Moto del día: Honda ATC110

Moto del día: Honda ATC110

Se hizo para ganar más ventas en los meses de invierno pero acabó sustituida por el segmento de los quad


Tiempo de lectura: 4 min.

Cualquiera que tenga un poco de espíritu andarín pudo ver cómo en los años previos al estallido de la burbuja financiera del 2008 no pocos de los caminos rurales fueron cada vez más transitados por quads. Un tipo de vehículo que, más allá de sus lógicos y adecuados usos profesionales en playas medicalizadas, inundó las periferias españolas del ladrillo siendo un regalo recurrente a adolescentes consentidos y otros conciudadanos de semejante ralea a pesar de soplar ya más velas que porciones tiene su tarta de cumpleaños.No obstante, lo curioso de todo esto es que los quads nacieron para dar más seguridad que lo anteriormente proporcionado por sus ancestros de segmento. Una historia en la que la Honda ATC110 de 1979 tiene mucho que decir.

De todos modos, a fin de poner pedagogía en este entramado, lo mejor será situarnos en el Japón de 1967. Unas coordenadas muy interesantes, ya que aquí nace uno de los procesos que más y mejor ilustran lo que significa la mercadotecnia en el motociclismo. O, dicho a las claras, la capacidad de la industria para crear modas con las que generar nichos de mercado más motivados por caprichos inventados que por las verdaderas necesidades del mercado o la competición.

Así las cosas, los directivos de la todopoderosa Honda percibieron cómo en los meses invernales las ventas de motocicletas experimentaban un descenso significativo. Por ello, encargaron al ingeniero Osamu Takeuchi el diseño de un modelo capaz de contrarrestar esta situación. Llegados a este punto, se experimentó con diversas ideas relativas a poder adentrarse en terrenos embarrados o incluso nevados gracias a una montura totalmente diferente a cualquiera que ya existiera en la gama de un fabricante generalista. Ni más ni menos que crear un capricho, una extravagancia con fines de ocio para quien pudiera permitirse algo especial para un uso esporádico y muy concreto.

honda atc110 (5)

Honda ATC110, tres ruedas para la nieve

De esta manera nació en 1970 la Honda US90. Dotada de un monocilíndrico con menos de una décima de litro y un tamaño escueto que casi la hacía parecer una especie de minomoto. No obstante, su principal seña de identidad fue la incorporación de dos ruedas en el eje trasero. De esta manera se lograba mayor estabilidad, especialmente si tenemos en cuenta el montaje de unas llantas muy anchas envueltas en neumáticos en forma de globo repletos de tacos.

Con este modelo, Honda ofreció al mercado una motocicleta extraña y caprichosa con la que permitirse paseos ociosos por zonas nevadas. Sin embargo, finalmente fue más usada en verano que en invierno a pesar de las intenciones iniciales de la mercadotecnia con sello Honda. Pues al exportarse a los Estados Unidos adquirió cierta fama en las playas de California, donde se empezó a apreciar en la misma forma y manera que en el automovilismo se asentaron los buggies para el verano en las costas.

En este contexto, la empresa japonesa decidió potenciar el concepto con la aparición en 1979 de la Honda ATC110. Mucho más grande y poderosa que su antecesora, entre otras cosas por la incorporación de un nuevo motor también monocilíndrico pero esta vez de 105 cm3 y cuatro tiempos. Sin embargo, justo cuando todo iba viento en popa – hasta el punto de que otros fabricantes habían copiado la idea de Honda, por lo que se podía afirmar sin certidumbres la aparición de un nuevo segmento en el mercado – empezaron los problemas.

honda atc110 (4)

Problemas que tenían que ver con la seguridad. O mejor dicho, con las lesiones. Concretamente a las que afectaban constantemente a los usuarios de la Honda ATC110 en la cintura escapular en general y en la clavícula en particular. Todo ello derivado por la necesaria fuerza que se debía ejercer sobre el manillar para maniobrar en la arena con una máquina de tres ruedas como ésta. Situación preocupante especialmente si le sumamos el hecho de ser un modelo normalmente manejado por gente caprichosa que realmente siquiera sabe muy bien lo que tiene entre manos, llamando descaradamente a los problemas debido a sus acciones vacacionales. Además, la Honda ATC1100 tenía cierta facilidad para volcar en terrenos empinados si el peso de la trasera vencía al apoyo dado por la delantera. Con todo esto, durante la década de los ochenta se fueron desarrollando los quads para sustituir con sus cuatro ruedas a los triciclos asentados por Honda, hasta el punto de que en 1987 la empresa japonesa dejó de fabricar la ATC110 y con ella este tipo de modelos. De todos modos, la ironía de todo esto es que los quad también tienen fama de volcar fácilmente.

Galería de fotos:

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Martin
Invitado
Martin

Que floja como se cuenta la historia. Graves errores históricos y mecánicos. El atc 110 no fue el triciclo más poderoso ni se fabrico hasta el 87. El verdadero auge ocurrió con el atc 250 r y el arc 200x entre otros y la gran potencia (sobre todo del primero) y si uso sin las más mínimas normas de seguridad. Además en la foto ni siquiera es un 110 del 79. Ese es modelo 81. Por otro lados los cuattriciclos ya habían arrancado a comercializarse en el año 83. En fin. Muy floja la nota


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.