Menu

Moto del día: Kawasaki ZZR 1200

Otra de esas motos "hayabusescas"

Moto del día: Kawasaki ZZR 1200

La Kawasaki ZZR 1200 es otras de estas motos «hayabusescas» que tan bien se le ha dado hacer siempre a Kawasaki. Estamos hablando de productos sport turismo, pensando en la velocidad punta más salvaje que se nos pueda ocurrir, en línea recta, eso sí. La Kawasaki ZZR 1200, como casi todas las ZZR, era una moto pensada para circular por autovía «a todo trapo», en aquella época en la que la gasolina era barata y los radares un rara avis.

Se presentó en 2002 para sustituir a la Kawasaki ZZR 1100. que en su día, cuando vio la luz en 1993, fue la moto de producción más rápida del mundo. Nuestra protagonista no tuvo ese honor a comienzos del nuevo milenio, ya que la gloria se la llevó la Suzuki GSX-R 1300 Hayabusa. Aun así, con 294 km/h de velocidad punta, la cosa no se quedaba muy lejos.

En líneas generales, la Kawasaki ZZR 1200 no fue una revolución, sino un modelo muy continuista con la idea y filosofía que había propuesto su antecesora nueve años atrás. Básicamente se modificó toda la estética de la moto, respetando un poco las formas y las proporciones, pero actualizando las líneas a las nuevas corrientes de diseño.

Kawasaki ZZR 1200 3

Si nos fijamos, son unas formas redondas y suaves, muy de comienzos del nuevo milenio, y además eran ideales para mejorar la aerodinámica del conjunto, algo crítico en este tipo de motos «tren bala». La ZZR era una moto larga y muy baja, persiguiendo la estabilidad a alta velocidad y la aerodinámica. En ese aspecto es inconfundible y mantenía la esencia de las anteriores ZZR 600 y ZZR 1100.

Mecánicamente hablando, el motor era una evolución del de la ZZR 1100. Se aumentó ligeramente el cubicaje, que pasaba de 1.052 a 1.164 cc. La potencia no sólo creció en 7 caballos, pero a cambio la suavidad del motor, así como la entrega de par y funcionamiento a medio y bajo régimen eran mucho mejores. Es algo vital, porque si conduces esta moto civilizadamente siempre vas a ir en esa zona del cuentavueltas.

Siendo una moto de gama alta en pleno 2002 no sé cómo en Kawasaki no decidieron incorporar al modelo la inyección electrónica de combustible, gran patinazo por parte de los de Akashi

A nivel de parte ciclo el chasis también mejoró con un esquema más rígido, que aportaba mejor estabilidad a alta velocidad. El resto de componentes eran… estándar. Todavía no habían llegado los frenos de disco radiales o la horquilla invertida. Y en parte, este conservadurismo de Kawasaki fue un poco el causante del fracaso de este modelo.

Kawasaki ZZR 1200 4

En pleno 2002, quisieron respetar tanto la esencia de la ZZR 1100 que no innovaron mucho, ni en lo estético ni en lo técnico, y en parte daba la impresión de ser una moto antigua nada más salir al mercado. La óptica frontal seguro que tampoco ayudó a hacer más apetecible el modelo.

Es en parte por esto que la demanda del modelo fue bastante baja, así que los de Kawa se pusieron las pilas y en 2006 presentaron a su sucesora, la Kawasaki ZZR 1400, que ha aguantado en el mercado hasta hace bien poquito, cuando se ha descatalogado.

Hoy en día este tipo de motos no tienen mucho sentido, la verdad. Los «buenos años» como me gusta llamarlos, ya se acabaron. Hoy en día todo es eléctrico, o híbrido, Euro 5, anti cambio climático, ecológico y con reducción energética A+++. Se acabaron aquellos años mágicos. Quizá la década de los 90 fue la mejor para este desenfreno.

Petróleo barato, la velocidad no estaba perseguida y los ingenieros tenían las manos libres para hacer los productos más salvajes y estrafalarios que nos podamos imaginar, y lo mejor es que la gente los compraba. Hoy en día si le tienes un poco de aprecio a tu carné de conducir y a tu libertad no se puede correr, y lo peor es que debido a su peso y a su baja agilidad (son motos pensadas para ser estables a 300 km/h, no para girar rápido) no es un vehículo al que se le pueda sacar mucho partido en el día a día.

Para viajar a 120 km/h con comodidad te vale hasta una Honda CB 500 X de 48 CV. Vas a ir igual de bien y con un tercio del gasto. En carreteras de curvas tampoco se les saca el jugo a estas propuestas por lo antes mencionado. Son 240 kg de moto y la distancia entre ejes tampoco ayuda.

Para tener el motor que tiene, el peso que tiene, y ser de carburación, el consumo de combustible tampoco es muy elevado. Se conforma con 6,2 l/100 km. Sin duda el trabajo aerodinámico del modelo, así como las marchas largas que lleva (para ir a 300 necesitas casi una sexta de coche Diesel), ayudan a mantener esta cifra bajo control.

De segunda mano los precios arrancan desde 3.500 euros. No son motos tan propicias al castigo por parte de sus dueños como puede ser una deportiva pura. El tipo de dueño de una ZZR 1200 de estas es de otro perfil. Es por eso que la mayoría de unidades que hay a la venta están bien cuidadas y con kilometrajes nada exagerados.

Calcula cuánto cuesta asegurar una Kawasaki ZZR 1200 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Pedro Ivan
Mecánico
Pedro Ivan

De toda la saga ZZR es mi favorita, y no estoy de broma, pese a ser una gran desconocida por aquí, cierto usuario montado en su flamante ZZR 1400 me llegó a negar la existencia de una ZZR 1200, ciertamente nació anticuada, pero nose es casi como un restyling de la 1100 y como digo desde su lanzamiento me ha atraído.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.