Menu

Moto del día: Kawasaki Z 750

El origen de la saga

Moto del día: Kawasaki Z 750

Hoy nuestra moto del día es la Kawasaki Z 750, una naked de cilindrada media que desde sus inicios fue todo un éxito de ventas, ya que esta zeta conseguía aunar un motor potente, un tacto deportivo y un precio ajustado. Su periplo comercial comenzó en el año 2004 y aguantó en los concesionarios hasta 2012, cuando fue sustituida por la Kawasaki Z800. En 2007 el modelo recibió significativos cambios tanto en el propulsor, como en la parte ciclo y también a nivel estético, lo veremos con detalle.

La Kawasaki Z 750 competía en precio con otras naked tetracilíndricas de 600 cm³ como la Honda CB 600 F Hornet, la Suzuki GSR 600 o la Yamaha FZ6; pero lo que la hacía especial y diferente era su motor. Las otras marcas japonesas habían optado por coger los propulsores que ya empleaban en sus respectivos modelos deportivos, luego los descafeinaban un poco mediante la electrónica y otros cambios menores, y por último ponían ese nuevo motor más civilizado en sus naked.

Kawasaki Z750 04

Kawasaki sin embargo tomó otro camino. Cogió el motor de la Z1000 que se había presentado un año antes y le colocó unos pistones de menor diámetro, reduciendo la cilindrada a 750 cm³. En la práctica, mientras que las otras motos tienen motores más puntiagudos y hay que revolucionarlas mucho para obtener la potencia, la Kawasaki Z 750 está mucho más llena en todo el rango de revoluciones. Esto es debido en parte por esos 150 cm³ extra pero también porque es un motor de carrera larga. Con la Z 750 Kawasaki anticipó lo que vendría años después con las street figthers, esas naked con apariencia de estar enfadadas y que cuentan con un gran par motor.

En cuanto a la parte ciclo, las especificaciones son bastante discretas sobre todo si tenemos en cuenta que la moto pesa 195 kg en vacío y que con sus 104 CV no anda poco precisamente. Kawasaki decidió recortar costes en este apartado para vender la moto a un precio final lo más atractivo posible. El chasis es de acero de doble viga, al igual que el basculante. La horquilla delantera es convencional de 41 mm de diámetro, quizá lo que más desmerece el conjunto. Por último, los frenos también son muy sencillos, con sendas pinzas de anclaje axial de dos pistones.

Kawasaki Z750 S

La Z 750 también tuvo una versión semi carenada: la Z 750 S. La versión S introducía algunos cambios aparte del carenado, como el asiento de una sola pieza, la instrumentación analógica y unas geometrías menos radicales. Todas estas modificaciones buscaban adaptar la moto pensando en un uso más polivalente y práctico dejando un poco de lado la faceta deportiva.

En 2007 llegó el restying del modelo. Los cambios son importantes y se podría decir que incluso fue una nueva generación. El motor se modificó para mejorar la entrega de potencia a medio régimen y también para conseguir un tacto más suave y con menos vibraciones. La parte ciclo se mejoró con una horquilla invertida, corrigiendo la principal deficiencia de la moto. A parte de eso también se introdujeron cambios estéticos tanto en el propulsor como en la instrumentación como en la careta de la moto.

Kawasaki Z750 R

Por último, en 2011 Kawasaki también sacó una versión más extrema del modelo: la Kawasaki Z 750 R. Esta variante está basada en el restyling de 2007m pero introducía una serie de cambios para mejorar las prestaciones dinámicas. La horquilla delantera pasaba a ser multiajustable y estaba firmada por Showa. La amortiguación trasera también era diferente y de mejor calidad. Los frenos se mejoraron con latiguillos metálicos y pinzas con anclaje radial de cuatro pistones para el eje delantero. Como broche de oro, también había cambios estéticos y en la instrumentación para diferenciar el modelo premium del convencional.

La Kawasaki Z 750 ha conservado un muy buen valor de reventa pese a que ya es un modelo veterano, con 14 años a sus espaldas. Las motos que se conservan en buen estado tienen precios elevados. Si buscas unidades de la primera serie prepara 2.000 euros para desembolsar. Si por el contrario quieres la versión restilizada tendrás que gastar mínimo 3.000 euros. Finalmente, si lo que a tí te gusta es la Z 750 R, entonces deberás dejarte 4.500 euros para conseguir una.

COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.