Moto del día: Montesa Cota 349

Moto del día: Montesa Cota 349

En 1979 la Montesa Cota 349 daba un relevo exitoso a la 348 insistiendo en el incremento de cilindrada.


Tiempo de lectura: 5 min.

La Montesa Cota 349 aparece a finales de 1979 sucediendo a la 347 de dos años antes. No obstante, vamos a ponernos en contexto yendo hasta 1965. Y es que en aquel año Sammy Miller – tan excepcional y versátil en el papel de piloto como en el de probador – se hizo con la victoria en los Seis Días de Escocia. Y no, aquella no fue una simple temporada más en la historia de esta prueba ya centenaria. Lejos de ello, marcó un punto de inflexión total y absoluto respecto al diseño de las motocicletas usadas en el Trial.

No en vano, la Bultaco Sherpa T – unidad preserie experimental – con la que cosechó el primer puesto se caracterizaba por su ligereza y maniobrabilidad. En parte, gracias a su motor monocilíndrico con dos tiempos. En otras palabras, no tenía nada que ver con las pesadas monturas de cuatro tiempos producidas por los fabricantes británicos. De esta manera, la conocida como Sherpa T “Sammy Miller” pasó a la historia como la máquina responsable de inaugurar el Trial moderno, superando a los viejos diseños basados en adaptar al Off-Road modelos que, en base, se movían en el segmento de las turismo o, como mucho, del Cross o el Trail.

Eso sí, llegados a este punto cabe preguntarse cuál fue la nueva tónica dominante en lo que a evolución mecánica se refiere. Pues bien, analizando con perspectiva lo cierto es que el periodo comprendido entre 1965 y 1980 viene comandado por el aumento de cilindradas a fin de lograr la mayor fuerza posible aún revolucionando poco el motor. Es decir, justo lo contrario a lo que algunos fabricantes nipones habían interpretado en el Mundial de Velocidad, donde se llegaron a ver modelos como la Honda RC148 con – atención al dato – 22.000 revoluciones por minuto. Cifras que, como algunos aficionados apuntan, parecen más bien propias de motores eléctricos.

montesa cota 349 (1)

Desde que las monturas ligeras con dos tiempos rebasaran a las antiguas y pesadas monturas británicas con cuatro a mediados de los años sesenta, la motorización en el Trial estuvo presidida por el intento de ganar fuerza a bajas revoluciones

Montesa Cota 349, una montura ganadora

Cuando en 1968 Montesa presenta su Cota 247 no sólo logra un éxito comercial inmediato, sino también el reconocimiento del mundo profesional y periodístico gracias a la mezcla de excelente diseño y cuidada mecánica exhibida en dicha máquina. Un acierto cimentado en el largo trabajo realizado por Pere Pi con la 250 Trial – con unas 40 unidades producidas – hasta ganar en 1968 el primer Campeonato de España relativo a esta especialidad del Off-Road.

Tras esto, el piloto inglés Malcolm Rathmell ingresa a Montesa a finales de 1974 con la vista puesta en desarrollar una sustituta para la Cota 247. De esta manea, para la temporada de 1976 la casa catalana lanza la Cota 348 no sólo rediseñando la geometría de su bastidor sino, especialmente, incrementando el cubicaje del cilindro desde los 247 hasta los 305 centímetros cúbicos a fin de presentar unos mejores bajos. Y sí, de hecho lo consiguen. Es más, tanto aficionados como profesionales caen de nuevo rendidos ante los encantos de la gama Trial presentada por Montesa.

Asimismo, en la competición la Cota 348 se muestra realmente efectiva. Tan sólo un escalón por debajo de las Bultaco; dominadoras en el Trial al ganar de forma consecutiva el Mundial desde 1975 hasta 1979. No obstante, justo en aquel año la empresa de los Bultó entra sin remedio en una profunda crisis económica, firmando así su particular “crónica de una muerte anunciada”. De hecho, antes de acabar la década el propio Francisco Xavier Bultó abandonó la dirección de su empresa, dejándola en manos de una cooperativa de trabajadores ignorada tanto por bancos como por gobiernos.

montesa cota 349 (2)

Al año de su presentación el sueco Ulf Karlson ganaba con una 349 – evolucionada y en color blanco – el Mundial de Pilotos junto al de constructores, el cual repetiría la marca en 1981

Llegados a este punto, cuando en 1979 Montesa presentó la 349 ésta pasó al primer puesto del Trial con Bultaco fuera de combate. Respecto a su diseño, éste contemplaba las más de sus novedades en dos elementos concretos. El primero el chasis. De doble cuna y abierto en su zona baja, protegiéndose el grupo térmico mediante una plancha de aluminio. Y el segundo el motor, el cual aumentaba su cilindrada hasta los 349 centímetros cúbicos para rendir hasta 16 CV a 5.500 revoluciones por minuto. En suma, tanto por diseño como por comportamiento y rendimiento la Montesa 349 era una motocicleta de Trial realmente excepcional. Sin duda, una adecuada continuadora de las 247 y 348. Así las cosas – y habiendo pasado lo que había pasado en Bultaco – a los pilotos ya asentados en el equipo oficial – con Malcolm Ratmell y Ulf Karlson a la cabeza – se le sumaron otros como Manuel Soler, Yjrö Vesterinen, Toni Gorgot o Charles Coutard. Responsables de lograr dos mundiales de constructores y uno de pilotos a lomos de la 349. Sin duda, la montura protagonista en los últimos años de Montesa. Y es que, al fin y al cabo, ésta también se estaba encaminando a una situación terminal tal y como lo había hecho Bultaco muy poco antes.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto, la charla sería de órdago.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.