Menu

Moto del día: CZ 400

Si algo funciona, no lo rehagas, actualízalo

Moto del día: CZ 400

Los ingenieros de la fábrica de Ceske-Zavodny cogieron lo que ya tenían y lo fueron mejorando con el paso de los años. Podríamos calificar a la moto del día de hoy como uno de esos productos que, si funcionan, es mejor no tocar apenas. La CZ 400 nació en 1972 siendo un pariente cercano a los modelos de 1970 y 1971, y compartía mucho en su aspecto y componentes.

Si tienes menos de 30 años, es probable que nunca hayas oído hablar de CZ. Si eres un poco más mayor es probable que tengas recuerdos de unas motos anticuadas pero efectivas que salieron de Checoslovaquia, especialmente cuando se trataba de conducir sobre pistas de tierra. De hecho, el primer campeón de motocross de los Estados Unidos, Brad Lackey, comenzó su carrera internacional a bordo de una CZ.

CZ compitió por primera vez en el campeonato del mundo motocross en 1958, inicialmente comenzando con propulsores de cuatro tiempos. Con poco éxito con esta configuración, la fábrica se centró en bloques de dos tiempos y, desde ese momento, nunca miró hacia atrás. Lograron siete títulos mundiales y también tomaron el título de Motocross de las Naciones en 1975, antes de finalmente retirarse del escenario mundial en 1985.

CZ 400 (2)

Durante el mismo periodo, las CZ fueron las máquinas elegidas por numerosos moteros de enduro y todoterreno, contando a su favor con una gran potencia y una mecánica a prueba de balas. Compitieron en todas las carreras offroad, desde la Baja 500 hasta el International Six Days Trial (ISDT), el evento campestre más antiguo de la FIM. A pesar de ello, la competencia japonesa acabó condenando a la compañía en 1991.

Algunos de los cambios que diferenciaban a la CZ 400 de sus predecesoras eran un guardabarros en dos piezas, salida del tubo de escape delante del motor (en lugar de debajo), unos amortiguadores sin cubiertas de cromo y un tubo de dirección más largo. El depósito de combustible, de 8 litros, recibió unas rodilleras de goma. De cualquier manera, al igual que la mayoría de las CZ, la mayoría de sus piezas eran intercambiables con otros modelos de la casa.

El motor de la CZ 400 también era más potente que el de sus predecesoras, un bloque refrigerado por aire de un solo cilindro de 400 cm3 con dos válvulas por cilindro que era capaz de entregar 42 CV de potencia a 6.800 RPM. Asociado a una caja de cambios de cuatro velocidades y una transmisión final por cadena, podía alcanzar unos respetables 80 km/h, aunque la velocidad en línea recta no era su cometido, si no su agilidad en terrenos difíciles. Su peso en seco marcaba 106 kg.

CZ 400 (3)

El chasis de acero tubular integraba una pareja de frenos de tambor de 7 pulgadas de diámetro -muy escasos incluso para la época- y un juego de amortiguadores con suficiente recorrido en ambos ejes: 170 mm delante y 90 mm detrás. No era una moto para ir sentado bajo, ya que el asiento estaba a 836 mm del suelo con el ajuste a la baja. No contaba con una gran tecnología punta, pero tampoco le hacía falta. A veces, optar por lo más sencillo y probado es lo mejor.

La competencia de las fábricas niponas dificultó la vida de CZ, ya que sus mejores pilotos abandonaron la casa por los equipos japoneses y de Europa. Cagiva compró la compañía en 1991 para relanzar la marca con nuevos productos de calle, pero la iniciativa fracasó y en 1997 se disolvió la asociación.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo Gallego

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!