Menu

Bienvenidas sean las motos eléctricas de alquiler… hasta cierto punto

¿Cuándo quedarán Madrid y Barcelona saturadas de oferta?

Bienvenidas sean las motos eléctricas de alquiler… hasta cierto punto

La semana pasada Expansión desveló los planes de Acciona para meterse en el negocio del motosharing en Madrid, con la intención de meter otros 1.000 scooters eléctricos para alquilarlos por minutos. En la capital hay funcionando casi 3.000 unidades desde junio, sumando todas las motos de Muving, eCooltra, IoScoot, Movo y la recién llegada Coup. Esto implicará que en Madrid habría más de 4.000 motos de alquiler en un plazo relativamente corto.

Para el consumidor parece que es algo bueno, más libertad para elegir, más competencia entre operadores, más facilidad para conseguir una moto cerca del punto de origen (aunque sea teniendo seis aplicaciones instaladas), etc. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce. Todas esas motos ocupan espacio cuando no están en movimiento, y en el caso de Barcelona, eso está empezando a ser un problema.

Cuando un madrileño se pasea por Barcelona le tiene que llamar la atención sí o sí la cantidad de motos que están pululando por ahí. Con menos espacio disponible por limitaciones geográficas, en Barcelona hay más de 2.000 motos en alquiler de los operadores eCooltra, Ioscoot, Muving, Yugo y Scoot. Barcelona se plantea, según informa el Periódico, establecer un modelo de licencias para este tipo de negocios -y de otros tipos de vehículos- o modificar la ordenanza municipal que los regula.

Precedentes: Amsterdam ha llegado a prohibir estos servicios, mientras que Manchester impuso un modelo de licencias

Poco a poco va cambiando el modelo de movilidad en la misma línea que avanzan los hábitos de consumo: cada vez está más de moda el disfrutar lo que uno no posee, que en el fondo es más racional que el modelo consumista de que cada motorista tenga su propia moto. Mientras se hace esa transición, se pueden producir algunos problemas puntuales de convivencia, como es el uso del espacio público por parte de empresas privadas para hacer su negocio.

Motosharing Yugo

Como externalidad positiva para los amantes de las motos, que haya más personas interesadas en las dos ruedas como forma de movilidad abre el camino a que se acaben interesando por modelos más interesantes. No sería malo incluso que se pasasen a motos a gasolina de mayor cilindrada, un turismo sigue ocupando aproximadamente el mismo espacio en la carretera que cuatro motocicletas, y para llevar a una o dos personas, es claramente un medio de transporte más racional.

La economía digital y los nuevos servicios ya han demostrado en varios frentes que si no se regulan en el momento adecuado, pueden imponerse por la fuerza de los hechos. Amazon arrasa en el sector de la logística, AirBnb ha puesto patas arriba el mercado hotelero y de alquiler, Google Maps ha relegado los mapas de carretera a la edad del papiro, Uber y Cabify son la principal amenaza para el «monopolio» del taxi, etc. Puede acabar pasando lo mismo con el motosharing, que haya una saturación de oferta de motos eléctricas y alguna empresa las acabe pasando canutas para que le salgan las cuentas.

Tengamos en cuenta que adquirir de golpe y porrazo 1.000 scooters no es precisamente barato, estimando un coste por unidad -pongamos- de 5.000 euros, nos vamos a 5 millones de euros. Luego hay que añadir su mantenimiento, los empleados que han de cargarlas o moverlas de sitio, la infraestructura técnica, atención al cliente… Los precios rondan de media los 20 céntimos por minuto, las motos deben tener bastante rotación de clientes para que salgan los números. Si encima hay un maremagnum de competición, se impondrá el dogma capitalista de que prevalecerán las empresas más fuertes.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.