Menu

Moto del día: Henderson Streamliner

Tan bella y eficiente como una gota de agua

Moto del día: Henderson Streamliner

En las primeras décadas del siglo XX, Henderson fue una de las grandes marcas de motocicletas que sacudió la escena estadounidense. Esta marca era especialmente conocida por sus bloques de cuatro cilindros refrigerados por aire, con un alto nivel de refinamiento a la par que elevadas velocidades de crucero, algo así como los Cadillac de las motos del otro lado del charco hasta que cerró la fábrica en 1931.

Fue en 1912 cuando los hermanos William y Tom Henderson fundaron esta empresa en la época dorada del mundo del motor, cuando se empezaba a experimentar y desarrollar. La producción inicial se basaba en motocicletas rápidas que hacían las delicias de las fuerzas del orden. Eran “ligeras”, potentes y rápidas para lo que se estilaba en la época. Desafortunadamente, la Gran Depresión se llevó consigo a numerosas empresas y vidas por delante, incluyendo Henderson Motorcycle.

La Henderson Streamliner se basaba en la Streamline KJ de 1930, siendo modificada de forma completamente artesanal por Sr. Orley Ray Courtney, un destacado artesano carrocero de la época del Art déco. Una motocicleta de diseño orgánico a más no poder que no vio la luz hasta 1935 y buscaba la máxima eficiencia aerodinámica, así como una comodidad de conducción envidiable a las mejores motos de la época.

Henderson Streamliner

A primera vista, no parece una moto. Todo está cubierto por paneles con forma de gota de agua que nos impiden ver las ruedas o el bloque propulsor, recordándonos más al diseño de un automóvil que al de un biciclo. Su diseño futurista no solo se veía por fuera, sino en el cuadro de mandos, más trabajado que en muchos coches de época e incluso más modernos.

En cuanto a sus entrañas, los 1.300 centímetros cúbicos de su unidad mecánica se dividen en cuatro cilindros refrigerados por aire. Este propulsor era capaz de lanzar a esta bella moto hasta los 160 km/h, algo bastante impresionante teniendo en cuenta cuando la época en la que esta pieza de arte rodante sobre dos ruedas cobró vida.

En la actualidad, la Henderson Streamliner es propiedad del artista norteamericano Frank Westfall, de Syracuse, Nueva York. Sin lugar a duda, esta en manos de un apasionado del arte, aunque no es fácil verla en movimiento.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.