Moto del día: Honda New American Sports (NAS) Concept

Moto del día: Honda New American Sports (NAS) Concept

La "nueva deportiva Americana", según la marca japonesa, cumple dos décadas de historia


Tiempo de lectura: 6 min.

Como es habitual en la casa nipona del ala dorada, de vez en cuando nos dejan caer bombas informativas a modo de concepts o futuros modelos con tecnologías que parecieran venir de otro planeta. Fue el caso de la icónica Honda NR 750 de pistones ovalados y un sinfín de complejidades mecánicas, o las veneradas VFR 750 R (RC30) y posteriormente RVF 750 (RC45), preparadas para batallar en el mundial de SBK.

Otra de aquellas futuribles máquinas que podían haber llegado hasta nuestros días, como si de una motocicleta nueva se tratara, fue la que hoy se erige como protagonista en nuestra sección de Moto del día, la Honda New American Sports (NAS) Concept, que además de una estética futurista y soluciones técnicas complejas a base de materiales exóticos como el carbono o el aluminio, vendría para dar un giro en el concepto que hasta ese momento se tenía por lo que era una motocicleta deportiva matriculable, al menos esa era la idea o lo que se promulgó desde el seno de Honda.

Desarrollada en el centro de investigación de la marca Honda América R&D, filial de la marca en Norteamérica, la NAS se presentaba en el circuito de Laguna Seca en la ronda del SBK en julio de 2001, dejando boquiabiertos a propios y extraños, gracias a su diseño, acabados y componentes poco vistos hasta ese momento.

Honda New American Sports NAS Concept 2

La Honda New American Sports era el reflejo con el que la marca japonesa planteaba lo que deberían ser las nuevas deportivas del siglo XXI, donde se combinaban tecnología y un aspecto futurista

De algún modo era como si hubieran cogido una Honda VTR 1000 F y se hubiera reelaborado de una manera bestial, dotándola de todo lo necesario para hacerla muy exclusiva y seguramente muy cara, aunque este enfoque sería una conclusión muy superficial, por lo que analicemos realmente que era y para que se había creado aquel concept.

Según Tony Schroeder, diseñador y jefe del proyecto que daba comienzo en el invierno de 1999, esta moto se había concebido de una manera tranquila y sin prisas, sin fijar un coste máximo a la hora de su elaboración y dejando fluir las ideas por encima de cualquier otra cosa, convirtiendo de este modo a la NAS en una motocicleta muy especial y que además debería ser un referente en próximos modelos de la marca.

Para ello no se escatimó en nada, y prueba de ello lo dan todos y cada uno de los detalles que la componen. Por ejemplo sus llantas en aluminio forjado de seis palos, ancladas solamente por un lateral y dejando libre la visión completa de estas por el otro lado, confiriéndole a la NAS una imagen limpia y compacta. En la trasera encontrábamos un basculante sobredimensionado que quedaba sujeto a la parte inferior del bloque.

Además de una imagen impactante, la New American Sports (NAS) exponía diferentes elementos tecnológicos con los que no pasaría desapercibida en ningún lugar donde hiciera acto de presencia

El cuadro de aluminio se llevaba a la mínima expresión, sujetando al propulsor por la parte superior y buscando, ante todo, centralizar el peso al máximo. Quizás por ello se colocaba el sistema de escape justo debajo del bloque, actuando como quilla y además quedando totalmente camuflado, algo que ya había puesto en juego Erik Buell en sus motocicletas.

También el freno delantero perimetral era algo que el ingeniero estadounidense utilizaba en sus motos, aunque para esta ocasión Honda decidía emplear dos pinzas de grandes proporciones, regulables con la geometría de la dirección, una a cada lado del brazo de gran sección fabricado en aluminio y carbono, que emergía desde la única barra central que hacía labores de horquilla.

El tubo de la suspensión quedaba por su parte unido a la pipa de la dirección que emergía por la parte superior, donde en su extremo encontrábamos un amortiguador de dirección regulable de manera electrónica y en los laterales de este dos semimanillares completaban el tren delantero. Cabe destacar las bombas de freno y embrague se habían fabricado ambas a partir de un bloque de aluminio mecanizado y que además hacían la función de piñas, y en ellas se integraban los mandos de luces e intermitencia.

Materiales como el carbono o el aluminio eran parte de los componentes que daban vida a la exclusiva NAS, dando cuenta de la calidad empleada en su diseño y ensamblaje

Siguiendo en el frontal, también podíamos observar los dos afilados faros elipsoidales integrados en un carenado llevado a la mínima expresión, donde una cúpula delantera, meramente testimonial, cubría la pantalla digital del cuadro de instrumentos, y donde según Honda dispondríamos de toda la información necesaria, además de contar con la lectura de diversos parámetros del motor y regulación de estos.

Justo debajo de los faros delanteros quedaban encastradas dos tomas de aire fabricadas en carbono, ambas totalmente funcionales. Una de ellas iba conectada directamente con la caja del filtro del aire, de tipo cartucho y ubicado bajo el depósito de combustible, y la otra atravesando por debajo del depósito, por encima del bloque y nuevamente por la parte inferior del sillín del piloto, quedaba unida con el radiador que se ubicaba bajo el colín trasero.

Todo esto tenía una función específica y era la de que no sobresaliera ningún elemento por la parte externa del propulsor, así que el radiador de agua quedaba en la parte posterior y otro alimentado por aceite se ubicaba en la parte frontal por debajo del depósito de combustible, este acuñado de un modo aerodinámico y pensando en la mejor postura para el piloto.

Unas medidas compactas y una aerodinámica muy trabajada eran parte de los argumentos de lo que se suponía sería una de las referencias en la categoría de Superbikes del recién estrenado siglo XXI

En cuanto al propulsor, HRA se decidió por el empleado en la Honda TL 1000 R, ya que no se buscaba una moto con prestaciones de infarto, como ya se había puesto de manifiesto anteriormente con la NR o la RC45, por ejemplo. Más bien una motocicleta que en conjunción con su piloto llegaran a un estado de fusión único y nunca visto con anterioridad, donde la conducción se volviera un mero placer y las sensaciones su característica más preciada.

El caso es que este año, aquella New American Sports con la que Honda englobaba todo lo ya mencionado en estas líneas, cumple dos décadas desde su aparición estelar y si bien la marca ha ido empleando algunos de aquellos componentes en motocicletas que han ido naciendo en este tiempo, nada más se supo del proyecto o de la creación de una motocicleta similar a la Honda NAS.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablarán de velocidad y seguridad y sobre todo mujeres que aportarán información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto :  ¡Gas amigas!