Moto del día: Gilera Sioux 50

Moto del día: Gilera Sioux 50

La última de su especie


Tiempo de lectura: 3 min.

Llegamos al final de nuestra historia, la que nos ha llevado a repasar la gama de ciclomotores trail (enduro en aquella época) que lanzó la histórica marca Gilera, justo antes de que se centrase en la producción de scooters. Todo arrancó con la Gilera Rally 50, siguió con la Gilera RC 50 Top Rally y termina con la Gilera Sioux 50, un modelo que surgió en 1990 y estuvo en producción hasta finales de 1993, momento en el cual cerró la planta de Arcore.

La Gilera Sioux 50 fue una clara evolución de la Top Rally, ocupando su lugar en el mercado. El cambio más notable fue la modificación de la carrocería. Para ello, Gilera se basó en otro modelo que ya tenía en producción, pero en este caso en la categoría de 125 cc. Se trataba de la Gilera Apache 125, y que a su vez estaba emparentada con la Gilera Freestyle 125, uno de los primeros modelos que podríamos denominar sin lugar a equívocos, como una supermotard matriculable.

Como habréis podido observar, ese parecido estético hizo que la denominación estuviese también correlacionada. Al ciclomotor se le denominó Sioux, mientras que la 125 era una Apache, en ambos casos nombres de tribus indias nativas de América. Y la carrocería era sin duda todo un acierto, muy al estilo de las trail/enduro más grandes, que habían pasado a contar con líneas muy fluidas y dejaban atrás las formas rudas de los modelos ochenteros.

Gilera Sioux 50 01

Foto: Polskajazda.pl (Szymon)

El corazón de la Gilera Sioux 50 fue el motor desarrollado por la marca italiana y del que os hablamos con la Top Rally: un monocilíndrico de dos tiempos (39×41,8 mm) con 6,5 CV y tres velocidades, fruto de la nueva normativa que ya no obligaba a caparlos a 1,5 CV, pero sí a equiparlos con solamente tres relaciones. Pero ahí estaban los chicos de Gilera para ofrecernos un kit con el que ofrecer la cuarta relación, y con ella asustar a más de una vieja.

Tenía todo lo bueno, sí (fiabilidad y prestaciones), pero también todo lo malo (vibraciones exageradas). No había más remedio que convivir con ello, pues no había ninguna solución. El chasis doble cuna en tubos de acero no fue necesario evolucionarlo, pero sí lo hicieron las suspensiones, aunque solamente con nuevos reglajes de hidráulicos. La horquilla con barras de 35 mm o el monoamortiguador trasero seguían estando presente (230/235 mm de recorrido, respectivamente).

Después de haber actualizado el modelo anterior con un disco de freno posterior de 220 mm, el equipo de frenos tampoco sufrió variación y mantenía el esquema, destacando el disco delantero de 240 mm con la pinza monopistón, escondido bajo el tan característico guardabarros con protección de disco, que evitaba el golpeo de las piedras y facilitaba la refrigeración. Los neumáticos seguían siendo 2,75×21″ delante y 4,10×18″ detrás, para un peso total de 65 kg en seco, a los que había que sumar 12 litros de gasolina, y 1,3 litros de aceite de la mezcla separada.

Gilera Sioux 50

Con la Gilera Sioux 50 llegamos al canto del cisne de esta gama de modelos que diría adiós en 1993, pero que confirmaría a Gilera como un gran fabricante de ciclomotores prestacionales en prácticamente cualquier gama: Tubone, deportivas, trail, etc. En este enlace, del que hemos extraído la imagen de portada, tenéis más fotos de un propietario de una Sioux.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Sanaa Mokaddam