Moto del día: Suzuki Address 50

Moto del día: Suzuki Address 50

Uno de los pioneros: ágil en ciudad y de los primeros en ofrecer un hueco para el casco


Tiempo de lectura: 5 min.

Si naciste en los 70 es probable que tuvieses uno. Y si eres de los 80, seguro que lo recuerdas. En el segmento de los scooter siempre hubo pioneros, y en este caso el Suzuki Address 50 es todo un histórico. Pequeño, ágil e irrompible, se convirtió en el rey de las ciudades. Se ofreció incluso en cilindradas superiores o en versiones “R” para los jóvenes ávidos de sensaciones (más estéticas que prestacionales). Todo un histórico en la historia de Suzuki.

Tenemos que remontarnos a 1987, año en el que por primera vez se presentaba en Japón el Suzuki Address 50. Su enfoque lo habían tenido muy claro desde el principio: barato, económico de mantener, fiable y preparado para circular con agilidad por la jungla urbana, lo que equivalía a tener que ser pequeño (incluido el tamaño de las llantas) y de poco peso. El diseño además resultó rompedor, siendo de los primeros modelos en ofrecer un hueco para el casco bajo el asiento (incluso con luz en algunas versiones).

Habida cuenta del éxito que estaba cosechando el modelo, Suzuki decidió exportarlo a Europa. A España llegaría en 1992, y como la fábrica estaba situada en Gijón, lanzó un modelo 100 % pensado para nosotros, en el que únicamente el motor era traído de fuera (fabricado en Italia por Franco Morini). No era el único cambio, pues era ligeramente más grande y, además, el freno de tambor trasero también ofrecía un diámetro superior que mejoraba ostensiblemente la frenada.

Address 100 1994

Suzuki Address 100 (1994)

Aunque el motor solo ofrecía 1,8 CV, su peso de solamente 66 kilos le permitía acelerar como un demonio. Eso sí, no podíamos esperar una velocidad punta muy elevada, que de serie a duras penas superaba los 60 km/h (que ya eran más de los 45 km/h legales). Neumáticos de 10″ y solamente 1.195 mm de longitud entre ejes (un Burgman actual tiene 1.465 mm), te permitían girar casi en un pañuelo. Recuerdo que todos los propietarios lo llevaban full gas serpenteando entre coches, incluyendo hombres “entrajeteados” con la corbata al viento.

Dos años después, en 1994, apareció el Suzuki Address 50 P, que se caracterizaba por estar pintado en llamativos colores. También mejoró ligeramente sus prestaciones con la reubicación del filtro de aire, antes bajo el asiento, recibiendo ahora un caudal más fresco. Cuando Suzuki y Morini rompieron relaciones, el motor de los Address pasó a fabricarse en la planta de Manzanares (Ciudad Real), donde Suzuki hacía motores para los Samurai y el Vitara en colaboración con Santana Motor en Linares (Jaén).

La última versión de esta generación fue el Address DX 50, con horquilla y freno de disco, una mejora que habían incorporado antes en la versión de 74 cc

La segunda generación del Suzuki Address 50 nacía en 1995, con una imagen netamente diferente y más moderna. El faro ubicado antes tras el velocímetro pasaba a estar en la parte frontal del escudo. El chasis era también nuevo (mayor distancia entre ejes) y tras un ligero restyling que le hicieron, el neumático trasero creció hasta los 120/90, lo que obligó a un rediseño del cárter del motor y darle así cabida. Con 84 kilos, el freno delantero pasó a ser de disco (una notable mejora y muy necesaria).

1999 Address R 50 2 1 800

Suzuki Address R 50 (1999)

El último Address que pudimos disfrutar en España fue el Suzuki Address R7, con la característica decoración de competición azul-blanco de Suzuki. Fabricado en serie limitada, contaba además con una carrocería ligeramente diferente, en la que el frontal partía el faro en dos (simulaba un bifaro), y tras el pasajero había un llamativo alerón que hacía las veces de asas para poder agarrarse. No nos olvidamos de otras versiones, como la Lucky Strike (con la librea de la tabacalera), y otro buen puñado de modelos con pequeños cambios en la decoración, como la RF recordando a la Suzuki RF.

Tras ser sustituido aquí por el scooter Suzuki Katana (no confundir con GSX 1100S Katana), en Japón se siguió vendiendo. Paralelamente se comercializaron dos versiones. Para aquellos que contaban con el carné A1, el Suzuki Address 75 nació en exclusiva para España y así cumplir nuestra normativa. Solamente se fabricaron 500 (hoy son unidades muy cotizadas), y contaban con un motor de 74 cc fabricado ex profeso en Japón, montado en el chasis de la 50 y con la horquilla y el freno de disco delantero del Suzuki Lido 75 Style.

Por encima estaba el Suzuki Address 100, con motor de dos tiempos fabricado también en Japón (10 CV para 88 kg), ligeramente más largo entre ejes y, gracias a ello, un asiento más largo que daba cabida a un pasajero. Era además un scooter muy moderno, pues tenía arranque eléctrico y freno de disco delante.

Seguro que muchos de los presentes tuvieron uno, o se dieron alguna vuelta en él. Hoy es posible encontrar un Suzuki Address 50 a la venta por unos 500 euros, que no es demasiado dinero si uno quiere recordar su juventud. Pero os avisamos que, si lo hacéis, puede que pierda parte de su encanto.

En 2015, el Address volvió a España, manteniendo las tres premisas con el que fue concebido casi 30 años antes: barato, económico de mantener y fiable, bajo la denominación Suzuki Address 110.

Calcula cuánto cuesta asegurar una Suzuki Address 50 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

3
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Raúl hernández
Invitado
Raúl hernández

Un amigo mío la tenía y tenía una salida fulgurante. Creo que es el mismo modelo y sino uno parecido. Corría el año 89-90

cacho_perro
Invitado
cacho_perro

Aaaaah que tiempos, yo tuve una Address RF50 (alerón, faro partido) de jovenzuelo a la que guardo mucho cariño! Venía de una Derbi DS50 ochentera y el cambio fue abismal: motor mucho más fino y potente, embrague automático en condiciones (qué horror el de las Variant…), estarter automático, arranque eléctrico, nada de cadena, jamás hubo que ajustarla de carburador ni criaba carbonilla, el hueco del asiento… una pasada, me pareció un salto sideral en todos los sentidos… sólo tenía dos pegas: la endeble carrocería (se desencajaban los plásticos muy fácilmente con cualquier “toque”) y que la toma de aire estaba… Leer más »


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto :  ¡Gas amigas!