Moto del día: Harley-Davidson V-Rod

Moto del día: Harley-Davidson V-Rod

La moto más polarizante del fabricante americano


Tiempo de lectura: 2 min.

Hace ya 17 años que el fabricante americano lanzó este modelo: la Harley-Davidson V-Rod también denominada VRSC. Una moto que a nadie deja indiferente, a la que amas u odias. Yo elijo lo primero. El diseño rompe con todo lo anterior visto en la marca, y a nivel técnico también revoluciona la tradición motera. Por este motivo tiene sus detractores, aunque desde mi punto de vista, es una de las motos más bonitas de todos los tiempos.

En los inicios, de 2001 a 2007 equipaba un motor V-Twin a 60º de 1.131 cm3 con refrigeración líquida y doble árbol de levas en cabeza, que rendía 115 CV. Con este motor, la V-Rod podía alcanzar una velocidad máxima de 221 km/h. A partir de 2008 la cilindrada aumentaría hasta los 1.247 cm3, consiguiendo también un aumento en la potencia de 10 CV y llegar a 231 km/h de máxima. Resulta una moto algo pesada, con un peso en vacío de 281 kg el modelo inicial, aumentando posteriormente a los 307 kg con los modelos renovados.

Técnicamente deriva del proyecto VR-1000 Superbike, empleando un nuevo motor denominado Revolution y que fue desarrollado por los ingenieros de Harley-Davidson, después de pasar por un curso intensivo en Weissach, el cuartel general de Porsche, tras firmar ambas compañías una alianza. Basándose en el bicilíndrico de la VR 1000, los ingenieros americanos aplicaron sus nuevos conocimientos en este motor, siendo el primero de la marca en recibir refrigeración líquida y distribución con doble árbol de levas en cabeza (DOHC). Si queréis aprender más acerca de su nacimiento, os dejo un vídeo donde se cuenta su historia.

Recordemos que los motores V-Twin tienen una larga tradición en Harley-Davidson, siendo montados desde 1909 y mejorados por el propio William Harley. La mala noticia es que la compañía ha decidido este año sacarlas del catálogo. Es por eso que hoy rendimos homenaje a esta gran moto, tan especial y única.

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.