Menu

Moto del día: Honda Innova 125

Austera, ruda, y más dura que el granito

Moto del día: Honda Innova 125

La Honda Innova 125 es una moto muy especial y diferente que deriva directamente de la Honda Super Cub, la moto más vendida de la historia y el modelo que hizo de Honda lo que es hoy en día. Hay infidad de variantes y de nombres para este modelo, dependiendo de dónde se comercializó y el año. En nuestro país, la Innova estuvo a la venta de 2003 a 2012, cuando fue sustituida por la Honda Wave. Recibió un restyling en 2009 cuya principal novedad era la inyección electronica de combustible para el motor y cambios estéticos para agraciar un poco el modelo.

La Honda Innova es una moto rara y atípica en muchos aspectos. Es un concepto de motocicleta que tiene mucho éxito en otras zonas del mundo, principalmente en países emergentes, pero que en Europa no ha calado muy bien puesto que tenemos unas necesidades de movilidad y unas preferencias diferentes.

Estamos ante la motocicleta más utilitaria que os podáis imaginar. Su máxima de diseño es buscar una moto lo más práctica y funcional posible como medio de transporte, dejando de lado cualquier otro aspecto. Es de esos vehículos que se idean para motorizar al pueblo por muy poco dinero. En España nuestro equivalente a eso era el Vespino, aunque las similitudes se quedan ahí porque la ingeniería y sofisticación de una y otra no aguanta comparación a favor del modelo nipón.

Honda Innova 125 4

La Honda Innova es… una mezcla. Tiene elementos que son propios de una scooter, como el carenado integral que rodea todo el vehículo, el espacio libre de la carrocería entre el asiento del piloto y el manillar, o el hueco porta objetos de debajo del asiento. Por otra parte tiene elementos de una motocicleta convencional, como la transmisión por cadena, la caja de cambios de cuatro velocidades y la distribución de sus mandos: el freno trasero en el pie derecho y la palanca de cambios en el pie izquierdo. Se puede decir que tiene las ventajas de una scooter, pero que se conduce y tiene el tacto de una moto convencional. Como digo, es un concepto mixto, difícil de ver por estas tierras.

El motor es un monocilíndrico refrigerado por aire con dos válvulas en cabeza. La potencia es de unos modestos 9,3 CV que mueven sin problemas el conjunto de apenas 102 kg de peso. Mención especial merece la caja de cambios semiautomática de cuatro velocidades. La moto tiene un embrague centrífugo que se activa cuando aceleras el motor en las salidas desde parado, como en una scooter. Aparte de eso, se suben las marchas apretando con la puntera del pie hacia abajo la palanca de cambios, mientras que si queremos reducir hay que apretar hacia abajo con el talón la parte trasera de la misma.

Es un poco lioso al principio, pero cuando comprendes su funcionamiento resulta de lo más sencillo e intuitivo. No llega a ser un cambio 100% automático como un variador, pero es casi tan cómodo de conducir como este y con un tacto mucho más informativo y directo de lo que está pasando entre el motor y la caja de cambios. Otra ventaja es que la mano del embrague queda libre de su tarea, ya que no hay maneta. De esta forma, en los países donde esté permitido, los hay que aprovechan esa libertad para llevar a su hijo en brazos, ir hablando por el móvil mientras conducen o cargar con las bolsas de la compra.

Honda Innova 125 3En cuanto a la parte ciclo, tenemos unos neumáticos muy muy estrechos montados en llantas de radios de 17″. El freno es de disco adelante y tambor atrás, y en general cumple sobradamente dado el peso y la potencia de la moto. El chasis es una columna de viga baja hecha con tubo de acero de seccion rectangular. El motor se ubica en posición central «colgando» de dicha columna, entre el asiento y la rueda delantera, con el cilindro orientado horizontalmente. La amortiguación es de horquilla simple de 26 mm y amortiguadores gemelos atrás.

Quizá la mayor ventaja de esta moto es su coste de utilización. Es una de la motos con el coste por kilómetro más bajo.  El consumo es de unos ridículos 2 l/100 km, y el resto de los mantenimientos también son muy económicos, ya que el precio de las piezas es irrisorio y la mecánica es realmente sencilla. Casi todas las operaciones  de mantenimiento se pueden realizar en muy poco tiempo y con un puñado de herramientas básicas. Como ejemplo de esto podemos ver el cubrecadenas integral que alarga enormemente la vida de la misma al impedir que la suciedad y el agua penetren en ella. También tiene arranque por patada, así que no necesita ni batería para poder funcionar.

El diseño de la Honda Innova está pensado para  países en vías de desarrollo. Es una moto que tiene que valer para todo: como vehículo familiar, como vehículo de carga, ser capaz de transitar por caminos de tierra rurales o carreteras muy rotas, etc. Puede que sea un modelo algo tosco para el estándar europeo, donde estamos acostumbrados a ver scooters muy refinados y urbanitas, pero esta tosquedad también implica una gran robustez y polivalencia ante todo tipo de condiciones y trato de uso. Es habitual ver fotografiás de estas motos en otros países cargadas con tres o cuatro personas, o también transportando mercancías de gran volumen y peso.

Honda Innova 125 5

Como os podéis imaginar, el ámbito de uso de esta moto es la ciudad. Ahí su tamaño y peso contenidos hacen las delicidas del conductor que podrá meterse por donde quiera con tamaña agilidad. En carreteras, si no tienes prisas, cumple. La postura es erguida y el escudo frontal nos protege del viento y las inclemencias en las piernas, aunque el torso superior y la cabeza quedan totalmente al descubierto. De todas formas, la velocidad punta de la Innova no es muy elevada. Se pueden mantener cruceros de 80-85 km/h y alcanza una máxima de 110 km/h. Con estas cifras, la protección aerodinámica no es una necesidad imperiosa. Quizá el mayor hándicap de la moto es su autonomía. El depósito posee 3,7 litros de capacidad, y gracias a su austero consumo, la autonomía se queda en unos 185 km.

La Honda Innova se vendió poco en España y por eso es complicado encontrarlas de segunda mano. Hay pocas y suelen estar localizadas en Barcelona o en el sur. Si os gusta el concepto de moto espartana, robusta y muy muy económica es una gran elección. Por otra parte, si queréis ampliar el abanico también podéis buscar a su sucesora, la Honda Wave. Los precios rondan unos 1.000 euros y por esa cantidad se pueden encontrar tanto unidades en buen estado como otras que están hechas polvo.

COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Irene
Invitado
Irene

Hola, Gonzalo.
¿Me la recomiendas para ir al trabajo (20 km de trayecto)?


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.