Moto del día: Suzuki GSX 750F

Moto del día: Suzuki GSX 750F

Una Sport Turismo con sabor añejo


Tiempo de lectura: 4 min.

Nuestra moto del día de hoy es la Suzuki GSX 750 F, una sport turismo mítica de aquella época de finales de los 80 y principios de los 90, cuando este segmento estaba tan de moda. De hecho, la GSX 750 F se presentó en 1989 y aguantó en el mercado hasta 1997, cuando vio la luz la segunda generación del modelo. Esta segunda generación era en esencia la misma moto solo que con una estética renovada a los tiempos que corrían, pasando de las formas afiladas y angulosas que tanto caracterizó el diseño de vehículos en los 80, a otras mucho más suaves y curvilíneas.

Pese a sus años, la Suzuki GSX 750F es una moto bastante rápida, ya que puede alcanzar velocidades de 240-250 km/h. Su zona de confort son las autovías de rectas infinitas y las curvas rápidas. En ese escenario es una moto muy cómoda con la que se pueden realizar largos trayectos a velocidad elevada sin acusar mucha fatiga. Los semimanillares están a una altura bastante elevada, por lo que la postura de conducción es erguida y las muñecas no se cargan demasiado con el paso de los kilómetros.

Por otra parte, el carenado protege muy bien del viento, algo vital cuando se circula a alta velocidad, y que ayuda a mejorar todavía más la experiencia de conducción. El asiento es bastante ancho y de una sola pieza. Además, la plaza trasera cuenta con un asa para sujetarse. Es una moto que recibe bien al paquete y que se puede disfrutar a dúo sin problema.

Suzuki GSX 750F 3

Las carreteras sinuosas no son su fuerte, ya que es una moto muy larga y por tanto poco ágil para cambiar de dirección. Está pensada para ser estable a alta velocidad, no para destrozar el crono en tu puerto de montaña favorito. Aun así, también es una moto divertida en estas circunstancias, ya que transmite mucha confianza en curvas. Una vez que tumbas la moto, sigue la trazada sin inmutarse ni hacer extraños, pero con 231 kilos hay que aplicarse a fondo para meter el conjunto en los giros lentos.

Quizá el aspecto más peculiar y único de esta moto sea su motor. Mientras que el resto de fabricantes japoneses tenían muy claro que para dar más y más prestaciones había que recurrir a mecánicas refrigeradas por agua, en Suzuki creyeron que a los motores de aire aún les quedaba mucho recorrido por delante. Los de Hamamatsu se sacaron de la manga el Suzuki Advanced Cooling System y presentaron toda una gama de modelos con motores refrigerados por aire y aceite.

Suzuki GSX 750F 15

El tiempo finalmente le negó la razón a Suzuki. Sus propulsores daban menos potencia a igualdad de cilindrada y encima consumían más combustible, todo esto por culpa de su menor relación de compresión. Otro de sus inconvenientes es que empleaban el aceite del motor como refrigerante, lo cual implicaba un circuito de lubricación sobre dimensionado que a la postre encarecía el mantenimiento de la moto.

El motor de la Suzuki GSX 750 F es un tetracilíndrico de 16 válvulas que da 93 caballos a 10.400 RPM. Es un motor con cierto carácter y mala leche. No es tan refinado como otros “tetras” que he probado. Este no parece que sea eléctrico. Aun así, tiene un tacto vivo y agradable, bastante lleno de potencia en todo el rango de revoluciones si lo comparamos al típico “tetra” de 600 cm3. En cuanto a consumos, no es una moto especialmente eficiente. Se pueden hacer medias de 6,5 l/100 km.

Suzuki GSX 750F 18

En cuanto al resto de la moto, va acorde a las prestaciones del propulsor. Se echa de menos algo más de mordiente en los frenos delanteros, ya que la GSX 750F corre mucho, pero a la hora de detenerla la potencia del sistema de frenado es demasiado escasa. Hay que hacer mucha fuerza sobre la maneta, perdiendo así tacto y precisión.

Estéticamente, es un diseño muy de los años 80. Desde el foco de forma hexagonal pasando por el carenado de lineas rectas y plagado de formas triangulares, nos recuerda inequívocamente a motos de otra época. Los escapes gemelos, uno por cada lado, le dan mucha fuerza y proporción al conjunto.

Se pueden encontrar unidades en buen estado por unos 900 euros, o incluso menos si sabes buscar bien. Personalmente, pienso que el motor SACS y su elevado consumo de combustible desmerece un poco el resto del conjunto, que es una propuesta F muy válida.  Se pueden encontrar motocicletas similares a precios parecidos pero con motores más avanzados. Me viene a la cabeza la Kawasaki ZZR 600, de la que ya os hablamos hace unos días.

COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

3
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
José manuel
Invitado
José manuel

Sabéis que tenéis fotos de mi moto y la matrícula expuesta? Por lo menos ocultar la matricula

Javier Costas
Editor

Hola José Manuel. Cuando se sacaron esas fotos (marzo 2018), esa moto no era tuya, por lo que difícilmente podíamos saberlo. El consentimiento para sacarlas tal cual lo dio el dueño que tenía antes.

JFBM
Invitado
JFBM

Buenas Gonzalo, Soy lector tuyo desde hace poco… Y como tú, apasionado de las motos, desdé qué tengo uso de razón…. Hace unos años ( por el 94)… Adquirir una gsx 600f… A la cual la hice unos 47000km… En 4 añitos….la utilicé como mi medio de transporte para los viajes…. Y las rutas de finde… Bien, con el tiempo reemplace mi moto…. Desde entonces tengo el resquemor, de porque no repetía hoy en día??…Llámame nostálgico… La verdad que después de pasar por motos bien consideradas en el mercado, pero ninguna me ha dejado con el mismo gusanillo, Gracias, a… Leer más »


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.

Laura Salas

Quise ser periodista porque campeona del mundo de motociclismo ya no podía. De pequeña jugaba con los cochecitos de los huevos de chocolate y con cualquier coche que mi padre dejara desprotegido y a la vista. Le rompí la puerta a su miniatura de un Ferrari. Nunca volvió a ser el mismo (el Ferrari). Siempre intento aprender algo nuevo todos los días. Soy curiosa por naturaleza, qué se le va a hacer.

Enrique Delgado

Terminando la carrera de audiovisuales y empezando en el mundo del periodismo con el espíritu de aprender sobre motor. Siempre tengo un ojo para lo que ocurre en el mundo y otro en absorber todo el conocimiento que pueda sobre él para escribir literatura, mi hobby personal.