Moto del día: Honda CBR 125R

Moto del día: Honda CBR 125R

Una moto urbana vestida de deportiva


Tiempo de lectura: 3 min.

La elegida de hoy supuso el inicio de una nueva era para su fabricante. La Honda CBR 125R llegó en el año 2004 para sustituir a todo un icono de las 125 marchosas como era la Honda NSR 125. Esta moto supuso el abandono de Honda de los motores de dos tiempos para volcarse de lleno en el desarrollo de mecánicas con válvulas.

De hecho ese fue uno de los principales problemas que tuvo la moto: había que explicar al público que estábamos ante un producto nuevo y diferente. Las 125 2T eran motos bastante bestias y radicales pese a su pequeña cilindrada. Cuando Honda presentó la CBR 125R el concepto era totalmente distinto y el público objetivo al que estaba destinada esa moto también era diferente. No estamos hablando de una sucesora “natural” sino un cambio de paradigma, una nueva forma de hacer las cosas.

La Honda CBR 125 R de primera generación estuvo a la venta de 2004 a 2012. Tuvo un restyling en 2007 en el que se cambió levente las ópticas del frontal y el motor recibió la inyección electrónica para poder cumplir con la norma Euro 3. El motor es un monocilíndrico refrigerado por agua que da 13 CV y esa es la principal diferencia respecto a su predecesora, la cual rozaba los 30 CV.

Mientras que la NSR era una auténtica moto deportiva ligera de iniciación que incluso te podía dar más de un susto en carreteras ratoneras, la Honda CBR 125R siempre ha sido una moto de corte urbano y utilitario pero con un traje de fiesta. Las herederas naturales de aquellas 125 2T deportivas son estas nuevas motos de 300-400 cm³ que se están popularizando hoy en día como la KTM Duke 390, la Yamaha YZF-R3 o la Kawasaki Ninja 400.

Honda CBR125R

Volviendo a la Honda CBR 125R, el concepto es muy válido. Es una moto con grandes virtudes, pero no como deportiva, donde los 13 CV son insuficientes para que la conducción resulte divertida en tu carretera de curvas favorita. Su zona de confort es la ciudad. La CBR 125R pesa tan solo 115 kg. Además, es una moto baja y estrecha, por lo que es ideal para iniciarte en el mundo de las dos ruedas. A parte de eso, tiene un consumo de gasolina de risa, pudiendo hacer medias de 2,5 l/100 km. El mantenimiento, por otra parte, es sencillo y económico.

Estéticamente parece una versión a escala de las CBR grandes y ese es otro problema. Cuando miras la CBR 125R ves que es una moto pequeña, casi de juguete, con unos neumáticos que parecen de bicicleta de lo finos que son. Y eso es bueno porque estamos hablando de una 125. Cuanto más pequeña y ligera sea la moto, más manejable y mejores prestaciones tendrá, ya que la potencia es limitada. El problema es que a algunos moteros les gusta aparentar y presumir de moto y eso es algo que dificilmente puede hacerse con la CBR125R.

Gracias al diseño minimalista y racional de Honda, la moto tiene unas prestaciones muy dignas para ser una 125. La velocidad punta puede rozar los 130 km/h de marcador en condiciones favorables, y la agilidad y aceleración del modelo es de lo mejor que te puedes encontrar en las 125. En ciudad la moto va muy bien, es la utilitaria perfecta. En carreteras secundarias y autovías hace el trabajo. Te puede llevar al fin del mundo, pero siempre a 90-100 km/h que es su velocidad óptima de crucero. La caja de seis relaciones ayuda a desestresar el motor en estas circunstancias.

Hoy en día se pueden encontrar unidades por algo menos de 1.000 euros de la primera serie. Si optas por la versión de inyección habrá que sumarle unos 400 euros a esa cifra. Si tienes el carnet B convalidado y buscas una moto para el día a día es una opción muy a tener en cuenta. Te llevas una moto ideal para aprender y con mucha calidad de construcción por un puñado de euros.

COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.