Moto del día: KTM 950 Supermoto

Moto del día: KTM 950 Supermoto

Brutalidad en estado puro


Tiempo de lectura: 3 min.

La KTM 950 Supermoto es una auténtica locura, una bestia parda que requerirá de todas tus habilidades de conducción para domarla y sacar lo mejor de sí misma. El modelo estuvo muy poquito tiempo a la venta, ya que se estrenó en 2006 y fue sustituido por la KTM SM 990 en 2008.

Esta moto se diseñó por y para conseguir emociones fuertes, descargas masivas de adrenalina en el torrente sanguineo de quienes la pilotan y una gran sonrisa en su cara, fruto de la diversión que produce. Una moto recreativa y 100% emocional.

Todo en ella es agresivo y extremo, se diseñó así, sin concesiones al confort o a la polivalencia; estamos ante un juguete para niños grandes. El principal culpable de este desenfreno es el propulsor bicilíndrico a 75 º de 950 cm3 que monta la supermoto. Es la unidad de potencia que también empleaban la KTM 950 Super Duke  y KTM 950 Adventure, solo que aquí se prescindió de la inyección electrónica de sus hermanas y se siguió recurriendo a una pareja de vetustos carburadores.

KTM 950 SM 2

De hecho es una de las últimas KTM de asfalto que recurrieron a la carburación y eso hace de ella una moto si cabe más pura, especial y tradicional ya que le otorgaba una personalidad propia a la mecánica que no puede conseguir una ristra de unos y ceros, al menos de momento.

Rinde 98 caballos a tan solo 8.000 vueltas, y tiene un tacto muy vivo ya que esta mecánica es capaz de subir muy rápido de régimen. El par motor, por otra parte, es de unos contundentes 91 Nm, y es que contundencia es una de las palabras que mejor definen a esta moto.

En cuanto a ciclística, os podéis imaginar, va en la línea de todo lo que hace KTM con componentes “pata negra”, como las suspensiones WP, de horquilla invertida en el tren delantero y un chasis de acero tipo trellis para mantener la rigidez alta y el peso bajo. La frenada es otro de sus platos fuertes, con unas pinzas de anclaje radial firmadas por Brembo.

El consumo no es bajo. Las medias pueden superar con facilidad los 7 l/100 km en un uso normal, mientras que si vas a por faena la cosa puede incluso subir hasta los dos dígitos, pero… ¿a quién le importa? El ocio es caro: ir al cine, salir de copas, viajar… si lo ponemos en su contexto y medimos la relación felicidad/precio, la KTM 950 SM es una de las actividades que mejor paradas salen en ese ratio.

En cuando a su faceta funcional, podemos decir que no es muy buena. Esta moto es una devoradora de curvas y donde tiene sentido es en un puerto super revirado de montaña, o mejor aun, en un circuito de karting o de supermotard.

Si la quieres para ir a comprar el pan y a trabajar todos los días, no te la recomiendo, hay cosas infinitamente mejores. Consume mucho, devora las ruedas casi a mayor velocidad que la gasolina y en ciudad tiende a calentarse bastante si el tráfico no es muy fluido. Lo mismo le pasa con las autovías de largas rectas. La nula protección aerodinámica y la postura al ataque pensada para dar lo mejor de sí misma en curvas no ayudan en estas situaciones.

Al final esta moto es muy interesante si tienes otra montura más racional y práctica para el día a día, y lo que buscas es algo más cañero para desfogarte el fin de semana. Es un producto demasiado específico, demasiado enfocado a un único ámbito. De segunda mano rondan los 4.000 euros, mucho dinero para dar solo un paseito los fines de semana, pero si te animas a coger una, ella te lo compensará con creces.

COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto, la charla sería de órdago.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Rodrigo

Sinceramente, el "bicho" de las motos me picó ya siendo adulto y desde entonces no he parado de disfrutar una y otra vez hasta que lo he convertido en parte de mi profesión. Tan pronto te hago una sesión de fotos que te destripo un motor o te transformo una moto en cafe racer. Las motos son mi pasión y me encanta todo lo que les rodea