Moto del día: Triumph Bonneville TT Special

Moto del día: Triumph Bonneville TT Special

Ideada por Bill Johnson, esta fue una de las variantes más populares del modelo en las carreras americanas


Tiempo de lectura: 4 min.

Aunque Triumph es una marca de indudable sello británico, lo cierto es que modelos como la Triumph Bonneville TT Special atestiguan una conexión imprescindible con el mercado norteamericano. De hecho, el propio nombre de la motocicleta de la cual deriva se debe a uno de los lugares donde más récords de velocidad se han batido en los Estados Unidos. Hablamos de las salinas de Bonneville en Utah, donde el piloto Johnny Allen sobrepasó los 311 kilómetros por hora en 1955 con una montura especialmente preparada en lo aerodinámico además de estar propulsada por un motor de la marca Triumph.

En base a ello, cuando en 1959 se presentó la nueva motocicleta de la marca ésta no dudó en bautizarla con el nombre de aquel lugar. Así nacía la Bonneville T120, siendo el primer paso para las tres generaciones del modelo que habrían de llegar hasta la actualidad, configurando una de las sagas más icónicas y celebradas en el mundo del motociclismo. Así las cosas, una de las cuestiones más relevantes de la Triumph Bonneville desde su lanzamiento fue la alta velocidad punta que podía desarrollar con su motor de dos cilindros en línea y 650 centímetros cúbicos. Exactamente más de 185 kilómetros por hora sin necesidad de tocar los ajustes provenientes de fábrica.

Gracias a ello, la Bonneville fue escogida desde sus primeros meses por numerosos pilotos para disputar todo tipo de pruebas. De hecho, en 1962 el modelo ganó las 500 Millas de Thruxton así como en 1967 y 1969 el título de constructores en el TT de la Isla de Man. Con todo ello, no es de extrañar que al poco de ser presentada la Triumph Bonneville empezase a tener variantes de competición en los Estados Unidos, donde diversos talleres y distribuidores cooperaban con la central británica de cara a adaptar la gama a las necesidades y nichos de mercado locales. Justo el contexto comercial donde nació la Triumph Bonneville TT Special.

triumph boneville tt special (1)

Diseñada por Bill Johnson, aquí demostró no sólo ser un excelente piloto sino también poseer habilidades para modificar motocicletas como hizo durante su gestión del concesionario que abrió después de la Segunda Guerra Mundial

Triumph Bonneville TT Special, la creación de Bill Johnson

Una de las cuestiones más interesantes de la Triumph Bonneville TT Special es que no nació en el Reino Unido. Lejos de ello, fue ideada en 1963 por el piloto Bill Johnson. Una de las leyendas del motociclismo deportivo en América, destacando desde los años veinte como un consumado experto en carreras de ascenso, siendo uno de los primeros deportistas negros capaces avanzar en el mundo de las dos ruedas a pesar de la rígida y brutal segregación racial impuesta en todo tipo de competiciones así como en la American Motorcycle Association.

De hecho, Johnson fue el primer socio de raza negra inscrito en la misma tras sobrepasar no pocas trabas y obstáculos burocráticos de todo tipo. Además, cuando se retiró de las carreras pocos años después de la Segunda Guerra Mundial abrió un concesionario especializado en Harley-Davidson. No obstante, también importaba modelos de Triumph, sirviendo a la creciente clientela que en la Costa Oeste demandaba unidades de la Boneville para correr en los circuitos ovales con pita de tierra. Algunos de ellos con ciertos obstáculos propios del motocross para añadir más emoción y dificultad a las pruebas.

Pues bien. Johnson se dio cuenta de las posibilidades de la Triumph Bonneville en esos circuitos así que en 1963 adaptó el modelo a los mismos. Así nacía la variante TT Special, que sacaba 54 CV a su bicilíndrico de 649 centímetros cúbicos llegando a sumar unas 900 unidades todas ellas transformadas bajo el amparo de la marca en el Reino Unido, la cual incluyó el modelo en el catálogo oficial que se pasaba a los distribuidores en Norteamérica.

triumph boneville tt special (3)

Desde que se presentó en 1959 la Bonneville tuvo diferentes adaptaciones a todo tipo de pruebas y circuitos de los Estados Unidos

Estuvo en fabricación durante al menos seis años, y aunque más o menos se pueden confirmar las prestaciones y datos mecánicos de la primera serie, lo cierto es que la Triumph Bonneville TT Special se modificaba cada año. Y eso por no hablar de las alteraciones experimentadas por cada unidad, ya que ésta fue una montura nacida directamente para las carreras con sus escapes muy abiertos, la relación de compresión lo más apretada posible, los carburadores de mayor tamaño y el prescindir de luces o más indicadores que el cuentarrevoluciones. En suma, una Triumph Bonneville de carácter radical pensada para los circuitos de tierra propios de los Estados Unidos.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.