Moto del día: SIS-Sachs Fuego 75

Moto del día: SIS-Sachs Fuego 75

Economía a la portuguesa para el A1


Tiempo de lectura: 5 min.

Nuestra protagonista de hoy, la SIS-Sachs Fuego 75, era una de las opciones más económicas de las que disponían los jóvenes portugueses, para el recién llegado A1, a mediados de los 80 en el país ibérico, después de una larga experiencia de la marca portuguesa en ciclomotores y motocicletas de pequeña cilindrada, desde que SIS (Sociedade Irmãos Simões) y OSP (Organização Sachs Portugal) se fusionaran allá por 1971.

El máximo objetivo de aquella pequeña 75 cc era ofrecer a sus nuevos usuarios un buen compendio entre economía de uso y durabilidad general, dejando más de lado las cualidades dinámicas, ya que no era su intención competir con las exclusivas y recién llegadas Honda MBX 75 o Yamaha RD 80, que jugaban directamente en otra liga en cuanto a diseño y prestaciones, pero sobre todo en precio.

Con estas pretensiones aquella Fuego 75, que aterrizaba en nuestro país en el verano de 1986, venía equipada con un monocilíndrico de 73 cc de dos tiempos y refrigerado por aire, con un diámetro por carrera de 46 x 44 mm, alimentado por un carburador Bing de 21 mm y asociado a un cambio de 6 relaciones, capaz de desarrollar una potencia de 4,7 CV a 6.300 RPM, aunque podía  subir hasta las 9,000 RPM de una manera alegre si así se precisaba.

La SIS-Sachs Fuego 75, era la opción portuguesa en el segmento del recién llegado A1, ofreciendo a sus nuevos propietarios una opción económica y fiable

Como podemos ver, los datos en cuanto a prestaciones del monocilíndrico se refieren no eran para tirar cohetes, teniendo en cuenta que algunas de las 75 cc del segmento triplicaban prácticamente esa potencia. Aun así, la Fuego era capaz de alcanzar una velocidad máxima de 94 km/h algo que se debía, entre otras cosas, a un ligero peso final de solo 74 kilogramos.

Si nos vamos a la parte ciclo y echábamos una primera ojeada al conjunto, lo primero que se nos venía a la cabeza era la simplicidad de este, algo que SIS-Sachs había buscado conscientemente en su nueva motocicleta de 75 cc. En el destacaba su chasis monoviga de acero, donde el propulsor quedaba suspendido por la ausencia de cuna bajo este.

Las suspensiones corrían a cargo de una horquilla telescópica con barras de 30 mm en el frontal de la Fuego, siendo un par de amortiguadores laterales, con la precarga regulable, los que realizaban la tarea en la zona posterior, confiriendo al conjunto un tarado suave y sin muchas pretensiones deportivas.

Tanto en la parte mecánica como en la dinámica, aquella Fuego 75 no destacaba en nada, pero si conseguía crear un buen conjunto en general que la dotaba de un fácil manejo y mantenimiento

SIS Sachs Fuego 75 2

Tampoco destacaba la frenada aunque, si bien es cierto, cumplía sobradamente para detener a la motocicleta portuguesa. Para ello se instaló un disco en su rueda delantera de 220 mm y pinza de doble pistón, todo ello fabricado por Grimeca, siendo la bomba de frenado de la marca Magura. Para el tren trasero un tambor de 150 mm Nagesti era suficiente para completar este apartado.

Los acabados de la Fuego 75 destacaban por su sobriedad, aunque tanto las terminaciones como la calidad de los materiales eran bastante acertadas. El depósito, así como las dos pequeñas tapas laterales estaban fabricados en chapa estampada, siendo sin embargo el cupulino frontal de fibra de vidrio, donde se incorporaba una pequeña pantalla ahumada.

En cuanto al equipamiento la portuguesa contaba con caballete central, asidero trasero para el acompañante, así como un hueco para las herramientas tras una de las tapas laterales. El panel de instrumentos carecía de cuentavueltas, a diferencia de sus rivales japonesas y la española Rieju Strada GT 75. En su lugar encontrábamos el bombín para la llave de contacto y junto a él, un velocímetro tarado hasta unos optimistas 140 km/h y varios indicadores luminosos.

Aquella SIS-Sachs Fuego 75, no fue precisamente un éxito en nuestro país, entre otras cosas por las japonesas que dominaban el segmento con mano de hierro

SIS Sachs Fuego 75 3

SIS Sachs Fuego V5

Las cotas finales de la pequeña deportiva portuguesa quedaban dentro de la media en el segmento, teniendo una longitud total de 1.850 mm, con una distancia entre ejes de 1.230 mm y una anchura máxima entre manillares de 650 mm, siendo la altura del sillón al suelo de 770 mm y la distancia libre mínima hasta el piso de 180 mm.

Con un precio de la época de 182.950 de las antiguas pesetas, se colocaba como una de las opciones más económicas dentro de la categoría de los 75 cc, donde la mencionada Strada costaba 237.00 pesetas, o la Honda MBX llegaba hasta las 259.000 pesetas, siendo estas muy superiores en general en todos los aspectos.

Lo que queda claro es que aquella motocicleta que pasó sin pena ni gloria por nuestra tierra y que si fue líder de ventas en su país natal, estaba destinada a quién le primara la economía y fiabilidad por encima de otras características, más allá de tener una pequeña sport de la época y que sin duda hizo su papel dentro del competido segmento en su momento.

COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Jiménez