Menu

Moto del día: Norton Navigator

Bella inglesa de cilindrada media

Moto del día: Norton Navigator

Lanzada en 1960, la Norton Navigator se basaba en el modelo Jubilee de 249 cm3 lanzada dos años antes. De no ser por el colapso de Asociated Motor Cycles (matriz de las compañías Matchless, AJS, Francis-Barnett, James y Norton) en 1966, su vida habría durado casi con total seguridad más de un lustro.

Cuando fue presentada en el Earls Court Motorcycle Show (Londres), Norton tenía en su abanico el modelo Jubilee como motocicleta de acceso. Esta nació en respuesta al cambio normativo de la ley de automovilismo británica anunciada en 1958. A partir de 1960, los conductores nóveles sobre dos ruedas tendrían que empezar a rodar con motos de 250 cm3 de desplazamiento o inferiores. Aprovechando la plataforma de la Jubilee, la firma británica lanzo la Navigator como escalón superior en la gama.

El motor de dos cilindros en línea aumentó tanto su diámetro -de 60 a 63 mm- como su carrera -de 44 a 56 mm-, hasta alcanzar los 349 cm3. Para mejorar la lubricación del bloque, ambos pistones estaban forjados en una sola pieza, aunque las cabezas de los cilindros seguían estando separadas entre sí. Enfriado por aire, el propulsor lograba entregar 22 CV de potencia a 7.000 RPM a la rueda posterior a través de una transmisión por cadena de cuatro velocidades.

El bastidor de cuna simple aumentó su rigidez para mejorar el manejo y lidiar con la subida de caballaje. La velocidad máxima registrada por el fabricante fue de 130 km/h. Con este resultado, Norton persuadió a Harold Daniell -triple campeón del Tourist Trophy- para inscribir a una Navigator en una carrera en Silverstone. Con unos pequeños ajustes en el carburador, alcanzó los 163 km/h en la recta principal. Los frenos seguían siendo de tambor de ocho pulgadas en ambos ejes.

La Norton Navigator se ofreció en dos acabados: De Luxe y Standard. La primera se vendía en gris y negro mientras que, la segunda, en gris y azul. Para 1961, los extras opcionales incluían un carenado y una pantalla montada sobre el manillar, así como protectores para las piernas y alforjas. Era el estilo de los sesenta. Un año después, la composición cromática del modelo Standard pasó a ser negra y azul, con el asiento en el mismo oscuro tono ribeteado con pespuntes blancos.

En 1963 finalizó la producción de la Navigator De Luxe, aunque la Standard se benefició de unas horquillas delanteras más anchas y bloqueo de dirección

Coincidiendo con el fin de fiesta del modelo De Luxe, la empresa lanzó al pueblo la Electra. Esencialmente, era una Navigator de 383 cm3 con motor de arranque eléctrico que impulsaba el cigüeñal por cadena. Las baterías de 12 voltios fueron revisadas para entregar la energía suficiente en cada arranque sin llegar a agotarse. Esta fue la primera moto íntegramente fabricada en la planta de Plumstead. Aún así, su escasa fiabilidad, gran consumo y vibraciones la condenaron al fracaso hasta su desaparición en 1965.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.