Moto del día: Malanca Testa Rossa 50

Moto del día: Malanca Testa Rossa 50

El sueño de muchos chavales italianos en los años 60


Tiempo de lectura: 3 min.

Las pequeñas cilindradas siempre han sido vistas como un simple trámite, los primeros pasos en la vida de un motero hacia el sueño, hacia el momento más deseado: una moto “de verdad”, de al menos un cubicaje medio y capacidad para salir a carretera y recorrer medio mundo. Y en parte, no falta razón en esa forma de pensar, pero en realidad, las pequeñas cilindradas son uno de los pilares de la industria de la moto y además, guardan historias y modelos de lo más interesante y llamativo. No olvidéis que Ángel Nieto reinó en las categorías inferiores y aun así, siempre será recordado como un grande entre los grandes del motociclismo español.

De hecho, mientras Nieto se hacía son su primer título en la categoría de 50 centímetros cúbicos, aparecía en Italia una moto interesante, tanto por diseño como por prestaciones, pero también por denominación: Malanca Tesa Rossa. Sí, efectivamente, como los Ferrari, o más concretamente, como el Ferrari 250 Testa Rossa de los años 60 –el otro era Testarossa, todo junto–. Una moto deportiva italiana, al más puro estilo de finales de los 60 y con la particularidad, de que algunas unidades tenían la culata pintada de color rojo –testa rossa, cabeza roja–.

Malanca era una compañía fundada en 1956 por Mario Malanca tras haber trabajado en Ducati. Fue una marca de éxito en competición, sobre todo en las categorías de 50 y 60 centímetros cúbicos, donde logró seis títulos del Campeonato Italiano en cinco años, aunque poco después la categoría de 50 centímetros cúbicos empezó a decaer en favor de las 125. La sociedad dejaba atrás la Segunda Guerra Mundial y aquellas motos que habían servido como vehículo y pasión de mucha gente, dejaban su lugar a una lógica evolución, que era subir un escalón en potencia y prestaciones.

La Malanca Testa Rossa se lanzó en 1968, cuando las 50 centímetros cúbicos todavía tenían peso en el mercado. Era un modelo radical, muy deportivo, pero, como hemos dicho antes, al estilo de los años 60: cuerpo muy estrecho, muy ligera, semi manillares en posición bastante radical y un motor de un solo cilindro con 48 centímetros cúbicos, refrigerador por aire, que se tomaba de la Malanca Competition y que fabricaba Franco Morini. Motor que en Italia, por normativa, solo rendía 1,5 CV a 5.200 revoluciones, pero que en los modelos de exportación, gracias a montar un carburador de 20 milímetros, alcanzaba los 9 CV a 7.000 revoluciones y le permitía superar los 90 km/h. La caja de cambio era de cuatro velocidades, aunque en 1972 adoptó una caja de cambios manual de cinco relaciones y un motor ligeramente revisado.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto, la charla sería de órdago.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto, la charla sería de órdago.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.