Menu

Moto del día: Aprilia Tuono 1000 R

Posiblemente la naked más bestia

Moto del día: Aprilia Tuono 1000 R

La Aprilia Tuono 1000 R es de esas motos loquísimas e irracionales que a los fabricantes rara vez les da por diseñar. En 2004 a los italianos se les ocurrió que sería una idea genial coger la super deportiva de la casa -la Aprilia RSV 1000 R- quitarta los carenados, ponerla un manillar alto, y venderla como una naked. El resultado es una moto muy bestia, con un comportamiento radical. Estuvo a la venta de 2004 a 2010, año en el que llegó la Aprilia Tuono V4.

La V4 es una moto incluso más salvaje todavía gracias a sus 176 CV, pero que rompe con la magia y tradición del motor bicilíndrico en V de gran cubicaje, algo que tanto entusiasma a algunos puristas. Cuando salió al mercado, la Aprilia Tuono 1000 R tenía una apariencia un tanto futurista y estrambótica que no debió de calar muy bien entre los compradores. Es por eso que Aprilia hizo un restyling temprano del modelo en 2006 para conseguir una linea estética más normativa.

Hablar de las especificaciones del modelo es una enumeración interminable de componentes de altas prestaciones que parecen elegidos pensando más en un uso racing en circuito que para la carretera convencional. El motor es un bicilíndrico en V a 60º de 1.000 cm3 construido por la firma austriaca Rotax. Da 133 CV de potencia pero, ahí está la gracia, a tan solo 9.500 vueltas. El par motor es de unos contundentes 102 Nm a 7.750 RPM. El consumo no es una cifra especialmente importante cuando hablamos de un vehículo tan irracional, pero ya os adelanto que no es bajo. Esta moto puede beber más de 7 l/100 km tranquilamente.

Aprilia Tuono 1000R 3

Aprilia Tuono 1000 R 2004

En la parte ciclo la moto cuenta con un chasis de doble viga fabricado en aluminio. El basculante también está construido en este material y es de tipo banana, con una estética muy propia de las carreras. La Aprilia Tuono 1000 se vendió en dos versiones: la  R y la R Factory.

El modelo estándar ya venía con todo lo que un usuario medio pudiese necesitar: horquilla invertida Showa, monoamortiguador trasero Sachs y pinzas de freno de cuatro pistones firmadas por Brembo, entre otras características. Pero si eras especialmente quemado, tenías dinero y no te importaba pagar por los mejores componentes posibles, siempre podías elegir la versión Factory. Esta variante recurría a una suspensión firmada por Ohlins para los dos ejes y además incorporaba un amortiguador de dirección también de Ohlins. Las pinzas de freno pasaban a ser de anclaje radial, de la serie oro de Brembo y por último se recurría también al fabricante italiano para proporcionar unas llantas más ligeras que las convencionales.

Aprilia Tuono 1000R 1

Aprilia Tuono 1000 R Factory 2004

En 2006 tuvo lugar el restyling del modelo. Se revisó a conciencia la estética de la moto para conseguir agradar a un público mayor. Además algunos componentes de la versión Factory, como las pinzas de anclaje radial, pasaron a montarse también en la R.

La Aprilia Tuono 1000 R no es una moto incómoda. La postura es bastante más erguida que en una R y el asiento ofrece un mullido razonable teniendo en cuenta la orientación sport del modelo. Por último la cúpula frontal que incorpora el modelo ayuda a desviar ligeramente el viento aunque no llega a tener la efectividad de un carenado integral.

De todas formas, no nos engañemos. La Tuono es una moto que te pide guerra, se ha diseñado para eso. No te la compres si la quieres para ir a por el pan todos los días. Los bicilíndricos de gran cilindrada y carrera corta son motores un poco especiales a los que no les gusta nada girar bajos de vueltas.

Por debajo de 3.500 vueltas el motor de la Tuono va a trompicones y no es hasta las 4.000 cuando empieza a empujar de verdad. Es en parte por eso que en ciudad esta moto no está cómoda. El motor tiene un tacto tosco, genera mucho calor y además su agilidad en espacios cerrados brilla por su ausencia.

Aprilia Tuono 1000R Factory 1

Aprilia Tuono 1000 R Factory 2006

Esta moto es para escapaditas cañeras de fin de semana y si me apuras, también queda bien dentro de un circuito, aunque esté desprovista de carenado. Como digo, es una moto radical y deportiva aunque venga encapsulada en el cuerpo de una naked.

De segunda mano se pueden encontrar unidades de la primera serie a partir de 3.000 euros. Si te quieres ir a unidades post-restyling posteriores a 2006, habrás de desembolsar al menos mil euros más. Por último, si aspiras a dar con una Aprilia Tuono 1000 R Factory ten en mente que necesitarás al menos 5.500 euros para hacerte con ella.

Son cifras caras, sí, pero a cambio te llevas una moto de carreras que puedes usar por la calle, con unos componentes de primerísima calidad. Ahora bien, ten en cuenta lo que estás comprando porque puede no ser la moto que necesitas.

COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.