Moto del día: Honda NT 400 Bros

Moto del día: Honda NT 400 Bros

Una rareza que se quedó en Japón


Tiempo de lectura: 3 min.

La Honda NT 400 Bros es uno de esos modelos desconocidos del fabricante del ala dorada. Al menos desconocidos para el motero europeo, ya que esta creación no salió de su Japón natal durante los pocos años que estuvo a la venta.

Se puso a la venta en 1989 aunque la moto nunca llegó al viejo continente, y, como otros productos de la firma japonesa, pasó sin pena ni gloria por el mercado hasta que se discontinuó en 1992 sin un relevo generacional.

Esto no lo digo como una crítica. De hecho aplaudo que las marcas sean valientes y que intenten cosas nuevas, aunque luego estas no salgan adelante por el motivo que sea. Otras veces intentan “locuras” parecidas y resulta que luego el modelo es un bombazo, como ha pasado recientemente con la Honda X-ADV, sin salirnos de la marca.

Honda Bros 400 5

El nombre ya nos da algunas pistas: Honda NT 400 Bros, que se parece a la Honda NTV 650 Revere. Esta última seguro que a más de uno os suena, y si os hablo de la Honda NTV 650 Deauville entonces y seguro que sí, y es que la Deauville era una Revere con carenado.

La Honda Bros era algo así como la hermana pequeña de la Revere. Estamos ante una motocicleta naked de media cilindrada cuya principal seña de identidad era su mecánica bicilíndrica en V a 52 grados, factor diferencial que las separaba claramente de la familia CB y CBF, estas últimas con mecánicas de dos y cuatro cilindros, pero siempre colocados en línea.

La Bros, al igual que la Revere, eran algo así como experimentos extraños para gente que buscaba un planteamiento diferente. En el caso de la Bros, eso sí, la transmisión secundaria corría a cargo de una cadena de eslabones convencional en vez del eje cardán de la 650. Imagino que para no elevar demasiado los costes al tratarse de una moto más económica y de menor cilindrada. Al menos mantenía el basculante monobrazo trasero, que siempre le da un toque exótico a las motos.

Honda Bros 400 2

Mecánicamente, el motor de 389 cc erogaba unos razonables 37 CV de potencia a 8.500 vueltas. Las culatas eran de tipo SOHC y contaban con tres válvulas cada una de ellas, una solución mecánica poco convencional. Se echaba de menos una sexta velocidad, aunque, por otra parte, no era algo tan frecuente en aquellos años. El chasis era de viga de aluminio y a nivel de suspensiones y frenos era todo muy normalito, sin grandes alardes, como era habitual en aquella época.

Estéticamente, la propuesta también se diferenciaba de la familia CB, de corte más clásico, presentando unas líneas más afiladas, con cierta inspiración en ese futurismo que tan de moda estaba en los años 80. Las llantas de aleación de tres palos o el escape corto y ancho contribuían a buscar ese nuevo lenguaje de diseño.

Cuentan las crónicas de la época que esta moto tenía un tacto muy aterciopelado, muy fino, muy Honda, y también bastante tranquilo. Era el carácter típico del bicilíndrico de Honda, lineal, progresivo y siempre respondiendo con buenos modales y sin perder las formas durante todo el rango del cuentavueltas.

Como os comento, la moto nunca llegó a España por lo que si os gusta la propuesta… solo puedo remitiros a su hermana mayor, la Revere, que esta sí la podréis comprar a precios irrisorios hoy en día, ya que con 1.000 euros o poco más os podréis hacer con una unidad en un estado de conservación aceptable.

COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto, la charla sería de órdago.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Rodrigo

Sinceramente, el "bicho" de las motos me picó ya siendo adulto y desde entonces no he parado de disfrutar una y otra vez hasta que lo he convertido en parte de mi profesión. Tan pronto te hago una sesión de fotos que te destripo un motor o te transformo una moto en cafe racer. Las motos son mi pasión y me encanta todo lo que les rodea