Menu

Ideal para las motos: un paso de peatones de 40 metros en curva

Cangas do Morrazo parece haberse olvidado de los vehículos de dos ruedas

Featured Video Play Icon

A estas alturas se podría pensar que los ayuntamientos tienen en cuenta en sus planes de movilidad a los vehículos de dos ruedas, al menos, en cuanto a las deslizantes señales viales horizontales. Sin embargo, la realidad es otra y todavía nos podemos encontrar consistorios, como el de Cangas do Morrazo (Pontevedra), que han recurrido a la genial idea de pintar un paso de peatones de 40 metros de largo en plena curva de su centro urbano.

Cualquier motorista sabe (o debería saber por su propia seguridad), que la pintura blanca que se utiliza en las marcas viales resbala, sobre todo cuando el asfalto está mojado. Da igual que se utilice en el mejor de los casos pintura antideslizante o se hagan surcos en su superficie. Un golpe de gas a destiempo o frenar encima de una de ellas puede acabar con nuestros huesos en el suelo.

Por ello algunos ayuntamientos, como por ejemplo en Burgos, sólo marcan con cuadrados el inicio y final del paso de peatones. De esta forma es mucho más fácil escoger una trazada libre de pintura y peligro. Lejos queda aquella época en la que se pintaban completamente en dos colores y cuando te acercabas a uno de ellos, uno se ponía más nervioso que en su primera cita.

Tal y como habréis podido ver en el vídeo, en Cangas do Morrazo han decidido innovar y permitir que en un tramo de 40 metros, los peatones puedan cruzar por donde quieran. Lo peligroso no es esto (aunque tampoco es lo ideal) sino que lo han señalado de forma tradicional, sin tener en cuenta que una moto o una bicicleta deber por lo tanto recorrer toda la distancia encajado entre dos líneas blancas. Más parece una prueba de habilidad. Se debe tener en cuenta además que estamos hablando de Pontevedra, donde en ocho meses al año se superan de media los 100 mm de precipitaciones mensuales.

¿Existe solución? Seguramente. Un par de pasos de peatones en vez de uno inmenso conseguiría canalizar a los peatones para que los vehículos puedan predecir si van a cruzar (y evitar que lo hagan de forma diagonal) y, al mismo tiempo, permitiría disminuir la posibilidad de un accidente. Pero a lo mejor habría que dar gracias, porque también podrían haber lo pintado como un tablero de ajedrez…

COMPARTE
Sobre mí

ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.