KYMCO muestra el KRV, un scooter “pequeño” pero nada convencional

KYMCO muestra el KRV, un scooter “pequeño” pero nada convencional

Será presentado junto a otras tres novedades el próximo 26 de noviembre


Tiempo de lectura: 3 min.
KYMCO ha desvelado hoy su cuarta novedad, la cual será presentada en solamente un par de días (26 de noviembre). A primera vista puede parecer un scooter normal, pero cuando uno se fija en los detalles del KRV (posible nombre) observa que de normal no tiene nada, y puede suponer una revolución en cuanto a la forma de hacer las cosas. Para que te hagas una idea, desde los tiempos del Derbi Variant, no se había vuelto a un planteamiento así en los modelos de baja cilindrada.

Los taiwaneses mostraran tres novedades más sin contar esta: un scooter de corte off road, un scooter de tres ruedas y nombre KYMCO CV3 así como un modelo eléctrico, de aspecto similar a los scooter con cambio asiáticos (aquí podéis ver el vídeo). Esta es la cuarta novedad y, si nos paramos a pensar, KYMCO sorprenderá en todos los casos ya que en su actual catálogo no hay nada parecido. Es decir, los cuatro vehículos son completamente nuevos y no actualizaciones de modelos existentes.

Pero vamos al modelo que nos ocupa, que hoy ha sido mostrado por primera vez y del cual aquí tenéis el vídeo en cuestión. Vamos a echarle un vistazo y luego comentamos todo lo que hemos podido ver en él.

Para empezar, se trata de un scooter de pequeña cilindrada, muy posiblemente de 125 cc o como mucho 300 cc. No es un modelo GT, sino que da la impresión de ser relativamente pequeño, asemejándose a un Honda PCX 125 o un Yamaha NMAX 125. No hay referencias la posible nombre, más allá de unas siglas en el colín que parecen decir KRV, KARV o algo similar ya que no se aprecia del todo. En el resto de elementos de la carrocería no parece haber nada novedoso.

Pero es que lo verdaderamente importante está donde no se ve, en las tripas. Si nos fijamos en la foto de portada (aquí la podéis ver más grande), no hay un motor basculante al uso ubicado en la parte derecha de la rueda. En su lugar, hay un basculante convencional y un sistema de transmisión por correa a la vista. De hecho el basculante es muy similar al del KYMCO AK 550, y esto obliga necesariamente a que el motor (junto al embrague y demás elementos) estén ubicado en el centro del chasis, a imagen y semejanza de los scooter deportivos.

Este planteamiento, común como decimos en modelos de alta cilindrada, es completamente novedoso hoy en día en scooter más pequeños. De ahí que os dijésemos que no habíamos visto nada igual desde el Variant, ciclomotores con el motor anclado al chasis y transmisión (por cadena en este caso) a la rueda trasera.

Como se suele decir, es probable que KYMCO decida romper las reglas del juego en cuanto a la forma de entender los scooter, llevando el planteamiento sport a otras cilindradas con este “KRV”.

COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto :  ¡Gas amigas!