Moto del día: Honda CZ 100

Moto del día: Honda CZ 100

La primera "Monkey" derivada de una moto de feria


Tiempo de lectura: 3 min.

Creo que todos los aquí presentes conoceremos la famosa Honda Monkey, muchos por su aparición en la película “Dos tontos muy tontos” (y curiosamente, no es esa moto). Aunque hoy en día es un modelo Premium, no nació como tal. El éxito que ha cosechado a lo largo de casi 60 años ha sido enorme, y eso se nota por la multitud de modelos similares que han surgido en estos años. Seguro que nadie pensaba en 1964, año en el que Honda decidió lanzar comercialmente la Honda CZ 100, que conseguiría esa enorme popularidad.

La historia arranca en 1961, cuando Honda crea la Honda Z 100 para que fuese utilizada por los visitantes del Tama Tech Park, un parque de atracciones próximo al Circuito de Suzuka. Pensado para que fuese toda la familia, estaba ideado como un lugar de disfrute de temática automovilística. Una de las atracciones era una especie de tiovivo para niños, los cuales se podían montar en una motocicleta pequeña mientras daban vueltas. De igual forma era posible coger una de estas motos, pero ya libremente, para desplazarse por el parque.

Tama Tech Park

Era una moto de concepción sencilla, con un chasis pintado en rojo en el que el depósito de combustible blanco y el asiento negro contrastaban claramente. Llantas de 5 pulgadas con neumáticos de gran balón, ausencia total de suspensiones y un motor que estaba compartido con la famosa Honda Super Cub. Si eras adulto podías circular perfectamente en ella aunque, visto desde fuera, la postura te obligaba a ir con los codos y las rodillas separadas, lo que hizo que la gente describiese a los motoristas que iban sobre esas primeras Honda Z 100 como “monkeys” (monos), y de ahí que la moto se denominase Monkey Bike.

Debido a la enorme popularidad de la Z 100, Honda decidió lanzar en 1964 la primera Monkey comercial, bajo el nombre de Honda CZ 100. En vez de ir a lo fácil, que habría sido lanzar la moto tal y como había sido concebida, tomó prestado el asiento y el depósito de la Honda Sports Cub, que incluía como añadido unas almohadillas para las rodillas. Contaba además con un protector para evitar quemarse con el escape, que discurría por el lateral derecho aunque la salida estaba por la izquierda.

El resto de los elementos permanecía igual, desde la ausencia de suspensiones a los frenos de tambor, así como el característico asiento bajo (560 mm) combinado con el manillar elevado. El motor seguía estando compartido con el de la Honda Super Cub, es decir, un monocilíndrico de cuatro tiempos y 49 cc con culata OHV, refrigeración por aire y una potencia aproximada de 4,5 CV a 9.500 RPM. Se manejaba gracias a un cambio de tres velocidades con embrague automático.

Tres años después apareció la que ya sería la primera Honda Monkey definitiva, conocida como Honda Z 50M. Empezó a exportarse tanto a Europa como a Estados Unidos y su éxito estuvo basado primero por su estética, y luego porque eran sencillas de guardar, muy fiables y extremadamente económicas de mantener.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto, la charla sería de órdago.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Rodrigo

Sinceramente, el "bicho" de las motos me picó ya siendo adulto y desde entonces no he parado de disfrutar una y otra vez hasta que lo he convertido en parte de mi profesión. Tan pronto te hago una sesión de fotos que te destripo un motor o te transformo una moto en cafe racer. Las motos son mi pasión y me encanta todo lo que les rodea