La Honda CB1000 Hornet sí es un auténtico avispón

La Honda CB1000 Hornet sí es un auténtico avispón

Todo en esta moto está más próximo a la receta original del modelo, lanzado al mercado hace más de 20 años


Tiempo de lectura: 5 min.

Todavía recuerdo cuando, hace ya más de 20 años, un amiguete de aquel entonces –a quien hace que no veo desde hace algunos años, por cierto–, apareció con una Hornet. Era la 600, de las primeras, con carburadores, y de color plata. Venía de tener una Honda NSR125R, y si ya nos daba una envidia enorme, con la Hornet se multiplicó por diez. No tendría, en aquel momento, más de 20 primaveras, y me dejaba el sueldo en revistas todos los meses, había visto todos los reportajes sobre la moto y aquella Honda CB600F Hornet plateada era la primera que veía en vivo y en directo. Reconozco que me gustó mucho, y todavía hoy me quedo embelesado cada vez que me cruzo con una.

Quizá sea por lo volátil de la mente de un chaval que llevaba, apenas, dos o tres años en el mundo laboral y se puso como objetivo comprarse una Hornet con esos primeros trabajos –algo que nunca sucedió, todo sea dicho–, pero cuando se presentó la nueva iteración del modelo, las sensaciones no fueron del todo buenas. Debo decir que no vi en la CB750 Hornet un auténtico resurgir del modelo, y sigo sin verla como un auténtico avispón. La planta que presenta la moto, su motor bicilíndrico, el hecho de no derivar de una deportiva como las dos primeras generaciones… no digo que sea mala moto o que el concepto haya cambiado –de hecho, es el mismo, solo se obtiene de otra forma–, pero, y disculparme si no pensáis igual, la Honda CB750 Hornet no me cuadra dentro de la saga. Es posible que, por lo antes descrito, la tenga un poco idealizada, sin embargo, ¿quién no tiene alguna moto idealizada?

El caso es que cuando se publicaron las imágenes de la nueva Honda CB1000 Hornet, sí que vi un verdadero avispón, una verdadera Hornet en todos los sentidos y además, volví a tener una sensación similar a cuando vi la primera entrega allá por 1998/1999. Una sensación que se basa en un sencillo y contundente: “quiero una”. Jo***, ¡si hasta la han presentado en plata! Y no, no estoy de acuerdo con quien afirma que el diseño de la CB1000 se inspira –incluso hay quien dice que es un calco… – en la CB750. Es cierto que tiene algunos elementos con cierto parecido, como el entramado de tubos que da soporte a los asientos, o las formas del conjunto faro-instrumentación-manillar, pero para de contar. Además, esta sí parte de una deportiva, o mejor dicho, emplea el motor de una deportiva, el propulsor de la CBR1000RR –la generación lanzada en 2017– que para la ocasión rinde 150 CV y 110 Nm.

Vaya por delante que nunca antes hubo una CB1000 Hornet, CB1000 “a secas” sí, pero no una Hornet “de litro”. Hubo una 900, la Honda CB900 Hornet –el nombre comercial exacto es Honda CB900F Hornet–, que tomaba prestado el motor de la CBR 900 RR Fireblade, un cuatro cilindros de 919 centímetros cúbicos adaptado a las nuevas exigencias. Era un calco de la 600, pero con “motor gordo” y tenía un aspecto más “bestia”, aunque en realidad no era mucho más potente que la 600, pues anunciaba 80 kW, unos 109 CV más o menos. No tuvo continuidad y, de hecho, la nueva CB1000 Hornet tiene, casi, más en común con la CB1000 R que apareció en 2008 que con la Hornet 900, a pesar de tener una imagen más street fighter y un bonito basculante monobrazo. Incluso tienen algo de parecido en el conjunto del afilado faro y en el propulsor, un cuatro cilindros “de litro” de origen CBR1000RR.

honda cb900f hornet

La Honda CB900F Hornet era un calco de la 600, pero con el motor de la CBR900RR. No estuvo mucho tiempo en el mercado y no tuvo más ediciones posteriores.

Siempre me han gustado las naked “gordas”. Bueno, en realidad siempre me han gustado las naked, así, en general, pero ya sabéis que los motores grandes tienen ese “no sé qué” que les otorga un aura especial. La nueva Hornet 1000 tiene lo que le falta a la 750; tiene cuerpo, tiene presencia y en Japón se han encargado de darle un diseño más agresivo y “más Hornet”, al menos desde mi punto de vista. No en balde, se tendrá que enfrentar a monturas como la Kawasaki Z900, la Suzuki GSX-S 1000 o la Yamaha MT-09. La Ducati Monster, aunque con dos cilindros en lugar de cuatro, también se puede considerar una rival en el mercado –con los motores grandes, obviamente–, incluso la BMW S 1000 R, aunque ambas serán más caras que la nipona.

Como aquella primera Hornet, la nueva CB1000 me atrae y lo hace mucho más que la 750. Y no es porque cuente con un propulsor de 1.000 centímetros cúbicos y 150 CV, me atrae porque la veo, sencillamente, más atractiva, más Hornet, como la primera entrega del avispón japonés. La Hornet 750 se vende como pan caliente, lo que significa que es todo un éxito y podemos esperar una aceptación igual para la 1000, aunque no al mismo nivel que la 750 por cuestiones de precio, como cabe esperar. Que nadie espere una tarifa por debajo de los 15.000 euros, aunque no podemos tildarla de moto cara, pues se trata de un precio en la media del segmento.

 

honda cb1000 hornet (1)
honda cb1000 hornet (4)

La nueva saga Hornet abarca tres opciones, desde la pequeña 500 hasta la “Reina” con motor de CBR1000RR.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto, la charla sería de órdago.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto, la charla sería de órdago.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.