Moto del día: Bultaco Tralla 101

Moto del día: Bultaco Tralla 101

La primera creación de Bultaco ya dejaba claras las aspiraciones deportivas de la nueva marca


Tiempo de lectura: 4 min.

En el mundo del motor no han sido precisamente pocas las iniciativas deportivas que han aparecido como una escisión de otra marca. Como resultado de un conflicto empresarial relativo a la forma y manera en la que dirigir las ventas. Algo que resulta siempre presente al contar la historia de la Bultaco Tralla 101. Presentada en 1959 para ser el primer modelo de la empresa fundada por Francesc Xavier Bultó, quien había protagonizado su salida de Montesa tras un profundo desencuentro sobre qué tipo de productos debería ofrecer la marca. Un proceso tan complejo y personal que aún, a día de hoy, se consulten unas fuentes u otras el relato de los hechos varía sensiblemente.

No obstante, ya que no se entiende la aparición de la Bultaco Tralla 101 sin aquel desencuentro, vamos intentar poner orden de una manera sucinta. Para resumir hay que centrarse en la Montesa Brio. El modelo estrella de la marca, responsable de tirar hacia arriba de su contabilidad generando un índice de ventas nada desdeñable desde que apareciera en 1953. De hecho, con tanto crecer la marca ha de plantearse hacia dónde dirigirse en una siguiente etapa de expansión. Especialmente si tenemos en cuenta que, justo para finales de los cincuenta / principios de los sesenta, el motociclismo va a recibir un fuerte golpe debido a la popularización de los pequeños automóviles según las familias iban ganando poder adquisitivo.

Así las cosas, Pere Permanyer – el ala más sobria y empresarial de Montesa – cree adecuado racionalizar costes y, por supuesto, dejar de lado las carreras. Un punto de vista diametralmente diferente al de Bultó, quien piensa decididamente que las ventas en los concesionarios han de seguir la estela marcada por la competición y la imagen por ésta generada. Una contraposición que acabó con la salida de Bultó, fundando su propia marca bajo el nombre de Bultaco. Llegados a este punto, es interesante tener en cuenta aquel debate para entender a la Bultaco Tralla 101. Una motocicleta práctica, pero también con posibilidades deportivas. Justo la mezcla responsable de que fuera llamada “ la moto de las dos vidas “.

Creada a partir de la salida de Bultó de Montesa, Bultaco gozó de una gran popularidad desde el primer momento gracias al carácter deportivo de sus creaciones

Bultaco Tralla 101, la moto de las dos vidas

Antes de empezar a desglosar brevemente las características de la Bultaco Tralla 101, mencionaremos la existencia de ciertas polémicas sobre su génesis. Pero sencillamente haremos eso, mencionarlas, ya que incluso décadas después la salida de Bultó y algunos ingenieros de Montesa está rodeada de eternas diatribas entre algunos partidarios de esta o aquella marca. Una polémica seguramente irresoluble, resumida en el hecho de lo rápido que fue creada la Bultaco Tralla 101.

Algunos piensan que esto sólo fue posible gracias a que Bultó se llevó planos de Montesa referidos a un nuevo motor monocilíndrico. Otros creen que esto siquiera hacía falta, pues algunos de los ingenieros envueltos en el diseño del mismo fueron los que salieron junto a Bultó para la fundación de Bultaco. De esta manera, ¿puede haber algo de Montesa en la Bultaco Tralla 101? Puede, pero al fin y al cabo da lo mismo, pues examinando la lista de empleados estos se entremezclan de una marca a otra en aquel momento de ruptura.

Fuera como fuese, lo cierto es que la Bultaco Tralla 101 se diseñó para entregar velocidad en el día a día. Prueba de ello es que la media de potencia dada por las monturas del octavo de litro fabricadas en España estaba en unos 8 CV, mientras que nuestra protagonista ofrecía algo más de 12 CV. Además, todo esto se gobernaba con una marcha más de la habitual, teniendo cuatro en vez de tres. Respecto a la suspensión delantera ésta se hacía con horquilla hidráulica, mientras que la trasera contaba con amortiguadores telescópicos sin muelles.

bultaco tralla 101 (2)

Apta para el día a día pero con una potencia superior a la de sus competidoras, esta primera Bultaco dejaba claras desde un primer momento las aspiraciones de la nueva marca

Gracias a todo ello, la Bultaco Tralla 101 era lo que en el mundo del automovilismo sería calificado como GT. Un vehículo apto para viajes e incluso un uso diario pero, al mismo tiempo, capaz de correr y ser fácilmente adaptado al mundo de las carreras. Una mezcla que logró buena repercursión en el mercado, con más de 1.100 unidades vendidas sólo durante el primer año. De esta manera, la nueva empresa pudo ir asentando sus talleres haciéndola rentable y popular desde el primer momento. El cimiento de una gran historia, que estuvo en activo hasta 1983 y el cierre definitivo de la empresa en medio de la crisis vivida por el sector debido a la irrupción de modelos extranjeros y la aún más masiva popularización del automóvil. Eso sí, todo ello después de haber dejado una larga galería de modelos en los que la Bultaco Tralla 101 destaca como el primero de todos.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.