El Peugeot Ludix ya es e-Ludix: vuelve en su versión eléctrica

El Peugeot Ludix ya es e-Ludix: vuelve en su versión eléctrica

Nueva "reedición" que busca rememorar el modelo de los años 2000


Tiempo de lectura: 2 min.

Se llama Peugeot e-Ludix y reclama un lugar en el mercado de ciclomotores eléctricos. Ante el futuro que se presenta para los vehículos eléctricos en las ciudades, con este nuevo modelo Peugeot quiere firmar un relanzamiento del Ludix -conocido por ser un ciclomotor de gasolina- que lo vuelva a posicionar en todas las miras, tal y como era el Ludix hace 20 años.

Antes de esta “novedad” para moverse por la ciudad Peugeot ya habían sacado cosas como el Scoot’elec en 1996, el e-Vivacity en 2011 y 2.0 en 2018. De ellos, el Vivacity también ha seguido la estrategia de “reeditar” un modelo antiguo, en este caso el de 2008. El e-Ludix trae consigo cuatro colores vistosos dónde elegir, ubicados en los guardabarros, en los laterales y alrededor del escudo, que resaltan con el negro mate.

Este scooter es un biplaza de 88 kg que alcanzará los 45 km/h, con batería de iones de litio portátil y autonomía de hasta 50 km, utilizando tecnología de la mano de Bosch: conversor de 12 V y paneles LCD inteligentes, controlador de batería y el motor. Viene ademas con cuatro modos de conducción que se adaptan a las demandas del piloto, y cuyo objetivo será la comodidad cuando se trate de moverla en trayectos urbanos cortos.

Los cuatro modos modifican la entrega de potencia. El modo “Boost” para que el motor llegue a su máximo rendimiento, “Go” para preservar más autonomía, “Cruise” para lograr un equilibrio entre ambas y “Crawl” para que el e-Ludix apenas consuma al ir a baja velocidad y que realice la maniobra de marcha atrás cómodamente. También hay que mencionar lo que cuesta recargar la batería: unos 25 céntimos de euro.

El Peugeot e-Ludix está a la venta por 3.500 euros. Las versiones de 2003 estaban en torno a los 1.000, no llegando a superar los 1.500 euros

Se han lanzado al mercado tres variantes de este nuevo modelo. Tienen diferencias que se enfocan principalmente en su uso, algo que parece primordial en esta apuesta de la marca francesa. En primer lugar está el e-Ludix estándar, de uso general para particulares. Después está el e-Ludix Cargo, orientado para utilizarlo en tareas comerciales como el reparto de cercanía, más resistente y que quita parte del asiento (es monoplaza) para colocar un pequeño baúl con el que puede transportar hasta 25 kg.

Por último, el e-Ludix Sharing, creado para el uso compartido de la moto en régimen de alquiler, con un asiento más amplio. Incorporará dos baterías y entrará en la categoría equivalente de 125 cc (A1) y 50 cc (AM), en lugar de solo 50 cc (como la versión estándar) para adaptarse mejor a la demanda de empresas como Muving, eCooltra, etc.

COMPARTE
Sobre mí

Enrique Delgado

Terminando la carrera de audiovisuales y empezando en el mundo del periodismo con el espíritu de aprender sobre motor. Siempre tengo un ojo para lo que ocurre en el mundo y otro en absorber todo el conocimiento que pueda sobre él para escribir literatura, mi hobby personal.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.

Laura Salas

Quise ser periodista porque campeona del mundo de motociclismo ya no podía. De pequeña jugaba con los cochecitos de los huevos de chocolate y con cualquier coche que mi padre dejara desprotegido y a la vista. Le rompí la puerta a su miniatura de un Ferrari. Nunca volvió a ser el mismo (el Ferrari). Siempre intento aprender algo nuevo todos los días. Soy curiosa por naturaleza, qué se le va a hacer.

Enrique Delgado

Terminando la carrera de audiovisuales y empezando en el mundo del periodismo con el espíritu de aprender sobre motor. Siempre tengo un ojo para lo que ocurre en el mundo y otro en absorber todo el conocimiento que pueda sobre él para escribir literatura, mi hobby personal.