Moto del día: Triumph Daytona 1200

Moto del día: Triumph Daytona 1200

La Daytona fue la deportiva britanica por excelencia en los inicios de la decada de los 90


Tiempo de lectura: 4 min.

La historia de nuestra protagonista de hoy, la Triumph Daytona 1200, es la de una marca hundida y en quiebra que intentaba no caer en el ostracismo en la década de los 80. Triumph fue rescatada por John Bloor, un empresario que se había hecho así mismo y que en 1983 pone un ambicioso plan para reflotar la marca. Contrata a nuevos ingenieros e incluso viaja en varias ocasiones a Japón para poder observar los métodos de fabricación de sus rivales más directos en el mercado y así poder aplicarlos en la marca británica.

Es un 1991 cuando Triumph inauguró su nueva planta en Hinckley, Leicestershire (Reino Unido). El mercado algo convulso por la fuerte crisis del petróleo y una serie de normativas con limitaciones en las motocicletas de algunos países, no hacían tener claro el futuro de las deportivas de alta cilindrada en ese momento. Aun así, Yamaha irrumpe en el mercado con su nueva FZR 1000 Exup y un año más tarde Kawasaki presenta su misil tierra-tierra, la ZZR 1100.

De cualquier manera, estas motocicletas entraban al Reino Unido con una potencia máxima de 125 CV. Así se había acordado unos años antes, en aras de no incrementar el caballaje continuamente y evitar restricciones por parte de los países de la CEE (todavía no existía la Unión Europea). Pero con el fantasma de los 100 CV como potencia máxima diluyéndose y viendo los nuevos modelos de las japonesas es en 1993 cuando la marca británica decide romper el acuerdo y lanza al mercado la que es la motocicleta más potente que había creado Triumph, la Daytona 1200.

La Triumph 1200 Daytona se creo con el fin de rivalizar con las deportivas japonesas de gran cilindrada, como la Kawasaki ZZR 1100 o la Yamaha FZR 1000 Exup

De aspecto colosal y en un color amarillo nace esta esbelta montura que albergaba en su chasis de acero un tetracilíndrico de 1.200 cc, con culata de 16 válvulas y refrigerado por agua, derivado de la Trophy. Se trabajó por completo en el propulsor, incrementando la cilindrada y la compresión de este hasta dejarla en 12:1. Las cifras que consigue dar en banco la ponen en la lucha por ser la más potente del momento.

Con 147 CV de potencia a 9.500 RPM la Daytona conseguía alcanzar los 270 km/h, rivalizando así con las hIperdeportivas venidas del lejano oriente. A pesar de ello, Triumph intentó darle un enfoque más turístico que el de sus rivales. Para ello la dotó de una posición de conducción medianamente cómoda, un tanque de gasolina de 25 litros y una parte ciclo bien dotada para que la Daytona trabajara de la forma más suave y homogénea para su piloto.

Se le dotó de suspensiones Kayaba delanteras con barras de 43 mm y en su parte trasera un amortiguador regulable de la misma marca. Para la frenada se optó por discos de 310 mm en la parte delantera con pinzas de cuatro pistones, usando un disco de 255 mm y pinza de dos pistones en la trasera, todo ello fabricado por Nissin.

Quizás el mayor lastre que arrastraba esta preciosa Daytona era su elevado peso y un volumen poco contenido, lo que la hacía bastante aparatosa en apariencia y que en cierto modo recordaba a la desaparecida Honda VF 1000, que pecó de lo mismo y fue un gran chasco para la marca del ala dorada. Además, Triumph lanzó el modelo de 900 cc con su configuración característica de tres cilindros y una estética casi idéntica a la 1.200 cc, la cual gozó de una mayor aceptación y por lo que la marca británica decidió no renovar la 1.200 cc.

El elevado peso de la Daytona y la llegada de una versión de 900 cc, hicieron que la marca británica le diera un enfoque más turístico a su buque insignia

Aun así, tuvo una buena aceptación del público británico, e incluso la pudimos verla en Europa con asiduidad hasta 1999, aunque en 1997 se lanzó al mercado la novedosa Daytona t595 y Triumph dio un golpe de timón, creando una moto totalmente nueva y a un nivel de acabado superior en todos los aspectos. Una versión denominada Daytona 1200 SE estuvo a la venta en el último año de fabricación y de la cual tan solo se fabricaron 250 unidades.

En la actualidad hay algunas Daytona 1200 cc a la venta, pero casi todas se encuentran en UK y sus precios se han ido incrementando paulatinamente. Es difícil verlas en el Viejo Continente, pero aún son muchos los aficionados que la miran con unos ojos distintos y la consideran una de las motos más especiales de la marca de Hinckley.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Triumph Daytona 1200 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Pedro Ivan
Mecánico
Pedro Ivan

Me fascinan las Triumph “noventeras”, sobretodo la T595i, aunque estas antecesoras ya sean en 900 o 1200 c.c entrarían también en mi garaje soñado, por ser el resurgir de la marca (junto a otras como la Trident), y por una estética que a título personal me fascina. Es curioso lo de Triumph en nuestro mercado, siempre algo denostadas, incluso hasta hace tres lustros era así, las TT600, Daytona 600 o 650 tenían unas ventas testimoniales, como la también bonita Speed Four, por suerte la llegada de la Daytona 675 junto a otras, las puso en el “mapa” motociclista de nuestro… Leer más »


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.