Moto del día: Malaguti Dune 50

Moto del día: Malaguti Dune 50

Inspiración Dakar en formato pequeño


Tiempo de lectura: 2 min.

La Malaguti Dune 50 fue lanzada en 1987. La marca italiana llevaba desde principios de los 80 comercializando modelos de enduro, pero este fue su primer modelo de clara inspiración Dakar, y competidora directa de la Aprilia Tuareg Rally. Estuvo en producción hasta 1993, momento en el cual la fábrica cesa la producción de ciclomotores para centrarse en los scooter. Fue un modelo curioso, novedoso en sus líneas exteriores, pero penalizado por un motor demasiado vetusto aunque extremadamente fiable.

La primera generación de la Malaguti Dune 50 llegó, como dijimos, en el 87. Compartía muchos elementos con las enduro de la marca, en este caso el chasis era el mismo que en la Malaguti MDX: un doble cuna de acero de alta resistencia al que se ancla el motor Minarelli MR4 en su versión más básica.

Otros modelos de la marca ya llevaban, los RV4A o los T4GS, pero no era el caso de la Dune 50. Esto suponía que no disfrutaba de admisión por láminas o engrase separado, algo que sí estaba presente en sus hermanas endureras, o arranque eléctrico.

Malaguti Dune 50 01

El monocilíndrico de dos tiempos y 49,9 cc (38×44 mm), estaba revestido en níquel-silicio, contaba con refrigeración líquida y alimentación mediante un carburador Dell’Orto de 22 mm. Caja de cambios de cuatro velocidades, embrague multidisco en baño de aceite y un depósito que era capaz de albergar 9 litros de gasolina con mezcla de aceite (recordemos que no tenía engrase separado). El peso era de 80 kg.

Montaba una horquilla delantera de 200 mm de recorrido y un monoamortiguador trasero. Como novedad respecto a las otras enduro, el freno trasero era de disco (hablan en unos sitios de 185 mm y en el manual 200 mm, así que tenemos dudas), combinado con otro delantero de 220 mm. Llantas de radios de 21″ y 18″ calzaban neumáticos de tacos de 2,75″ y 3,50″ delante y detrás, respectivamente.

Un año después, la Malaguti Dune 50 mutó y se hizo todavía más “dakariana”. La óptica delantera cuadrada dio paso a una doble óptica redonda, y con ello un pico de pato muy Suzuki DR Big. Paramanos, protector de disco delantero, portaequipajes trasero, etc. Exteriormente era un modelo que entraba fácil por los ojos y que desterraba a las típicas motos enduro que tanto proliferaban por las calles en manos de los jóvenes.

Había además una nueva horquilla invertida Paioli de 33 mm. El arranque era a patada, pero una versión superior con apellido ES ofrecía arranque eléctrico. Y como detalle distintivo, seguía con el doble escape trasero dorado. Siguió sin cambios hasta 1993, momento en el que cesó su producción. Nunca estuvo disponible en España, pero sí la versión con motor de 74 cc y que compartía todo menos el motor.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.