Moto del día: Peugeot 103 RCX

Moto del día: Peugeot 103 RCX

A finales de los 80, era la moto para los más quemados


Tiempo de lectura: 3 min.

Antes de la llegada del Derbi Variant Sport R, al otro lado de los Pirineos ya se estilaba eso de ofrecer de serie ciclomotores racing. Uno de los modelos más populares de Peugeot, la serie 103 (que da para escribir un libro), se lanzó en 1987 y fue el Peugeot 103 RCX. Era sin duda todo un caramelo para los jóvenes de aquella época, gracias a su agresiva estética que incluye barra de refuerzo central para el chasis. Estuvo a la venta hasta 2003, nada menos que 16 años.

Debemos pensar que la primera generación del Peugeot 103 se remonta nada menos que a 1971. Un poco antes de que el Peugeot 103 RCX se pusiese a la venta, la marca francesa lanzó el 103 Chrono, ya con barra de refuerzo y semimanillares “hacia abajo”. Pero la verdadera revolución vino con el 103 RCX, pues estrenó muchas novedades que luego pasarían a estar disponibles en el resto de la gama de ciclomotores.

En ese momento se desarrolla un nuevo chasis, así como un basculante más robusto de sección rectangular. Es la seña de identidad más visible, pues su punto de anclaje en el chasis está situado más alto, y por lo tanto no discurre paralelo al suelo. Se eliminan los pedales, y el motor es ligeramente más potente. Ahora entrega 3 CV, y su arranque es por pedal de arranque (se aprecia en la parte derecha, justo encima del escape). La transmisión automática, que en los modelos con pedales discurría por la parte izquierda, pasa ahora a estar por la derecha.

El sillín es monoplaza (con tapa) y los estribos están situados en el propio basculante. El Peugeot 103 RCX se ofrece en dos versiones: una de aire y otra con refrigeración líquida. Esta última monta el radiador justo por delante del tanque de combustible, y recibe además sendos amortiguadores traseros de gas con depósito separado. Los frenos de tambor son de 90 mm de diámetro en ambos ejes.

A medida que transcurren los años, las llantas de 17 pulgadas proceden de varios fabricantes. Mientras las de cinco radios en chapa estampada están firmadas por Leleu, las de tres radios proceden de los italianos de Grimeca.

En 1995 el Peugeot 103 RCX recibe una actualización. El carburador Gurtner de 14 mm pasa a ser un Dell’Orto del mismo diámetro, pero solo para los modelos LC (refrigerados por agua). Las llantas Grimeca son ahora el modelo hélice (tres radios), o bien unas Bernardi de cinco. Un año después, el tanque de gasolina integrado pasa de los 3,69 litros a uno de 5 litros. Esto cambia ligeramente su aspecto exterior, con tapas laterales ligeramente modificadas.

Otro cambio notable son las nuevas llantas Bernardi de 16″, y un freno delantero de mayor diámetro. Ahora es de 104 mm, aunque también hemos encontrado lugares que cita una medida de 103 mm. Además de colores (siempre llamativos), y un nuevo faro en su última evolución, el Peugeot 103 RCX no recibirá más cambios hasta su desaparición en 2003.

Aunque limitada a 45 km/h, una vez eliminada las restricciones el Peugeot 103 RCX alcanzaba con facilidad los 90 km/h. Tomando como base el 103 RCX (y otras versiones), se han creado multitud de ciclomotores de carreras que aun hoy dan guerra en los circuitos franceses. Como curiosidad, el motor de la 103 era el que montaba el Peugeot MX Country, que ya os descubrimos hace algunos meses. Un motor fácilmente “tuneable” y bastante resistente a las perrerías de los chavales de la época.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.