Moto del día: Ducati Cucciolo

Moto del día: Ducati Cucciolo

El germen de partida para todos los ducatistas en formato ciclomotor


Tiempo de lectura: 3 min.

Muchos conocen la historia de Ducati como fabricante de motos. Y también como fabricante de radios y otros equipos similares, que fue realmente como empezó la fábrica. Pero falta hablar del eslabón perdido. Ese instante en el que la marca italiana decide dejar las ondas de radio y pasar a fabricar motocicletas, o mejor dicho, ciclomotores. Fue fruto de “estar en el momento indicado en el sitio correcto”. Y todo ello arrancó con el Ducati Cucciolo.

Porque está claro que Ducati no solo es competición y motos deportivas. También fue scooters como el Ducati Cruiser o el Ducati Brio. Incluso motocarros como los Fattorino o el Muletto. Y el Ducati Cucciolo (cachorro en italiano) fue su punto de partida allá por 1945, justo recién terminada la Segunda Guerra Mundial y en pleno proceso de reconstrucción de Europa.

Pero la historia empieza un poco antes, justo en mitad del conflicto. El abogado Aldo Farinelli y su hermano, el ingeniero Enzio Furio, diseñaron un motor auxiliar para montar en una bicicleta. Era un motor innovador, que se colocaba por delante de la competencia. En primer lugar, dejaba de lado las habituales mecánicas de dos tiempos y apostaba por una de cuatro tiempos. Además, incluía una transmisión de dos velocidades que le permitía conseguir superar con facilidad las serpenteantes carreteras ascendentes italianas, incluso con dos personas.

Cucciolo ducati

Joost J. Bakker (CC BY 2.0)

El motor empezó a ser fabricado en mayo de 1945, en la nueva fábrica de SIATA en Via Leonardo da Vinci, en Turín (la anterior fue destruida en la guerra). SIATA es el acrónimo de Sociedad Italiana de Aplicaciones Técnicas de Auto-Aviadores, y reanudó su actividad precisamente con este propulsor, siendo presentado de forma oficial en la Feria de Turín el 25 de julio de 1945.

Inmediatamente el motor fue un éxito, lo que obligó a SIATA a buscar otra empresa que le pudiera ayudar a satisfacer la demanda. Así fue como apareció en escena Ducati, que poco antes había recibido la aprobación para fabricar ciclomotores. En marzo de 1946 y con la concesión para la fabricación de los motores Cucciolo por parte de SIATA, Ducati presenta los diez primeros motores construidos por ellos (Tipo 1) en la Feria de Milán.

Mientras producía este motor, Ducati empezó a trabajar en las posibles mejoras, creando así el T2 o Tipo 2. Entre ellas se encontraba un cilindro extraíble, mejor accesibilidad mecánica, una nueva culata y una potencia final más elevadas. Incluso una versión más potente y deportiva, llegaba ya a entregar 2 CV, siendo capaz de empujar a los vehículos hasta los 60 km/h.

Cucciolo Editorial Wide 1330x768

En 1948 y con Giovanni Florio a la cabeza, nace la T3 o Tipo 3, siendo un diseño cien por cien realizado por Ducati de forma interna. La caja de cambios era ahora de tres velocidades mientras que las válvulas, poseían un sistema cerrado de lubricación en sus engranajes. Al mismo tiempo el consumo era muy austero, de poco más de un litro cada 100 km.

1949 es el año en el que Ducati ofrece su primer vehículo completo. El chasis es construido por Aeroplani Caproni Trento, y está considerado como el primer prototipo sobre el que luego se construiría la Ducati 60, la primera motocicleta de la marca de Borgo Panigale. En total, desde 1945 y hasta 1958 que se deja de fabricar, se produjeron más de 100.000 unidades, lo que da muestra de su enorme éxito comercial.

Hoy en día, incluso en España es posible hacerse con alguna Ducati Cucciolo. El precio depende de su estado, pero restaurada en en orden de marcha, no esperéis pagar por ella menos de 5.000 euros. Nada mal para un ciclomotor de casi 80 años.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Sanaa Mokaddam