Moto del día: Santonja 60

Moto del día: Santonja 60

Primera creación de la alicantina Setter, fue el inicio de una historia que ahora se ha reiniciado con la refundación de la marca


Tiempo de lectura: 4 min.

Los más apasionados por el motociclismo en España tienen a Elche como uno de los puntos de referencia en la historia de esta industria. Y no es para menos, ya que en la población alicantina se produjo una inusual concentración de talleres y fabricantes. Tanto que, incluso en el actual contexto donde sólo parece haber hueco para las marcas masivas, una de las que nacieran allí durante los años cincuenta acaba de regresar a la actividad el pasado 2017. Hablamos de Setter, refundada por los sucesores del fundador ofreciendo en estos momentos una gama de cuatro modelos situados en el octavo de litro. No obstante, sus orígenes se remontan décadas atrás, concretamente a los años cincuenta y el velomotor Santonja 60 cc. Así las cosas, sólo quedar decir nuestro recurrente “ lo mejor será situarnos en el comienzo “.

Decir que el Levante es uno de los territorios de la Península Ibérica con mayor afición por las dos ruedas no es ninguna novedad. Y, de hecho, tampoco es señalar a Elche como uno de los mayores polos industriales en materia motociclista durante los años cincuenta. Prueba de ello es la aparición de pequeñas marcas como Elig pero también Setter, la cual estuvo varios años operando bajo la denominación Santonja. El apellido de Miguel, fundador de la marca allá por 1951 al hilo de la necesaria motorización de un país aún asolado por los efectos de la contienda civil y la posterior autarquía. Un contexto donde la solución de movilidad para los más de los españoles consistía, sencillamente, en motorizar sus bicicletas como en Japón lo estaba haciendo Honda con su mecanismo 50 Cub.

De hecho, en esto consistieron los primeros pasos de Santonja hasta que, en 1952, se lanza a su primera motocicleta. Bueno, en realidad velomotor. ¡Pero extremadamente eficaz! Tanto así que el Santonja 60 cc participó de forma exitosa en multitud de carreras de resistencia. Algunas de ellas tan exigentes como la Sevilla – Barcelona. Un verdadero reto para el aguante de cualquier piloto, aunque especialmente para el de una mecánica sencilla y comprometida con los bajos consumos y la eficacia en el día a día. Además, al contrario que otras marcas Santonja fabricaba sus propios motores. Todo un alarde – entonces se solía recurrir al sempiterno Hispano-Villiers – plasmado en creaciones con cilindradas que fueron desde los 44 cm3 hasta el octavo de litro.

santonja 60 (2)

Dotada de una única velocidad y un chasis de lo más sencillo, demostró su dureza a través de pruebas de resistencia como la Sevilla – Barcelona

Santonja 60 cc, el inicio de una larga saga

Desgraciadamente, del Santonja 60 cc se conservan tan pocos datos concretos como unidades del mismo. Sin embargo sólo hay que ver las fotografías conservadas para darse cuenta de lo sencillo pero eficaz del diseño mecánico con un único cilindro montado sobre el cuadro liviano y esquemático. Todo ello sin más amortiguador trasero que los muelles del sillín. En verdad, más que suficiente para cumplir el cometido de realizar pequeños trayectos urbanos en el día a día.

A partir de aquí vinieron nueve modelos más ya con la marca Setter, e incluso una suculenta vía de negocio basada en proporcionar motores a otras marcas como Ducson. Sin embargo, para finales de los años sesenta Setter tuvo que echar el cierre a su actividad motociclista y reconvertirse en una empresa de maquinaria destinada a la industria del calzado.

Algo perfectamente explicable ya que, como hemos dicho en otras ocasiones, el auge del poder adquisitivo en las familias posibilitó que muchas de éstas pudieran acceder a pequeños automóviles como el SEAT 600. De esta manera, la motocicleta como única opción posible para el transporte diario fue quedando arrinconada. Un contexto donde sólo consiguieron sobrevivir los fabricantes capaces de enfocarse a nichos de mercado relacionados con la competición y la deportividad.

santonja 60 (3)

Aunque tuvo que cerrar por el arrinconamiento sufrido por las motocicletas del día a día frente al auge de coches accesibles en lo económico como el SEAT 600, Setter ha reabierto sus puertas el pasado 2017 continuando su historia en la ciudad de Elche

Es decir, con la elección del rodar a dos ruedas más por un capricho o afición que por una necesidad dictada a través del no poder acceder a otras opciones. No obstante, a decir verdad Setter tuvo en su gama algunas monturas capaces de alcanzar cierta relevancia en las carreras durante los primeros años sesenta. Una buena base histórica desde la cual resucitar la marca, saliendo ahora al mercado como un fabricante actual que reivindica el valor de la historia y la pequeña producción. Seguiremos repasando la historia de Setter en próximos artículos.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.