Biblioteca motera: no le digas a mamá que me he ido a Mongolia en moto

Biblioteca motera: no le digas a mamá que me he ido a Mongolia en moto

La ópera prima de Ricardo Fité


Tiempo de lectura: 3 min.

No le digas a Mamá que me he ido a Mongolia en moto es un libro sobre un gran viaje en moto, pero también es un libro de risas, de llantos, de frustración, de ingenio, de buscarse las habichuelas y sacarse las castañas del fuego; en resumidas cuentas, es un libro de aventuras. Esta es la ópera prima de Ricardo Fité, un moto viajero que ante todo es un tío ameno, cercano, humilde, campechano, auténtico, uno más.

Este libro narra las peripecias del autor, Ricardo, un profesor de educación física que se emperró en participar en el Mongo Rally, un raid de aventuras en el que los participantes tienen que ir desde Praga hasta Mongolia y cuyo principal requisito es que los inscritos lo hagan en los vehículos más inadecuados, inimaginables y estrambóticos que nos imaginemos. En espíritu RACER moto ya entrevistamos a Pedro Esteban hace un par de años cuando, siguiendo los pasos de Fité, se fue también al Mongo Rally con su Honda Varadero 125.

El libro empieza con Ricardo haciendo los preparativos para el viaje e intentando reunir fondos para la aventura en la dura y complicada España de la crisis económica, un país en lo que escaseaba precisamente era eso: dinero y trabajo.

no le digas a mama que me he ido a mongolia en moto 2

Me encanta como el autor narra con detenimiento todos los pasos previos que hay que dar antes de girar la llave por primera vez el día que partes hacia lo desconocido. Y es que la aventura no empieza el día que sales, sino el día que te decides a hacerlo y marcas una fecha de partida en el calendario.

A partir de aquí acompañamos a Ricardo a través de Europa y Asia central en una desternillante aventura no exenta de peligros, incidencias y un montón de anécdotas. Leí este libro hará por lo menos tres años, y ahora que me he vuelto a reencontrar con sus páginas para poder escribir esta entrada, recuerdo perfectamente por qué me gustó tanto.

Lo bueno de No le digas a mamá que me he ido a Mongolia en moto es que prácticamente estás viajando con Ricardo a medida que lees el libro. Y además no puedes evitar empatizar con todo lo que le pasa. Desde alegría, tristeza, miedo o incluso furia cuando el propio Ricardo, a falta de problemas externos, los crea el mismo a base de malas decisiones mecánicas que acaban por averiar su motocicleta más de una vez.

no le digas a mama que me he ido a mongolia en moto 1

Por cierto, hablando de la coprotagonista: nada mejor que una potentísima Yamaha SR 250 de 20 caballos, cuarta mano, cargada hasta los topes y con más de 20 años de antigüedad para cruzar todo un continente. Si además os digo que tenía chorrocientos mil kilómetros, el motor rectificado con piezas usadas, y un mantenimiento un tanto… precario, la diversión y las anécdotas están aseguradas.

Y es que otra de las grandes enseñanzas de este libro es que si quieres hacerlo, si quieres agarrar la carretera e irte hasta la otra punta del mundo, puedes hacerlo casi con lo puesto, o con un puñado de cosas básicas, y que lo que te falte o lo que vayas rompiendo, siempre lo podrías ir comprando y/o arreglando por el camino. Ricardo demuestra en sus propias carnes como otra forma de viajar más austera es posible y que si quieres, puedes ir menos equipado de lo que creías, que llegar llegas a los sitios.

Ya solo con leer el título, el libro engancha, y en cuanto abres la portada, empiezas a devorar su contenido sin piedad, y las páginas caen como caerían los kilómetros en un gran viaje en moto: mucho más rápido de lo que creías.

 

COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Jiménez