Menu

Moto del día: Yamaha FZX 250 Zeal

por estas latitudes... más rara que un perro verde

Moto del día: Yamaha FZX 250 Zeal

La Yamaha FZX 250 fue la naked de altos vuelos de la firma de Iwata de cuarto de litro durante la década de los 90. Como ya contamos cuando hablamos de la Honda Hornet 250, en los 90 la administración japonesa empezó a repartir bastante estopa a las motocicletas de gran cilindrada.

Los fabricantes ya no podían vender modelos con motores grandes, pero la gente quería comprar motos potentes y, si Mahoma no va a la montaña… Durante esta década se vieron algunas de las creaciones de dos ruedas más espectaculares de la historia y la Yamaha FZX 250 fue una de ellas. Todas ellas tenían en mecánicas tetracilíndricas de 250 o 400 cc y regímenes de giro que en el caso de las dos y medio, gracias a su menor cilindrada unitaria, eran dignos de la Fórmula 1.

En el caso de la Yamaha FZX 250, el modelo se presentó en 1991 y no llegó a ver el nuevo milenio, ya que el modelo se descatalogó en 1999. En principio solo se vendió en su Japón natal, aunque tan era la expectación que generaban estos pequeños molinillos que algunas unidades llegaron a occidente por medio de importadores independientes.

Yamaha FZX 250 1

Lo más destacado y simbólico de esta moto era su mecánica tetracilíndrica en línea de 250 cm3. En Iwata optaron, con buen criterio, por civilizar un poco el motor respecto a su hermana deportiva, la Yamaha FZR 250. La potencia se quedaba en unos más que apetecibles 40 CV y a cambio era capaz de dar «algo» en bajos.

Con una carrera de solo 34,5 mm el motor podía subir mucho de vueltas. La potencia máxima se alcanzaba a 12.000 RPM, aunque la zona roja no empezaba hasta 2.500 vueltas más arriba. La velocidad máxima que podía alcanzar era de 180 km/h mientras que el 0-100 lo conseguía en unos rápidos 6 segundos.

Un chasis de diamante construido el aluminio ayudaba a mantener el peso en unos correctos 164 kilos, mientras que la horquilla frontal de 38 mm y un único, pero masivo, disco de freno de 320 mm ayudaba a mantener las cosas bajo control.

Yamaha FZX 250 3

Donde los japoneses patinaron un poco fue a la hora de colocar unos amortiguadores gemelos para el tren trasero en vez de un mono amortiguador central que seguramente hubiese tenido mejor dinámica, algo de lo que sí podía presumir su principal competidora, la Honda Hornet 250.

Estéticamente la moto ofrecía bastante más que las típicas naked utilitarias de cuarto de litro de la época. Era un producto Premium, con un precio elevado, y eso también tenía que notarse en la calidad percibida. Destacan en el conjunto la pareja de escapes de buenas dimensiones que circulan por el lateral derecho del conjunto.

La parte del colín también era una declaración de intenciones, con unas formas curvas y afiladas que destilan dinamismo y movimiento por los cuatro costados. En la parte frontal, empleaba unas calas laterales para envolver y proteger el radiador de agua frontal y que crean un agradable conjunto junto con el tanque de combustible.

Ahora es cuando comenzaría a hablaros del mercado de ocasión y de por cuánto podéis haceros con una, pero lo cierto es que no hay una sola unidad a la venta en las páginas de clasificados españolas. Si os gusta el concepto de naked pequeña pero matona con un motor que suena a gloria, sólo puedo remitiros de nuevo a la Honda Hornet 250, de la que sí es posible encontrar alguna unidad suelta por estos lares, y a precios que no son ninguna locura dada la exclusividad del concepto.

COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Pedro Ivan
Mecánico
Pedro Ivan

Soy de rarezas jejeje, y este modelo en concreto no lo conocía!!, me parece muy guapa y menudo regimen de giro!!!, es una pena que no se hagan motos con este concepto, y más en estos tiempo que corren cuando muchas veces menos es más, mucho más común por aquí y todo un molinillo también, la Bandit 400.

J. Guillermo Pozo
Autor

Tranquilo Pedro, que yo tampoco la conocía! Mola un puñao y medio, pero me quedaría la Hornet. razz


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.