Moto del día: Montesa Impala 2 Rallye

Moto del día: Montesa Impala 2 Rallye

Fabricada sólo en preserie, este diseño salió de los trabajos realizados por Milá sobre la unidad llamada la " Sevillana "


Tiempo de lectura: 4 min.

Al igual que con otros muchos modelos prototipo, reconstruir la historia de la Montesa Impala 2 Rallye supone un apasionante ejercicio de arqueología del motor. Para empezar muchos aficionados se estarán preguntando qué es eso del “ 2 “ adherido al término Impala. Sin duda el primer punto por donde deberemos empezar, comprendiendo qué es y de dónde han salido las en torno a seis unidades de la Rallye fabricadas en forma de preserie, hoy en día en manos de apasionados coleccionistas de la marca en general y de la Impala en particular. En este sentido, en el repaso que estamos dando en Espíritu Racer al motociclismo histórico en la Península Ibérica ya os contamos hace unos días la historia de la Impala 2.

Fabricada entre 1982 y 1989, ésta fue el proyecto de Montesa por resucitar a su icónico modelo, el cual se había dejado de producir en 1972 para centrarse así de forma casi exclusiva en las monturas de campo según el mundo de las urbanas iba decayendo al son del auge nipón y la popularización del automóvil con los SEAT 600 y 124. Una resurrección que, de primeras, parecía no tener ningún sentido comercial. Pero que la dirección de Montesa juzgó adecuada al pensar que la Impala podría seguir teniendo hueco dentro de un segmento económico. Respecto a las modificaciones introducidas por la Impala 2 destacaron el depósito en fibra de vidrio y unas llantas más actuales sacadas de la Crono 350.

En el apartado mecánico, el motor escogido fue el tradicional bloque de 175 centímetros cúbicos con 10,5 CV a 5.500 revoluciones por minuto, aunque también se ofreció la opción de montar uno con cuarto de litro de cilindrada. La única vez en toda la historia de la Impala, culminando la trayectoria de la saga con esta última y más potente actualización. No obstante, ¿cómo se desarrolló la Impala 2? Pues bien, cuando Leopoldo Milá recibe el encargo por parte de la dirección de Montesa se encuentra con un problema. No cuenta con una Impala original a su disposición para ensayar las modificaciones pertinentes. Problema que se resuelve encontrando una unidad de finales de los sesenta aún disponible en un concesionario de Sevilla.

impala 2 rallye (1)

Para el desarrollo de la Impala 2, Milá se hizo con una unidad procedente de un concesionario de Sevilla que posteriormente le sirvió para seguir realizando ensayos y trabajos hasta su jubilación. De hecho, sobre lo hecho en ella se ultimaron las especificaciones de la Rallye

Montesa Impala 2 Rallye, de la “Sevillana” a los modelos de preserie

En el mundo de los aficionados a Montesa existe una Impala conocida como la “ Sevillana “. Protagonista de los ensayos realizados por Milá para la aparición de la Impala 2, esta unidad sigue existiendo y rodando como muestra del afán creador de aquel diseñador básico en la historia de la marca. Veamos. Para 1982 al fin sale la Impala 2 al mercado. A priori parece que ya estaría todo hecho, pero Milá piensa que aún hay hueco para nuevas mejoras, por lo que se dispone a usar a la “ Sevillana “ a modo de banco de pruebas para un hipotético nuevo modelo tras haberla amortizado como base del desarrollo de las Impala 2.

Así las cosas empieza a vislumbrarse la Impala 2 Rallye. Para empezar, sobre la base de aquella unidad Milá incorpora novedades como los discos de freno. Muy llamativos especialmente en la rueda delantera, donde lleva dos que obviamente mejoran el rendimiento de los originales de tambor. Además, la caja de cambios incluye una quinta marcha y la transmisión fue seriamente alterada. También se aplicó un tubo de escape más largo para completar los cambios que sí sabemos llegaron a la preserie de la Impala 2 Rallye desde la “ Sevillana “.

Elementos a los cuales se añadieron una nueva dirección y un embrague totalmente rediseñado, teniendo nuestras dudas al respecto sobre si éstas dos últimas modificaciones fueron sólo montadas de forma experimental en la “ Sevillana “ – sobre aquella unidad Leopoldo Milá siguió trabajando hasta su jubilación – o también se aplicaron a las escasas unidades de preserie de la Impala 2 Rallye. Llegados a este punto, la verdad es que la Impala 2 Rallye puede llegar a despistar bastante a cualquier aficionado.

impala 2 rallye (1)

Dado que nunca llegó a serie y comercialización, resulta muy complejo dar en vivo con alguna de las Rallye de preserie. Reconocibles no sólo por su carenado, sino especialmente por los frenos de disco

No obstante esto no deja de ser algo normal, pues al fin y al cabo estamos hablando de un vehículo que se quedó en la fase de preserie, muy desconocido por tanto. En lo referido al motor se dispuso el bloque de 175 centímetros cúbicos, y en lo visual las Impala 2 Rallye se reconocen por el gran carenado blanco en dos piezas. De esta manera, la verdad es que resulta de lo más interesante conocer la historia de este ensayo, siendo una buena muestra de los últimos capítulos entregados por la icónica motocicleta nacida en 1962.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.