Moto del día: Honda CRF 250 L

Moto del día: Honda CRF 250 L

Una enduro civilizada para el día a día


Tiempo de lectura: 3 min.

La Honda CRF 250 L es una moto que nos pone en aprietos una vez más a la hora de encasillarla en un segmento concreto. Hay quienes dirán que se trata de una trail muy extrema y enfocada principalmente en el offroad, mientras que otros podrían contra argumentar que se trata de una moto de enduro civilizada para que pueda ser utilizada por carretera.

Lo que está claro es que esta cuarto de litro nos recuerda a aquellas motos de doble propósito que conocimos en la década de los noventa como la Suzuki DR 400 o la Yamaha XT 600. Vehículos que se podían usar por carretera, sin destacar en absoluto en este frente, pero que después ofrecían una diversión y una agilidad sin precedentes por lo marrón, terreno en el que se desenvolvían mucho mejor que las típicas trails, motos bastante más pesadas y aparatosas.

La Honda CRF 250 L cuenta con una parte ciclo de primer nivel, capaz de enfrentarse a los baches, socavones y trialeras más feas que podamos imaginarnos sin despeinarse. Su chasis de doble cuna de acero permite cierta flexibilidad, mientras que el basculante trasero está fabricado en aluminio para aligerar unos gramos.

Las suspensiones son el plato fuerte del conjunto ya que van a tener que lidiar con firmes muy irregulares. En el eje delantero monta una horquilla invertida Showa de 43 mm de diámetro y unos asombrosos 250 mm de recorrido. Atrás emplea el clásico sistema pro-link de Honda con 230 mm. Con semejante recorrido entre topes de la suspensión, es evidente que esta moto se atreve con saltos y socavones de lo más profundo.

17YM CRF250L

El motor es un monocilíndrico refrigerado por agua, cuatro válvulas e inyección electrónica de combustible. Ofrece unos correctos 25 CV a 8.500 vueltas, pero lo mejor son sus 22,5 Nm de par y su tacto casi eléctrico en todo el rango de revoluciones. Tiene fuerza suficiente para sacarte de todos los atolladeros sin tener que estar recurriendo constantemente al cambio, pero como sus cifras tampoco son espectaculares, la cosa no se va a ir de madre si nos pasamos con el gas.

En el apartado de frenos monta un único disco delantero de 256 mm mordido por una pinza de dos pistones, mientras que atrás se recurre a un rotor de 220 mm y pinza monopistón. Puede parecernos poca cosa, pero el sistema de frenado sólo tiene que lidiar con los 146 kg que pesa el conjunto y una cifra de potencia más que razonable, por lo que su respuesta es bastante buena

La Honda CRF 250 L puede ser una buena compañera. Gracias a su filosofía de doble propósito, es una moto que se va a comportar muy bien en ciudad por su bajo peso y buena maniobrabilidad, mientras que en carreteras de doble sentido se desenvuelve razonablemente a velocidades entorno a 100 km/h.

El valor extra está en que, cumpliendo bien en el día a día, es una moto con la que te lo vas a poder pasar muy bien los fines de semana, haciendo pistas e incursiones por lo marrón. Y es que a todos nos gusta correr por una carretera de perfectas curvas asfaltadas, pero algo tendrá el offroad que cuando lo pruebas, no quieres dejar de practicarlo nunca.

Honda CRF 250 L 2
COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Sanaa Mokaddam