Moto del día: Maico 250 B

Moto del día: Maico 250 B

La primera moto para el ejército alemán tras la II Guerra Mundial


Tiempo de lectura: 3 min.

Si el otro día hablábamos de la Hercules K 125 BW, no podemos dejar pasar los días sin recordar a su antecesora y primera motocicleta desarrollada para el recién creado ejército alemán. Fue allá en 1956 cuando se creó la Bundeswehr (ejército de la República Federal Alemana), y en un principio solamente podían utilizar motos comerciales. Sin embargo, en 1959 se presentó el primero modelo desarrollado expresamente para su uso, la Maico 250 B.

Maisch & Co, también conocida como Maico, ya era todo un referente en motos off road así que era una garantía de éxito. La moto estaría disponibel en 1960, encargando el ejército una primera tira de 10.000 unidades. Como en el caso de la Hercules, la B en el nombre hacía referencia al Bundeswehr, como una versión militar específica.

¿Era una moto completamente nueva desarrollada desde cero? Ni mucho menos. Maico ya tenía una moto similar en el catálogo, y lo que hizo fue adaptarla para cubrir las necesidades concretas en servicio de mensajería en el frente, comunicaciones, intendencia y policía militar. Es por ello que usaron como moto de partida la Maico M 250 Blizzard. Nos anotamos hablaros algún día de este popular modelo de la marca alemana.

Maico 250 B 02

De las 10.000 unidades fabricadas en un primer momento, aproximadamente un tercio de ellas se ensamblaron en la factoría de Zweirad-Union respondiendo a temas políticos. Maico suministraba el motor, depósito, horquilla y las ruedas, que eran fabricados junto a las motos completas en Nuremberg. El resto de elementos se hacían localmente, y se ensamblaba todo el conjunto.

Hablando del motor, este era una unidad monocilíndrica de dos tiempos con refrigeración por aire y una cilindrada de 247 cc (67×70 mm). Era capaz de desarrollar un máximo de 14,9 CV a 5.200 rpm. Con un peso total de 165 kg aproximadamente (incluyendo un depósito de 16 litros), era capaz de alcanzar los 100 km/h.

Maico 250 B 03

Los cambios de la Maico 250 B respecto a la Blizzard se centraban en el chasis, hecho con tubos ovalados en vez de redondos (aumenta la resistencia), guardabarros menos envolventes para evitar la acumulación de barro entre ellos y las ruedas, además de un escape posicionado en un lugar más elevado. El resto de elementos, hasta donde hemos podido saber, eran compartidos: horquilla telescópica, doble amortiguador hidráulico trasero o los frenos de tambor en ambos ejes, sobre llantas de 18 pulgadas.

Un dato importante en estas motos pensadas para servicios duros es la capacidad de carga. En este caso podía cargar 170 kg adicionales y además contaba con una capacidad de remolque de otros 115 kg adicionales. La caja de cambios era de cuatro velocidades, con un sistema de transmisión final por cadena.

La Maico 250 B estuvo en producción hasta 1969, y en servicio las últimas unidades fueron retiradas nada menos que en 1983, muchas de ellas tras 20 años de duro servicio y quien sabe, centenares de conductores diferentes que le harían mil y una perrerías. En la página de Classic Trader, donde tienen una a la venta en estado original (de donde hemos sacado las fotos), podéis admirar un montón de detalles de ella.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.