Moto del día: Hesketh V1000

Moto del día: Hesketh V1000

El proyecto de resurgimiento de la deportiva británica por excelencia abocado al fracaso desde el comienzo


Tiempo de lectura: 5 min.

Alexander Lord Hesketh fundaba en 1981 Hesketh Motorcycles PLC con la idea de encumbrar nuevamente a la motocicleta británica con una deportiva que, además de competitiva, hiciera soñar a los fanáticos del país. Aquella máquina se llamaría Hesketh V1000 y tras dos años de desarrollo aquella misma temporada empezaría la producción en Daventry.

Para el diseño, la marca recurrió a los servicios de John Mockett, que a la postre daría vida con sus trazos a modelos como la Triumph Rocket III. Por otro lado contaban con Mick Broom, ingeniero y piloto de pruebas de la nueva V1000, que sería el encargado de lograr que aquella moto fuera efectiva y tuviera un buen resultado final.

El motor elegido para propulsar a la V1000 era, como no podía ser de otra forma, un V-Twin de 992 cc y refrigeración por aire. Con unas cotas de diámetro por carrera de 95 mm por 70 mm, contaba con cuatro válvulas por cilindro, cada uno estaba recubierto por camisas de aluminio. La alimentación era mediante sendos carburadores Dell’Orto de 36 mm. El encendido electrónico estaba firmado por Lucas y el cambio asociado contaba de cinco relaciones.

A priori pintaba bien y los datos, sin ser apabullantes, lograban convencer a sus futuros propietarios. Con una potencia final declarada de 82 CV a 6.800 RPM y un par máximo de 105 Nm a 5.400 RPM, la V1000 podia catapultarse hasta los casi 200 km/h, logrando recorrer los 400 metros desde parado en algo más de 14 segundos. Evidentemente, con estas cifras iba a ser complicado poder competir a nivel deportivo con la competencia. Además, debíamos sumar un peso demasiado alto: 245 kilogramos declarados en seco.

La Hesketh V1000 nacía con la intención de convertirse en una competitiva deportiva, pero la realidad era que tanto por potencia como por peso no estaba cerca de sus objetivos

En cuanto a la parte ciclo, la V1000 estaba compuesta por un chasis tubular en acero Reynolds 531. Las suspensiones eran obra de Marzocchi, tanto su horquilla delantera -con barras de 43 mm- como la pareja de amortiguadores laterales traseros. La frenada se encomendaba a Brembo, con doble disco de 310 mm en el frontal y otro de 270 mm en el eje posterior.

Pero a pesar de unos componentes de calidad, los problemas de la V1000 se acumulaban e iban más allá de las prestaciones puras o una manejabilidad medianamente decente. Tanto frenada como suspensiones y comportamiento en general no estaban a la altura de lo esperado. A eso hay que sumarle una mala refrigeración en el propulsor, sobretodo en el cilindro de atrás, donde no llegaba el aceite de una manera satisfactoria.

A lo largo de aquellos meses de 1981 y los siguientes de 1982 se llegaron a ensamblar un total de 139 unidades, pero la falta de capital y las malas reseñas de los medios de la época llevarían al cierre a la empresa británica. De hecho, Cagiva se interesó por el proyecto a finales de 1982 e incluso Triumph intentó un acercamiento hacia la directiva de Hesketh, llegando incluso a colocar el logo de la marca de Hinckley en una de las V1000, pero ninguna de las dos consiguieron llegar a un acuerdo fructífero con el que era su propietario en aquel momento.

Lejos de dar por terminado el proyecto, un año más tarde, y tras recuperar parte de los activos de la marca, Lord Hesketh fundaba una nueva compañía denominada Hesleydon Ltd., con la que intentaría retomar la actividad. Esta vez fue en forma de una Sport Touring denominada Hesketh Vampire, que no era más que la V1000 carenada pero adoleciendo de los mismos fallos que la habían llevado a un cajón en su primera etapa. Evidentemente, y tras otras 40 unidades de esta, todo se fue al traste nuevamente.

Un funcionamiento bien distinto a lo esperado, junto a la falta de capital para proseguir el proyecto, daban cerrojazo a la primera etapa de la Hesketh V1000 tras 139 unidades ensambladas

Pero esto no termina aquí. El que fue ingeniero y probador de las V1000, Mick Broom, fundaría una nueva compañía llamada Broom Development Engineering, en la que además de seguir evolucionando la V1000, se dedicó a realizar mejoras a las que ya se habían vendido en la etapa anterior, tanto a nivel de frenada, suspensión y sistema electrónico. A lo largo de los siguientes casi 25 años la empresa de Broom llegó a fabricar otras 200 unidades de la V1000 moderna denominada EN10 (Easton Neston 10), en honor a la sede inicial de la marca.

Hesketh Vampire publicidad

Hesketh Vampire

Aquella review seguía manteniendo una estética fiel a la original, aunque ahora el funcionamiento era mucho más acorde con una motocicleta de ese calibre y precio, en torno  a las 12.000 libras esterlinas. Broom evolucionó todos los aspectos mecánicos y dinámicos de la V1000, incluso llegó a crear una versión 1200 con el propulsor llevado hasta los 1.192 cc y se hicieron algunas versiones especiales por encargo de clientes donde ponían al gusto sus V1000.

En la actualidad podemos encontrar alguna unidad en venta, aunque los precios no son precisamente bajos. Este ejemplar, aun sin matricular, tiene un precio de 25.000 libras, prácticamente el doble de lo que costaba nueva, aunque está claro que su escasez e historia bien le valga la pena a más de uno para hacerse con ella.

Calcula cuánto cuesta asegurar una Hesketh V1000 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto, la charla sería de órdago.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Rodrigo

Sinceramente, el "bicho" de las motos me picó ya siendo adulto y desde entonces no he parado de disfrutar una y otra vez hasta que lo he convertido en parte de mi profesión. Tan pronto te hago una sesión de fotos que te destripo un motor o te transformo una moto en cafe racer. Las motos son mi pasión y me encanta todo lo que les rodea