fan de todas las versiones de la SS, sobretodo de esta y la posterior de 1998, aunque no le haría ascos a una de las nuevas jejeje, aunque echo en falta una SS más de “acceso”, como en su día las 750 o la 620 ie con el restyling del 2003.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Sanaa Mokaddam