Moto del día: Montesa Scrambler

Moto del día: Montesa Scrambler

Montesa aterrizó en el mercado americano con este modelo y unos padrinos de primera fila


Tiempo de lectura: 4 min.

Aunque no sea una de sus monturas más emblemáticas en lo tecnológico, la Montesa Scrambler no deja de ser una de las más importantes en la historia comercial de la marca. Y es que gracias a ella se fue poco a poco abriendo el mercado norteamericano, con la participación de diversos protagonistas de primera fila en el mundo del motor, logrando la rápida expansión de Montesa más allá del Atlántico después de haber consolidad su imagen en Europa con victorias tanto en motocross como en los circuitos de velocidad. La mayor parte de ellos en los campeonatos de España y las 24 Horas de Montjuïc respectivamente.

Pero vayamos al contexto. Para empezar, tenemos que situarnos a comienzos de los años sesenta. Un momento en el que el mercado motociclista español está viviendo una encrucijada vital, ya que el automovilismo ha empezado a popularizarse rápidamente teniendo como una de sus primeras y más notorias consecuencias el arrinconamiento del montar a dos ruedas como fórmula de movilidad diaria. De esta manera, los fabricantes van viendo cómo el grueso de sus ventas desaparece al tiempo que aumentan las del SEAT 600.

Así las cosas, no queda más que evidenciar cómo la motocicleta va quedándose relegada – en gran parte aunque no en totalidad – a segmentos de ocio con carácter deportivo. Llegados a este punto, diversas marcas se lanzaron a ampliar sus gamas en lo referente a las máquinas de campo. Un terreno con diversas especialidades como el trial o el motocross donde existía la oportunidad de labrarse una gran cantidad de clientes según estas competiciones ganaban fama y adeptos. De hecho, ya que este proceso también se dio en los Estados Unidos, Montesa vio una gran oportunidad de negocio en entrar a aquel mercado. Hecho que ocurrió a partir de 1963 con la Montesa Scrambler.

montesa scrambler (1)

El desembarco en los Estados Unidos vino precedido de la creación de una sociedad en la que participaron pilotos de F1 como Phil Hill o Dan Gurney

Montesa Scrambler, llega el desembarco en América

Hacia 1963 Montesa ya era conocida entre los aficionados americanos a las marcas europeas debido a sus éxitos en competición. De esta manera, el importador Kim Kimball – asociado con el famoso actor Steve McQueen – introdujo a Montesa en el mercado americano llegando a crear una red con más de 350 puntos de venta en la que fueron accionistas personajes tan icónicos como Dan Gurney – piloto de F1 y fundador de All American Racers – o Phil Hill – quien de aquellas acaba de correr varios años con Ferrari en la F1 -.

Llegados a este punto la verdad es que todo apuntaba en la buena dirección. No obstante, nada de aquello hubiera sido posible de no escoger a la motocicleta adecuada. Por ello, Kimball pensó que lo óptimo sería orientarse a las carreras sobre tierra. Al fin y al cabo, eran extremadamente populares en el Estados Unidos de aquel momento. Especialmente en California, donde se celebraban las llamadas “ carreras del desierto “.

De esta manera se pensó en la Impala Cross 175, rebautizada en los Estados Unidos bajo el más que significativo nombre de Montesa Scrambler, anunciando sus intenciones comerciales desde el primer momento. Precisamente estrenada en aquel 1963 que abrió las puertas de América a Montesa al fabricante, la Montesa Scrambler fue una montura de motocross derivada de la Impala, incluyendo adaptaciones como el nuevo tubo de escape, la mayor altura y recorrido de las suspensiones, los neumáticos de tacos o los guardabarros.

montesa scrambler (2)

Apostar por el mundo de las carreras sobre tierra fue todo un acierto, ya que éstas vivían un momento dorado en los Estados Unidos

Respecto a la mecánica, la Montesa Scrambler partía con una cilindrada de 174 centímetros cúbicos para extraer de su monocilíndrico de dos tiempos 17CV a 7.500 revoluciones por minuto con una velocidad punta de 100 kilómetros por hora. Cualidades que la hicieron tener éxitos notables en competición, asentando la fama de la marca y preparando así la llegada de nuevos modelos destinados al mercado americano como la Texas.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.