Moto del día: Cagiva Elefant 900

Moto del día: Cagiva Elefant 900

La trail con alma Ducati que conquistó el Dakar y nuestros corazones


Tiempo de lectura: 4 min.

Con la posible vuelta de Cagiva como marca de motocicletas eléctricas, incluyendo el nombre de uno de sus modelos trail más míticos, hoy hemos querido hacerle nuestro particular homenaje. Y no podía ser a otra que a la Cagiva Elefant 900, moto que irremediablemente imaginamos con la tradicional librea de Lucky Strike. Hubo varias versiones y cilindradas, pero la 900 fue el culmen de un proyecto que nacía en 1984 y terminaría 12 años más tarde.

Lo cierto es que entre el nacimiento de Cagiva como fabricante de motocicletas y la aparición de la Elefant no pasaron demasiados años. Aunque fundada por Giovanni Castiglioni en 1950, no sería hasta 1978 cuando empezaría en el negocio de las dos ruedas, tras comprar la fábrica de Schiranna, que pertenecía a Aermacchi/AMF-Harley-Davidson. Aunque en un principio se especializó en modelos de dos tiempos y pequeña cilindrada, en 1983 empezó a montar motores desarrollados por Ducati, marca que adquiría un par de años más tarde.

La primera en llegar allá por 1984 fue la pequeña Cagiva Elefant 125, a la que seguirían un año más tarde las versiones Elefant 200, 350, 650. Antes de presentar esta última, Cagiva participaría por primera vez en el Dakar con la Ligier-Cagiva 750 (conocida así por el patrocinio de la marca de micro-coches). Usaba el motor derivado del de la Pantah 750, y que era usado también en la Ducati 750 F1 o la Ducati Paso 750, dadas a conocer también en 1985.

Cagiva Elefant 750

Cagiva Elefant 750

Con la experiencia adquirida en su primera participación en el Dakar, desarrollaron la Cagiva Elefant 650. 54 CV, caja de cambios de cinco velocidades, suspensiones de calidad (horquilla Marzocchi y amortiguador Öhlins), frenos Brembo, etc. Mucho y a un precio elevado respecto a la competencia pero, al mismo tiempo, justificado. Dos años más tarde lanzaban la Cagiva Elefant 750, con el motor de 750 cc del Dakar y una potencia que superaba los 60 CV.

Paralelamente a la moto de producción, Cagiva seguía trabajando en el prototipo del Dakar. Y sus soluciones eran rápidamente trasladadas a la calle por lo que, en 1990, presentaba la Cagiva Elefant 900 ie. El motor Desmodue estaba construido a partir del de la Ducati 888 y la Ducati 900 SS (II). Mantenía la caja de cambios de cinco velocidades y un novedoso sistema de inyección electrónico (de ahí la denominación “ie“) desarrollado por Weber y que llegaría unos meses más tarde a la Ducati Paso 907 ie. Sería de las primeras motos de la historia, junto a la Honda CX 500 Turbo, la Moto Guzzi California III y la Quota 1000 en prescindir de carburadores.

La potencia ya estaba en los 68 CV, pero lo importante es que añadía otra interesante novedad: llanta delantera de 19″ en vez de la tradicional de 21″. Todo lo que perdía en conducción offroad lo ganaba en uso por carretera, con un enfoque dual que cada vez era más demandado por los consumidores. Ese mismo año, la Cagiva Elefant del Dakar se haría con la victoria (repetiría en 1994). Como no podía ser de otra manera, la réplica Lucky Strike llegaría a las tiendas con el fin de rendir el merecido homenaje.

Tres años estaría esta versión en producción (incluso con un modelo denominado GT) hasta que, a la vista de los problemas que les estaban creando la inyección, decidieron volver a los tradicionales carburadores. Se añade una sexta velocidad y un doble freno de disco delantero. Sería conocida como la Cagiva Elefant 900 C, y otro de los cambios más notables que sufre es que la horquilla Marzocchi pasa a ser Showa, y el amortiguador Öhlins pasa a ser Boge.

Como canto del cisne final, surge una Cagiva Elefant 750 C con menos equipamiento, 60 CV y más económica. Estarían a la venta hasta 1996, cuando Cagiva decidió abandonar el Dakar y convertir la denominación Elefant en algo más que un mito de las dos ruedas.

Si queréis una Cagiva Elefant 900, necesitaréis mucha suerte a la hora de encontrar una. Están muy cotizadas y las que salen a la venta vuelan. Podéis encontrar también las versiones 350 o 650, pero nos sobran dedos de la mano a la hora de disponer de una gran oferta.

Calcula cuánto cuesta asegurar una Cagiva Elefant 900 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.