Menu

Moto del día: Hesketh 24

De la Fórmula 1 a la calle en dos ruedas

Moto del día: Hesketh 24

Hesketh Motorcycles, compañía fundada por Alexander Lord Hesketh a comienzos de los ochenta, se instauró para construir motos artesanales a pequeña escala tras dar por finalizadas sus andaduras dentro de la Fórmula 1. Desafortunadamente para el acaudalado político inglés, los escasos resultados comerciales y dificultades de todo tipo condenaron a la empresa a su fracaso con un solo modelo para el recuerdo, la Hesketh V1000.

Tras muchos infructuosos cambios de manos, la empresa volvió a la vida en 2010 gracias un ingeniero adinerado, Paul Sleeman, actual dueño de la compañía. Inspirada en el Hesketh de Fórmula 1 con el que James Hunt compitió en la categoría reina (modelo 308; dorsal 24), luce los mismos colores de guerra de esos años: blanco, rojo y azul. Nada de logos vulgares de cigarros o condones. Solo blanco y las banderas, como diría Lord Hesketh.

Todo muy británico, menos el motor. El propulsor de esta conseguida neo retro es un V-Twin X-Wedge de la norteamericana S&S (Wisconsin), especializada en hacer numerosos componentes para este tipo de bloques de gran cilindrada. Se trata de un bicilíndrico de 1.950 cm3 con una uve a 56 º, dos válvulas por cilindro, tres árboles de levas y culata OHV, capaz de entregar 125 CV de potencia a 6.000 RPM y 196 Nm de par motor desde 3.000 vueltas.

El V-Twin X-Wedge se caracteriza por su reputación y fiabilidad. Se ha montado en modelos de Confederate Wraith y Hellcat o la italiana CR&S Duu, además de mover el Morgan 3-Wheeler

Hesketh 24 3

Todo se canaliza a través de una caja de cambios Baker de cinco relaciones y transmisión final por cadena. Por otro lado, se ofrecen tres niveles de preparación de motor de la mano de Harris Performance Engines, empresa que no tiene nada que ver con la homónima especializada en el desarrollo de chasis. Para detener los 246 kilos de masa en seco, la Hesketh 24 recurre a un sistema de frenado Beringer de 300 mm y 250 mm y cuatro pistones en el eje anterior y posterior respectivamente.

Calzada con neumáticos Dunlop D211 de 120/70 delante y 190/70 detrás sobre llantas BST de fibra de carbono de 17 pulgadas, la moto permite mantener un ritmo alegre en tramos revirados. En lo tocante a la suspensión -firmada por Öhlins-, cuenta con una horquilla delantera completamente dorada y una pareja de amortiguadores posteriores con botellas de gas independientes. Los reglajes duros de la horquilla hacen que la transferencia de pesos no sean un problema al tiempo que absorbe con buena nota los asfaltos más bacheados.

Como buena moto inglesa artesanal, Hesketh busca los mejores componentes para la construcción de la 24, ofreciendo el máximo lujo y exclusividad. Aparte de Öhlins, Beringer y Baker, también participa d: class, la misma empresa que fabrica los asientos de Fórmula 1 para McLaren. Según el fabricante, el asiento está hecho del mejor cuero de napa italiano, completamente resistente al agua y muy suave. El broche lo pone una placa de oro de 18 quilates con el número de serie de cada unidad.

Hesketh 24 1

Como podréis intuir, tan solo se fabricaron 24 unidades, todas ellas hechas a mano por los técnicos de Hesketh en su sede de Surrey desde febrero de 2014. Con tan buenos materiales de construcción y tanto mimo puesto en la moto, resulta lógico que cada una de las Hesketh 24 que se vendieron costase alrededor de 45.000 euros.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.