Menu

Moto del día: Glas Goggo

La interpretación alemana de un scooter para el pueblo

Moto del día: Glas Goggo

Tras la II Guerra Mundial, Alemania no estaba pasando por su mejor momento. Hans Glas se instauró como fabricante de maquinaria agrícola a finales del siglo XIX, pero la década de 1940 hizo que la compañía cambiase su enfoque de producto hacia la construcción de vehículos a motor para el gran público. Así nació nuestra moto del día de hoy, la Glas Goggo.

En 1950, Andreas Glas (1923-1990), hijo de Hans Glas, vio la Vespa de Piaggio en una exposición de máquinas agrícolas en Verona, Italia. Estaba tan entusiasmado que comenzó la producción de su propio modelo en julio de 1951. Ese mismo año debutó con un motor de 123 cm3, aumentado con el tiempo hasta los 148 y 197 cm3. Debido al gran éxito de la Vespa, la compañía también esperaba cubrir las necesidades de movilidad del pueblo alemán de la posguerra.

Glas compró un ejemplar del modelo italiano en el acto y se lo llevó a Baviera. Bajo la dirección del jefe junior, el desarrollo de la Goggo comenzó en 1950, lo que según sus ideas debería paliar las desventajas de la Vespa. Por ejemplo, al conducirla, debía ser más cómoda. Sin embargo, el jefe ejecutivo de la compañía temía la rentabilidad del proyecto, pero los tres prototipos creados a mano en secreto le hicieron cambiar de parecer y, un año después, recibió luz verde.

Glas Goggo 200

A nivel estético, la Glas Goggo tomaba inspiración en el producto de Piaggio, buscando líneas suaves y sencillas. Se diseñó en base a una estructura práctica, donde el tren motriz, el maletero y el depósito -de 12 litros- se ubican bajo el asiento. Las ruedas son intercambiables, y todas las partes mecánicas están carenadas mediante paneles extraíbles a la izquierda y a la derecha. A la izquierda también hay una aleta practicable para acceder al carburador.

La Glas Goggo comenzó con un pequeño propulsor de un cilindro y 123 cm3, refrigerado por aire y fabricado por ILO-Motorenwerke, quien desde 1911 hasta 1990 llegó a ser uno de los mayores fabricantes de motores de dos tiempos en Alemania. A partir de 1952, la Glas Goggo también estaba disponible con un motor de 148 y 197 cm3 tanto como un scooter sencillo como con sidecar, y desde 1953 como un scooter utilitario de tres ruedas con una carga útil de hasta 250 kilos.

Con el motor más potente, los apenas 9,5 CV de potencia se gestionaban a través de ​​una caja de cambios de cuatro velocidades, alcanzando una velocidad máxima cercana a los 90 km/h. En 1953 aparecieron por primera vez las nuevas versiones con arranque eléctrico, aumentando aún más las cifras de ventas. La Glas Goggo no solo tuvo éxito su tierra natal, también fuera, donde, en ocasiones, hasta el 20 % de la producción quedaba destinada a otros países europeos.

Glas Goggo 200 01

A partir de 1953, también se construyeron modelos Goggo destinados a la vida comercial. Con el motor de 200 cm3 y 9,5 CV, tenían una capacidad de carga de más de 200 kilos

En 1955 la carrocería fue actualizada y se incorporaron innovaciones técnicas. Los nuevos modelos eran fácilmente reconocibles por un nuevo guardabarros delantero redondeado. Una nueva suspensión delantera y trasera con amortiguadores hidráulicos mejoraba la conducción y el confort de marcha. En 1956, la producción la Glas Goggo debería suspenderse a pesar del gran éxito. De hecho, la versión 200 tenía una participación de producción del 85 %.

La fabricación de la Glas Goggo 200 se llevó a cabo en una planta adquirida en 1951 en Pilsting, a unos 120 kilómetros al noreste de Múnich. Fue bautizada con el nombre de uno de los nietos de Hans Glas con el apodo de “Gogg”. Durante su vida útil, demostró ser una máquina sólida y robusta, y se convirtió en el scooter más vendido en Alemania Occidental. Hasta 1957, cuando la compañía dio por finalizada la producción, se construyeron más de 46.000 unidades.

La producción de scooters se detuvo debido a la intervención de los coches Goggomobil, que incluso tuvo su correspondiente versión “deportiva” a través del modelo Dart.

Fotografías: Mecum Auctions[/alert]

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.