Moto del día: Gelbke Auto Four

Moto del día: Gelbke Auto Four

Uno de los primeros híbridos de moto con motor de coche


Tiempo de lectura: 2 min.

Hace unos días os presentamos a William “Wild Bill” Gelbke y su impresionante Roadog, durante años la moto más grande del mundo gracias a sus más de 5 metros y 1.400 kg. Pero este ingeniero de Green Bay no solo creó modelos imposibles, sino que también creó alguno que bien podría haber llegado a producción. Esa fue la Gelbke Auto Four, una de las primeras motos en utilizar un motor de coche. Sin duda, una gran cruiser diferente a lo que por aquel entonces existía.

Gelbke partió de un motor BMC A-Series, el mítico motor fabricado por la Austin Motor Company y usado en el famoso Mini Cooper, Austin o Morris 1300. En este caso se trataba de la versión de cuatro cilindros, 1.275 cc y distribución OHV. A él se acoplaba una transmisión automática de cuatro velocidades con marcha atrás.

Como en la Roadog, el chasis era de acero al cromo-molibdeno 4130, más rígido y ligero que los chasis de acero normal. Se le instalaron dos depósitos de combustible, uno delantero de 9,5 litros y otro detrás de 47 litros. La bomba de gasolina original del motor manda el combustible de atrás hacia delante y, desde allí, alimenta los carburadores por gravedad.

Gelbke Auto Four 01

Para la suspensión se recurrió a una horquilla procedente de una Harley-Davidson Hydra Glide de los años 50, mientras que detrás se optó por un doble amortiguador. Al ser una moto artesana, el modelo recibió mejoras y las primeras unidades copiaron la suspensión Earless de la Roadog, con peor tacto. Los neumáticos eran de 15 pulgadas.

El resto de componentes eran también de procedencia automovilística, como por ejemplo los faros delanteros de Chevrolet, las ocho luces traseras de Cadillac o los intermitentes de una camioneta Chevy. En total, la monstruosa cruiser pesaba más de 600 kg con los depósitos llenos (590 kg en vacío), y medía 1,9 metros entre ejes.

La intención de William “Wild Bill” Gelbke era construir estas motos en serie, y en total se llegaron a fabricar entre siete u ocho unidades en los años 70. Las pruebas de la época relatan que podías circular con ella a 160 km/h perfectamente protegido por el viento y sin que te llegase ni una vibración procedente del motor británico.

Gelbke Auto Four 03

La muerte de Gelbke nos dejó sin alguien que podía haber aportado mucho al mundo de las dos ruedas. Aun así tuvo tiempo de construir una tercera moto, la Gelbke Grasshopper, pero de esa hablaremos el próximo día.

En este artículo de Rezvilla (de donde pertenecen las fotos), podéis conocer más detalles sobre la curiosa Gelbke Auto Four.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto :  ¡Gas amigas!