Menu

Moto del día: Harley-Davidson «Captain America»

La "chopper" más famosa de la historia del cine, la de "Easy Rider"

Moto del día: Harley-Davidson «Captain America»

Una de las películas que puso el broche de oro a la década de los años 60 en Estados Unidos fue «Easy Rider» (1969), la ópera prima de Dennis Hopper, traducida en España como «Buscando mi destino» o «Busco mi camino» en Argentina. Participaron en el reparto Peter Fonda y Jack Nicholson, entre otros.

La película trata sobre el movimiento contracultural que movió a una generación entera, los primeros del Baby Boom. Dos motoristas parten de Los Ángeles y se dirigen a Nueva Orleans para buscar su sitio en el mundo. La montura de Wyatt, el personaje de Peter Fonda, fue esta Harley-Davidson bautizada como «Captain America» por su estilo y el icónico diseño del depósito de gasolina con las barras y estrellas. Estaba animada por un motor de 60 pulgadas cúbicas, es decir, unos 1.200 cc, distinguible por sus culatas planas, «Panhead».

Con un ángulo de avance de 43 grados, maniobrar con ella a baja velocidad era ciertamente complicado

Es una chopper de manual, es decir, una moto aligerada al extremo, cromada por doquier, con asiento y respaldo, un enorme avance de la horquilla (12 pulgadas) -para una mayor estabilidad lineal en las enormes distancias que iban a recorrer- y manillar «cuelgamonos». La base es la misma, unas Harley-Davidson FL Hydra-Glide «Panhead» de 1949-1952 que se adquirieron en una subasta de motos usadas de la policía del condado de Los Ángeles a 500 dólares la unidad, casi 4.000 actuales.

Easy Rider motos

Peter Fonda (izquierda) con la «Captain America», y Dennis Hopper (derecha) con la «Billy Bike»

Durante mucho tiempo no se supo quién se ocupó realmente de hacer la moto -y su compañera de reparto, la «Billy Bike» para Dennis Chopper Hopper-, concretamente hasta el 2009. Entonces supimos que Clifford «Soney» Vaughs, activista por los derechos civiles y motero, la diseñó partiendo de las directrices de diseño de Peter Fonda. Le ayudó a montarlas Benny Hardy en un taller de Watts (California). Vaughs murió en 2016, Hardy en 1994.

Se da la circunstancia de que los dos artistas eran afroamericanos, así como otros mecánicos que participaron en la transformación. Su huella en la película fue borrada por completo, no ya solo en los créditos, es que no se ve ni un solo motorista negro en toda la película. Vaughs no quiso ver la cinta durante toda su vida, aunque lo hizo meses antes de morir.

Dos documentales sobre la película, «Born To Be Wild» (1995) y «Easy Rider: Shaking The Cage» (1999) no mencionaron a Vaughs ni a Hardy

Volviendo a la moto, en realidad se trata de una reconstrucción, ya que al término de la película sufrió un accidente por exigencias del guion y fue reparada por Dan Haggerty, un miembro del reparto. Otra unidad utilizada para la producción fue robada en el garaje de Peter Fonda, o junto a las dos «Billy Bike» en otro robo antes de que se estrenase la película; las fuentes difieren. El que las conservare, tendría un tesoro en sus manos, pero se cree que fueron desguazadas y vendidas por piezas.

Para promocionar el filme, Columbia Pictures encargó réplicas de la «Captain America» en 1969. El éxito de la cinta a nivel internacional contribuyó a extender la cultura chopper en lugares muy dispares del mundo, como Checoslovaquia o Japón. Recordad que no es lo mismo chopper que custom ni bobber. Por definición, una chopper es siempre un modelo único, no se venden motos chopper de fábrica.

En octubre de 2014 la «Captain America» superviviente fue subastada por 1,35 millones de dólares -excluyendo la comisión de venta-, venía de manos de Michael Eisenberg, un coleccionista y agente inmobiliario. A principios de año Eisenberg se la compró a John Parham, un magnate del negocio de los recambios de moto, que se la había comprado a Haggerty en 2002. Este ejemplar estuvo expuesto durante 12 años en el National Motorcycle Museum de Anamosa (Iowa). Se suponía que era el único modelo original.

Ahora viene lo chungo, Peter Fonda dijo que esa moto no era original. Por lo visto, era una réplica construida por Haggerty. Años atrás, en 1996, Haggerty vendió una «Captain America» a Gordon Granger, un tejano, por 63.500 dólares. Haggerty dijo después que tampoco era original, aunque en su día lo aseguró. Haggerty estafó a uno de los dos -o a ambos-. El ganador de la subasta no se identificó. Meses después, en febrero de 2015, se supo que anuló la venta por razones más que comprensibles a las pocas semanas. Granger mantiene la suya y, en buena lógica, defiende que es la auténtica «Captain America».

Captain America Replica

Réplica de la «Captain America»

La subasta de la «Captain America» -sea la auténtica o no- fue la más cara de una moto hasta el momento. Se creía que sería superada por la 1915 Cyclone Board Track Racer que había pertenecido a Steve McQueen, pero el precio se quedó en 775.000 dólares, comisión aparte, es decir, 852.000 dólares o 765.000 euros.

A comienzos de este año se subastó en Las Vegas una réplica de la colección MC de Estocolmo, fue adjudicada por 31.900 dólares. Otra réplica, hecha con motivo del 50 aniversario de la película y partiendo de los diseños del equipo original, será subastada en Monterey (California) la próxima semana, con un valor estimado de 75.000 a 100.000 dólares. Solo ha recorrido una milla.

Si quieres ver la «Captain America» en acción, te dejamos con este vídeo, en el que también podrás entender los daños que sufrió la moto. ¡Aviso! Contiene un spoiler tamaño XXL, es el final de la película. Si no quieres sufrir, y solo quieres ver la moto, mejor pincha para ver esta secuencia vestida con la mítica «Born To Be Wild» de Steppenwolf.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

4
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Txesz
Mecánico
Txesz

A ver, es que de poner un vídeo, se pone el del inicio, con «The Pusher» y «Born to be wild»

J. Guillermo Pozo
Autor

Te adelantaste unos días a la muerte de Peter Fonda. Esperemos que dónde esté la tenga cerca. Dep.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.